martes. 16.04.2024
Crimen de Burgos, inspección del vehículo de la familia Barrio en la Comisaría Provincial de Ourense. | FOTO: Iván Iglesias.
Crimen de Burgos, inspección del vehículo de la familia Barrio en la Comisaría Provincial de Ourense. | FOTO: Iván Iglesias.

El martes prestaba declaración en el juzgado el testigo protegido del caso del cruel asesinato de la familia Barrio, ocurrido en junio del 2004 en Burgos. El testigo, ahora protegido, es un preso que compartió celda con Ángel Ruiz, alias "Angelillo", principal sospechoso del triple crimen, que se ganó la confianza de "Angelillo" y escuchó cosas muy sospechosas en torno al crimen de Burgos. Detalles que situaban a Angelito en el centro de las sospechas.

Según consta en el atestado de la Policía, "recuerda una conversación en la que Ángel le mencionó un vehículo, marca y modelo Audi A4 de color blanco, el cual pertenece a la familia Barrio Espinosa y se encuentra supuestamente decomisado por parte de la Policía desde hace muchos años".

Continua el atestado policial: "En el transcurso de la conversación, Ángel le transmitió su preocupación a este respecto, temiendo que la policía pudiera haber encontrado alguna evidencia en el vehículo, llegando a decirle: Si el coche está destrozado, ¿por qué no van a estar destrozadas las pruebas de ADN?". Al preguntarle por el motivo de su nerviosismo, el sospechoso respondía: "Es que yo no he dicho que yo no haya sido".

Crimen de Burgos, inspección del vehículo de la familia Barrio en la Comisaría Provincial de Ourense. | FOTO: Iván Iglesias.
Crimen de Burgos, inspección del vehículo de la familia Barrio en la Comisaría Provincial de Ourense. | FOTO: Iván Iglesias.

El atestado continua: "Días más tarde, el testigo protegido, observando el gran nerviosismo que seguía mostrando Ángel, inició una conversación, en la que le dijo que estuviera tranquilo, que la Policía ya detuvo al hijo mayor de la familia asesinada (Rodrigo) por ser el autor de los hechos, a lo que respondió Ángel: 'El niño no fue'".

Según consta en la declaración, "El testigo le preguntó cómo podía estar tan seguro de ello, que él no pondría la mano en el fuego ni por su hermano, volviendo a responder Ángel: 'Ya te digo yo que el niño no fue'. Igualmente, quiere indicar que últimamente Ángel tiene una frase recurrente que es: 'Ya me tienen otra vez por los pelos'. Intentando el testigo protegido tranquilizarle, diciéndole que si no ha estado allí no tiene por qué temer nada, que no puede haber pelos suyos, pero aun así Ángel mantiene el mismo pensamiento de que la Policía tiene pelos suyos que le vinculan con los asesinatos de la familia Barrio".

NOTICIAS VERÍN | La policía sigue convencida de que "Angelillo" es el asesino de la...