xoves 05.12.2019
por la mañana, las mujeres y los profesionales del hospital dejaron claro que "Verín non se pecha"

Frente común de los alcaldes de la comarca a la decisión firme y personal del gerente de cerrar el paritorio de Verín

Los responsables de la decisión -aparentemente firme- de cerrar el paritorio de Verín salieron del salón de actos del hospital sin terminar de dar sus explicaciones. El público asistente, que abarrotaba el local, no les dejó. Sí permitió que fuesen las matronas y ginecólogos del centro hospitalario comarcal los que desmintiesen los argumentos esgrimidos para tomar tal determinación. Por la tarde, reunión con los regidores de la comarca. Una ausente por motivos personales Ana María Villarino -alcaldesa, madre y usuaria de los servicios de urgencia del hospital verinense en el parto del segundo de sus hijos- trasladó personalmente el sentir del resto de todos sus compañeros al presidente de la Xunta, Alberto Núñez. Gerardo Seoane, alcalde de Verín, recordó que el proceso judicial en el que se halla inmerso el gerente del área sanitaria de Ourense, Félix Rubial, con imputaciones por homicidio por imprudencia; le inhabilitada para tomar decisiones de este calado. 

El salón de actos del hospital de Verín se quedó pequeño para escuchar las explicaciones de los responsables del Sergas en Ourense.
El salón de actos del hospital de Verín se quedó pequeño para escuchar las explicaciones de los responsables del Sergas en Ourense.

Intensa ha sido la jornada para el trío de emisarios del máximo órgano de gestión de la sanidad pública en Ourense -Félix Rubial, su gerente; José Luis Doval, jefe de Ginecología, y Santiago Fernández Cebrián, jefe del servicio de Pediatría-, encargados de intentar convencer -sin éxito alguno- a embarazadas y alcaldes de la comarca de lo acertada de su decisión de cierre del paritorio verinense. Por la mañana, pese a que a la reunión estaban convocadas poco más de una treintena de futuras madres, se encontraron, pasadas las 13:30 horas, con un salón de actos del hospital lleno hasta la bandera, y al que acabaron abandonando sin llegar a explicar las razones por las que habían tomado la decisión de la clausura del paritorio verinense. Los tres responsables que presidían la mesa salieron del salón de actos con un mensaje de la sociedad verinense grabado a fuego: "As nais de Verín, que pairan aquí".

Los más de 300 asistentes, entre los que se encontraban varios profesionales del centro sanitario y las matronas del paritorio -recibidas con un sonoro aplauso nada más hacer acto de presencia-, mantuvieron en todo momento una actitud beligerante a cada intento de Rubial de intentar justificar su determinación. Tanto, que después de cuantiosos abucheos y peticiones abiertas de dimisión -entremezcladas con destacados insultos a los tres profesionales-, acabaron por levantarse de la mesa suspendiendo la reunión no sin antes amenazar al público con, incluso, el desalojo de la sala. 

dovalJosé Luis Doval, Félix Rubial y Santiago Fernández Cebrián. 

El mayor momento de crispación por parte de los presentes llegó cuando del gerente del área sanitaria de Ourense, Félix Rubial, insistió en explicar su decisión aludiendo a la ya conocida guía de Maternidad Hospitalaria que ha tomado como biblia y en la que se recomienda, sin considerarlo norma, que no deben mantenerse paritorios en aquellos complejos hospitalarios donde el número de alumbramientos no excede de los 600 al año. Reiteró Rubial que "los profesionales de esas unidades, y así está toda una documentación técnica que lo acredita, acaban por perder pericia en los procedimientos y poniendo en riesgo la vida del bebé y de la madre con esa falta de experiencia". Fue ese momento uno de los más álgidos del mediodía, que hizo saltar de las sillas no solamente a muchas de las madres presentes sino también a gran parte de los profesionales, entre ellos, a las matronas, que se consideraron "atacadas" por su aparente merma de profesionalidad atribuida por el gerente según las recomendaciones documentales.

