domingo 09/08/20
En su primer discurso 13 meses después de haber perdido la alcaldía, tendió la mano a la dividida oposición con cierta sorna

José Ramón Barreal, nuevo alcalde de Laza: "Que vivan as esquerdas"

Aseguró que no tenía nada preparado -"podedes crerme"- pero su alocución como nuevo mandatario de Laza se extendió por más tiempo del que consumió el secretario municipal en ventilar el pleno de elección del nuevo alcalde. El PSdeG, quizás en una estrategia definida de antemano, decidió entregarle el bastón de mando al popular, que gobernará en minoría con la mano tendida e invitando al diálogo con todos y cada uno de los que ahora han dejado de estar en el Gobierno local lazano. 

José Ramón Barreal Novo, sosteniendo el bastón de mando en el Concello de Laza, 13 meses después de perderlo. | FOTO: Noelia Caseiro.
José Ramón Barreal Novo, sosteniendo el bastón de mando en el Concello de Laza, 13 meses después de perderlo. | FOTO: Noelia Caseiro.

El duelo "lacicida" entre Blanco y Lorenzo acaba de convertir a "Moncho" en alcalde. La falta del más absoluto entendimiento entre los dos cabezas de lista de las formaciones que ocuparon el grupo de Gobierno desde las elecciones del pasado mes de mayo de 2019 -y la cabezonería de ambos- han servido en bandeja la alcaldía al que había sido su tenedor 13 meses antes. El PSdeG, que tenía en su mano conservar el bastón de mando, optó por no presentar candidatura: Pablo Pazos, en la lista socialista por un compromiso personalísimo con Jesús Blanco Conde, y pese a los intentos de sus compañeros de partido y destacados militantes provinciales; mantuvo firme su negativa de no ser alcalde, la condición que había establecido Xuntos por Laza para renovar su apoyo a las filas del PSdeG. Ricardo Sobrino, tercero en la candidatura, no contaba con la confianza expresa de los ediles de En Marea y tampoco estos, como así quedó demostrado, con los votos de los socialistas, que acabaron por abstenerse. 

Las soluciones que, in extremis, propuso el partido socialista y que incluso contemplaba una posible renuncia del acta de concejal de su cabeza de lista, Jesús Blanco Conde, a cambio de un idéntico movimiento en Xuntos por Laza, no llegó a cuajar, en parte por el enroque en su posición del ya exalcalde de la localidad. La renuncia de Pablo Pazos no es más que un movimiento -quizás medido- para incorporar a nuevas caras entre los socialistas que cuenten con el apoyo explícito de Xuntos por Laza, aunque deban aguardar a que los siguientes en la candidatura confirmen si están dispuestos a recoger su credencial de concejal. Según fuentes próximas al grupo local de los de la rosa, la lista podría correr hasta Jordi Borrás (el séptimo), saltándose a Saúl Castro (joven empresario de hostelería), Antonino Quintas Queija (también dedicado a la hostelería y quien expresamente a este medio aseguró que estaría en disposición de no recoger su acta) y Diana Blanco Sobrino (hija del alcalde dimisionario y que tampoco baraja la opción de acompañar a su padre como edila). 

Con la anterior presentación, y sin la más mínima intención de apoyar a Xuntos por Laza -al menos mientras Blanco Conde conserve su acta de edil-, los socialistas, descolocados y descabezados, han permitido con su abstención el regreso de José Ramón Barreal Novo al sillón presidencial de la Corporación local de Laza. 

