xoves 05.12.2019
la calidez del paritorio verinense contrasta con el lúgubre aspecto del ourensano, con equipamiento más vetusto

Las embarazas de la comarca parirán en peores instalaciones de las que disponían en el hospital de Verín

Seguro que la calidez y calidad de los profesionales que atienden partos en la ciudad es comparable a los que prestaban ese servicio a los usuarios del hospital comarcal de Verín antes de que una decisión que está recibiendo críticas desde muchos sectores sociales lo clausurase. No se puede afirmar lo mismo de las instalaciones, basta comparar las imágenes de la información. Parir en Verín era mucho más cool.

Los paritorios ourensanos apenas han sufrido modificaciones desde su construcción en el año 1977.
Los paritorios ourensanos apenas han sufrido modificaciones desde su construcción en el año 1977.

Al ya de por sí trastorno de recorrer, en el mejor de los casos, unos 70 kilómetros si la gestante reside en Verín -casi el doble si vive en la localidad más alejada de A Mezquita-, las embarazadas actuales, a las que una decisión del responsable del Sergas en Ourense, Félix Rubial, obliga a parir en la capital de Ourense; deberán hacerlo en unas condiciones ambientales y técnicas inferiores a las que dispondrían si su parto tuviese lugar en el paritorio verinense, y en unas instalaciones que apenas han sufrido modificaciones estructurales desde su construcción (1977).

Salvo la sala denominada de parto natural, el resto de las que dispone el CHUO presentan un aspecto más propio de los hospitales del periodo entreguerras que de un espacio hospitalario debidamente acondicionado para un alumbramiento cálido. En primer lugar, las preñadas deberán pasar por una sala de dilataciones, que como su nombre indica, es el paso previo y preparatorio para la expulsión del feto en la mesa obstétrica. En el caso de Verín, la embarazada no se movería de la moderna cama "Hillroom", donde dilataría y alumbraría sin la necesidad de ser trasladada

partos2partos4En la imagen superior, la sala de dilatación del paritorio ourensano. Abajo, la del verinense, donde también se produce el parto sin necesidad de trasladar a la embarazada. 

En el paritorio que permanece clausurado, esa sala de dilatación y parto está perfectamente iluminada, al contrario que las salas de dilatación de la capital, ubicadas en una zona interna sin luz natural y sin baño -la de Verín sí tiene uno individual, sin embargo en la capital el baño es compartido por varias pacientes de diferentes salas-. Sí dispone de iluminación natural la sala de partos, precisamente el lugar en el que la mujer pasa el menor tiempo posible al ser trasladada ya para concluir el proceso fisiológico del nacimiento.  

Tampoco los elementos técnicos ayudan a un parto emotivo. El respirador artificial para las madres es un modelo antiquísimo, al igual que la incubadora térmica de la sala del paritorio, equiparable en antigüedad y años de servicio a la anterior.

partos3partos5En la imagen superior, la incubadora térmica de la capital. Abajo, la existente en el paritorio verinense.  

También existen varias limitaciones de personal en el recinto ourensano. Según confirman a este diario, el bloque de urgencias obstétrico no cuenta con enfermera, solamente con auxiliar. En el caso de que se produzca la necesidad de una atención inmediata en el anterior, deber requerirse la presencia de una enfermera de urgencias pediátricas.

Las embarazas de la comarca parirán en peores instalaciones de las que disponían en el...
comentarios