Si nosotros no cumplimos los criterios en términos de calidad, ellos -por Ourense- no cumplen los criterios de comodidad, ¿cuántos mortinatos -bebés muertos- han tenido, intraparto, en Ourense, en este año? Tres, un mortinato en el parto es negligencia médica (Rogelio Viñán, ginecólogo del hospital de Verín)

Después de numerosos intentos por parte del responsable provincial del Sergas de conseguir una imposible calma entre el público asistente, los tres profesionales decidieron abandonar, no sin recibir numerosos y nuevos abucheos, el salón de actos, momento en el que tomaron la palabra las matronas y el equipo de ginecólogos del hospital de Verín para intentar desmentir los argumentos esgrimidos con anterioridad por Félix Rubial. Ante el público, tanto los tres ginecólogos de centro -Rogelio Viñán, Javier Castrillo y Sonia García-, como dos de las matronas, Isabel Blanco y Lorena Corral, entre otras argumentaciones, dieron a los personados en el salón de actos su interpretación de las recomendaciones del Ministerio, señalando que el ratio de los 600 partos al año para mantener un servicio de paritorio "no prima si existen otro tipo de razones para mantenerlo, como puede ser la distancia al centro hospitalario". Precisamente el facultativo Rogelio Viñán, entre otras de sus muchas aseveraciones cuando tomó la palabra, insistió en que "si nosotros no cumplimos los criterios en términos de calidad, ellos -por Ourense- no cumplen los criterios de comodidad, ¿cuántos mortinatos -bebés muertos- han tenido, intraparto, en Ourense, en este año? Tres, un mortinato en el parto es negligencia médica", afirmó. Su compañero Javier Castrillo arrancó los aplausos de los presentes asegurando que "por poca calidad que nosotros tengamos, siempre tendremos más calidad que el taxista de turno cuando tenga que atender un parto en medio de la carretera", dijo. 

Por poca calidad que nosotros tengamos, siempre tendremos más calidad que el taxista de turno cuando tenga que atender un parto en medio de la carretera (Javier Castrillo, ginecólogo del hospital de Verín)

doval4En la segunda planta del hospital, por la tarde, todavía eran más de medio centenar de personas las que aguardaban a que concluyese la reunión con los alcaldes. 

ANA VILLARINO LLAMÓ A FEIJOÓ PARA TRASLADAR SU MALESTAR

Por la tarde, la tensión vivida horas antes se relajó, siendo muchas menos las personas que aguardaron a que concluyese la reunión a la que estaban convocados los alcaldes de la comarca con el gerente del área sanitaria de Ourense, y los jefes de Ginecología y Pediatría. Una vez más, el primero dejó claro a los regidores de todos los municipios del área de influencia del hospital salvo los de A Mezquita -Rafael Pérez- y la de Vilariño de Conso, Melisa Macía -ambos ausentes-, que la decisión era firme y que él "no estaba en condición de asumir una muerte por no seguir las recomendaciones científicas en este ámbito". Ninguno de los presentes -Gerardo Seoane (alcalde) y Diego Lourenzo (teniente de alcalde), por Verín; José Luis Suárez, por Monterrei; Luciano Rivero, por Cualedro; Vicente Gómez, alcalde de Castrelo do Val; Manuel Cardoso, regidor de Vilardevós; Jorge Lorenzo, teniente de alcalde de Laza; José María Lago, primer edil de A Gudiña; Francisco Armando Veiga, regidor de Riós, y Fernando Vieira, teniente de alcalde de Oímbra, apoyaron la decisión del cierre del paritorio. Todos, sin excepción, le trasladaron a Rubial su malestar por la determinación y el grave daño que originaba con esa decisión a una comarca ya de por sí deprimida también en el aspecto económico. 