Un secretario que se expresa alto y claro

Barreal Novo tomó la palabra instantes después de que el secretario municipal, Santiago Lorenzo Taboada, tras proclamarle alto y claro como alcalde con los cuatro votos a favor del PP frente a los dos que obtuvo Jorge Lorenzo de Xuntos por Laza; le entregase el simbólico bastón del mando local. Aseguró Barreal no venir preparado para dirigirse al público y a los medios de comunicación presentes, aunque, realmente y para no estarlo, mantuvo un claro, contundente, agresivo y, más tarde, ligeramente conciliador y humilde discurso: "Non viña con nada pensado, pero xa que teño a oportunidade creo que chegou o momento de pór os puntos sobre as íes", señaló, antes de lanzarle el primero de los guantazos dialécticos a Blanco Conde al recordarle su pasado judicial con los trabajadores del Concello, que "o convertiron a vostede no primeiro alcalde da provincia deste mandato en ter unha sentencia condenatoria por acoso a un traballador", le espetó, mientras Blanco lo negaba. 
No quedó ahí su ataque al antecesor, mientras por veces recurría al discurso del entendimiento: "Este vén de ser un ano absolutamente perdido. Nas redes ás que vostedes seguen moito hai quen dicía estes días que aquí Berlanga, se quixera rodar unha película, tería moitísimo traballo. O que si teño claro é que, seguindo co simil audiovisual, está claro que de "El bueno, el feo y el malo", a min tocoume ser o feo, porque para bueno xa estaba José Ángel García Morais -presente en el salón de plenos esta mañana- e para malo, sen dúbida algunha, vostede", seguía Barreal, en su particular azote al socialista. 

Son consciente de que a situación é mala, e os tempos que se aveciñan non serán mellores; de que haberá que gobernar en minoría pero eu, a diferencia de vostede, non abandonarei o barco, un bó capitán nunca o fai por moitas que sexan as dificultades

El ya alcalde en minoría popular siguió golpeando dialécticamente a su antecesor, Blanco Conde: "Vostede ten o récord en enrarecer en moi pouco tempo o ambiente neste concello, que agora me tocará a min reconducir para que se recupere a armonía que sempre reinou. Son consciente de que a situación é mala, e os tempos que se aveciñan non serán mellores; de que haberá que gobernar en minoría pero eu, a diferencia de vostede, non abandonarei o barco, un bó capitán nunca o fai por moitas que sexan as dificultades", afirmó Barreal Novo. 

Tendiendo la mano... o no

Después de atizar al anterior, Barreal Novo entró ya, consciente de su recuperada responsabilidad, en modo cordial nivel 1. Comenzó ofreciendo disculpas por todos los errores que haya podido cometer, también a su mujer -"por haberme metido de novo nesta aventura cando lle tiña dito que non o faría outra vez"- y se deshizo en agradecimientos a todos, desde el máximo responsable del Partido Popular en la provincia, José Manuel Baltar -quien nada más despertarse pensó en "Moncho" y en Laza certificando con un mensaje de la imagen de una bica sus buenos deseos-, al resto de compañeros de formación y "alcaldes da comarca, que non deixaron de estar aí en todo momento"; para más tarde asomarse a la finalización de su discurso con un ligero acercamiento a la teoría geopolítica mundial enarbolando la bandera de la socialdemocracia: "Levamos uns días intensos, con case tanta prensa coma no Entroido. Se o mundo queredes que sexa moi de esquerdas, que o sexa! Mellor ter un salario cubano, unha liberdade de Corea do Norte, unha fartura de Venezuela e unha xustiza da China: que vivan as esquerdas!", apuntó sin cortarse el más mínimo de los pelos que ya no le acompañan y con una más que evidente carga irónica. 

Se o mundo queredes que sexa moi de esquerdas, que o sexa! Mellor ter un salario cubano, unha liberdade de Corea do Norte, unha fartura de Venezuela e unha xustiza da China: que viva a esquerda!


Antes de los pocos aplausos de los presentes, para concluir, trajo al discurso un viejo y sabio dicho de los campesinos locales, "sabedores de que as vacas que traballaban a dúas mans eran as mellores. Nós imos seguir traballando sen esquerdas nin dereitas: con sentido común, que ao fin e ao cabo a política municipal é empírica e se non traballas coas dúas mans, como dicían antes os vellos, o traballo non ten valor. Nós imos seguir traballando coas dúas mans polo Concello de Laza", remató. 
Y en ello debe ya de estar porque, incomprensiblemente para este redactor, y para los muchos que lo intentaban -secretario municipal incluido-, hoy, quizás por la felicidad del cargo recuperado, respondió en segundos a un mensaje de móvil cuando tiempo ha todos conocíamos ya de memoria y de carretilla la locución de su buzón de voz. 

José Ramón Barreal, nuevo alcalde de Laza: "Que vivan as esquerdas"
comentarios