domingo 19.01.2020
las copiosas lluvias afectaron a los tradicionales y conflictivos puntos inundables de la comarca de Monterrei

"Elsa" convierte a la alameda de Villaza en una auténtica laguna

Pasadas las seis de la tarde, la Alameda de Villaza, en Monterrei, presentaba este aspecto. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.
Pasadas las seis de la tarde, la Alameda de Villaza, en Monterrei, presentaba este aspecto. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.

Los fuertes vientos de la madrugada de este jueves, que ocasionaron los daños más destacados en el tejado del instituto de Educación Secundaria Castro de Baronceli de Verín, dieron paso desde el mediodía de hoy a la copiosa e incesante lluvia durante la práctica totalidad de la tarde. La cantidad de agua caída, así como la incapacidad de la capa freática de absorber más líquido, dejó superficies agrarias y áreas recreativas -las clásicas en los temporales de lluvia- anegadas. Matamá, Retorta y Arcucelos, en el Concello de Laza, ofrecían amplias lagunas al visitante, sobre todo en las inmediaciones del río. Mixós, ya en el Concello de Monterrei, también presentaba grandes charcos en su cara Oeste y en la localidad vecina de A Pousa permanecía a última hora de la tarde cortado el acceso a Tintores (Verín) por el paso sobre el río.

retortaAsí estaban las inmediaciones del Támega a su paso por la localidad de Retorta, en Laza. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.

En Verín, a última hora de esta tarde, la principal preocupación de los efectivos de la Agrupación de Voluntarios de Protección Civil de Verín se centraba en el Támega, concretamente en el Camino de la Noria a su paso por la localidad de Pazos. La crecida era tan notable que pasadas las 21:30 horas se ordenaba el corte al tráfico rodado en el lugar.

Donde sí permanece cortada la circulación es entre las localidades de San Cibrao (Oímbra) y Tamaguelos (Verín), otra de las zonas inundables por excelencia y de las primeras en cubrirse de agua. Como la explanada, también cercana al puente que comunica Rabal (Oímbra) con Mandín (Verín), notablemente anegada. El agua también supera su lecho en la comunicación entre el puente de Oímbra -en las proximidades de la vieja gravera- y San Cibrao, que la hacen intransitable.

Sin embargo, las imágenes siempre más llamativas, las proporciona con las crecidas, la localidad de Villaza, en el Concello de Monterrei. Allí, resultaba imposible distinguir los límites del cauce del río Búbal, que desbordaba por encima de las escolleras inundando la Alameda y la calle que discurre en sus inmediaciones hasta el conocido como "padro do Roque".

villaza2A última hora de la tarde, el nivel del agua seguía creciendo en la localidad de Villaza. | FOTO: Xosé Lois Colmenero. 

Su nivel, a las 21:00 horas, seguía creciendo y ya alcanzaba los primeros escalones del acceso al cercano centro de salud de la localidad. Al otro lado del puente, y en el mismo margen, el Camiño do Pracer también está inundado, no recomendándose su utilización.

"Elsa" convierte a la alameda de Villaza en una auténtica laguna
comentarios