O malestar e a preocupación existentes entre os meus compañeiros, tanto de partido como de responsabilidades, xa llos trasladei personalmente por teléfono tanto ao xerente de área como ó propio presidente da Xunta de Galicia, Alberto Núñez (Ana María Villarino Pardo, alcaldesa de Oímbra)

Ana María Villarino Pardo, la alcaldesa de Oímbra, quien excusó su presencia por un ineludible desplazamiento de índole personal, confirmó a Diario do Támega que el malestar y la preocupación existentes "entre os meus compañeiros, tanto de partido como de responsabilidades, xa llos trasladei personalmente por teléfono tanto ao xerente de área como ó propio presidente da Xunta de Galicia, Alberto Núñez".

doval2De izquierda a derecha: Fernando Vieira (teniente de alcalde de Oímbra), José Luis Suárez (alcalde de Monterrei), Vicente Gómez (Castrelo do Val), Manuel Cardoso (Vilardevós), Luciano Rivero (Cualedro), Santiago Fernández Cebrián (jefe de servicio de Pediatría del CHUO), Félix Rubial (gerente del área sanitaria del Sergas en Ourense), José Luis Doval (jefe del servicio de Ginecología), Francisco Armando Veiga (Riós), Gerardo Seoane (alcalde de Verín), Diego Lourenzo (teniente de alcalde de Verín) y Jorge Lorenzo (teniente de alcalde de Laza).

EL ALCALDE DE VERÍN PIDE SU DIMISIÓN POR NO ESTAR EN CONDICIONES

El alcalde de Verín, Gerardo Seoane, intentó calmar sin demasiado éxito al medio centenar de asistentes que aguardaron en los pasillos de la segunda planta del hospital de Verín a que concluyese la reunión con los regidores. Poco después de abandonarla, se dirigió a los presentes dando cuenta del resultado, incidiendo que era una determinación irreversible tomada "de manera casi unilateral por un gerente de área que está imputado por un supuesto delito de prevaricación por retrasar o negar por razones presupuestarias la administración de los nuevos fármacos contra la hepatitis C a ocho enfermos que murieron sin recibirlos e investigado también por homicidio por imprudencia profesional grave en seis de esos casos, circunstancia que creo que lo inhabilita para tomar, ya no decisiones sobre el paritorio de Verín, sino sobre cualquier otro ámbito de la sanidad pública gallega. Este hombre debería haber dimitido tiempo atrás".

Esa presión añadida le lleva a tomar una decisión en la que antepone datos fríos a la obligación que por ley tiene la Administración de prestar un servicio sanitario en igualdad de condiciones a todos sus administrados (Gerardo Seoane, alcalde de Verín)

Entiende el regidor verinense que la decisión tomada por Félix Rubial está condicionada "por la presión a la que está sometido considerando que ve su carrera profesional comprometida por ese proceso judicial. Él señala que en función de los datos de los que dispone, y siguiendo criterios de las sociedades científicas, debe tomarla. Yo creo que, además de lo anterior, sí existe un condicionamiento adicional dada su investigación cuando era presidente de la subcomisión de Farmacia, y esa presión añadida le lleva a tomar una decisión en la que antepone datos fríos a la obligación que por ley tiene la Administración de prestar un servicio sanitario en igualdad de condiciones a todos sus administrados". 

Rubial permanece afectado por el proceso judicial en torno a supuestas irregularidades en la subcomisión de Farmacia que él presidió, encargada de autorizar uno a uno los costosos tratamientos de última generación frente a la Hepatitis C en tanto no se estableció su acceso generalizado. El caso, que sigue el Juzgado de Instrucción Número 3 de Santiago, mantiene a Rubial y a la exsubdirectora xeral de Farmacia Carolina González-Criado, como investigados por un presunto delito de prevaricación administrativa y otro de homicidio imprudente en relación a la muerte de seis pacientes ocurridas entre 2014 y 2015 para los que el tratamiento no llegó o no llegó a tiempo.

Frente común de los alcaldes de la comarca a la decisión firme y personal del gerente...
comentarios