xoves 29/10/20
Martes y jueves han sido los dos días más trágicos, en los que se han contabilizado los tres fallecimientos

El parte de la de semana en el hospital: 9 ingresados, 3 muertes, 2 altas y un centenar de muestras desde el coche

Después de los trágicos martes y jueves en los que se registraron los primeros fallecimientos en el hospital verinense, el fin de semana se encara con una cierta serenidad. Nueve son los hospitalizados, ocho diagnosticados y un paciente, aislado como los demás, a la espera de conocer los resultados de sus pruebas. Un centenar de personas participaron en el programa de recogida de muestras CovAuto, tanto presencialmente en la parte de atrás del hospital, como aquellos que recibieron en su domicilio al equipo de la unidad móvil. 

WhatsApp Image 2020-03-23 at 17.08.49
Así de protegido llega el personal del servicio de ambulancias cuando se trata de trasladar a un posible caso de COVID-19. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.

Verín y su comarca, esta vez sí, se ha dado de bruces con la más cruda realidad. El confinamiento está siendo el mismo para todo el país, pero sobrevolaba la idea de que por estos lares un cierto halo de inmunidad frente a la fatalidad protegía a sus gentes. Sin embargo, ni el rural se ha salvado de los primeros casos confirmados ni tampoco de las primeras, dolorosísimas y muy cercanas -al hospital- muertes en los últimos días. 

Desde el pasado martes, nada a vuelto a ser lo mismo entre los sanitarios, administrativos y resto de personal del Hospital de Verín. El virus ha llegado para quedarse una temporada, y lo hizo atacando y venciendo a uno de los que más lucharon por defender los intereses de las mujeres de la comarca en el errado cierre del paritorio verinense. Josef Eisele, de 53 años, implicadísimo con la causa y esposo de la "queridísima" -el apelativos es el de sus compañeros-  Sonia García, ginecóloga en el centro hospitalario desde hace años, tiene desde el pasado martes 31 de marzo el desgraciado honor de haberse convertido en la primera muerte registrada de un paciente hospitalizado en Verín por coronavirus -aunque en realidad falleció cuando estaba siendo trasladado a la UCI ourensana-. Paradójicamente, él, que tanto defendió la insensatez de trasladar a un recién nacido a Ourense por los riesgos que ello supondría en el trayecto, acabó perdiendo la vida víctima de las complicaciones provocadas por el odioso virus a mitad de camino hacia Ourense

A esa triste estadística que Josef inició, se le sumaban entre la madrugada del jueves y la mañana de ese mismo día, dos nuevos fallecimientos, un varón verinense de 80 años y una mujer de 84, de la localidad de Paradela (Porqueira), con su hija -personal de limpieza del Sergas en el Taboada Chivite de Verín- también hospitalizada -pero en Ourense- por COVID-19.

El último viaje desde Madrid...

Tres han sido también los fallecidos en otros lugares del territorio nacional que han recibido sepultura -o la recibirán- en los camposantos de la comarca. Una mujer de mediana edad, residente en Madrid, era enterrada en Feilas (Vilardevós) el pasado domingo, víctima de la pandemia. Dos días después, otro anciano, también con domicilio en Madrid, recibía un triste y solitario -obligado por las estrictas normas sanitarias- en Castrelo do Val. La última muerte, también ocurrida en la capital madrileña, fue la de un sacerdote, José Rodríguez Gallego, "Sapa", en su día párroco de Rairo (Ourense) y vicario de la diócesis de Ourense para los asuntos económicos. Sus restos fueron incinerados y tendrán la misa de exequias en la parroquia verinense cuando acabe todo esto. 

La semana arrancó también con la puesta en marcha del servicio de recogida de muestras desde el automóvil a las puertas -traseras- del hospital, además de que un vehículo se desplazaba por la comarca a todos aquellos domicilios con posibles positivos impedidos o sin medios para poder desplazarse hasta el Hospital de Verín. El número de muestras tramitadas se fue incrementando de manera notable. De las primeras ocho (mitad en el hospital y otras tantas a domicilio), este viernes se cerró con más de 30, alcanzando en toda la semana el centenar de muestras recogidas de todos aquellos que, bien desde el 061 o bien desde el médico de cabecera, cursaron para todos aquellos posibles casos infectados por coronavirus.

... Y las dos primeras altas

Estos últimos cinco días también dejaron la positiva nota de las primeras altas hospitalarias, la mujer de 37 años llegada de Madrid y refugiada en la vivienda de su suegra en San Cibrao (Oímbra) y el excalcalde de Monterrei, José Luis Suárez Conde, que abandonaba el hospital este mismo mediodía. Suárez Conde dejaba el centro hospitalario donde, a última hora de la tarde, eran ocho los ingresados y otro paciente aislado pendiente de conocerse el resultado de la prueba diagnóstica que determinará si padece COVID-19. Todos ellos con una evolución favorable y sin que se aguarde un cambio significativo y para peor en las próximas 48 horas, las del primer fin de semana de la Semana Santa que no podrá disfrutarse como se había planeado. 

El parte de la de semana en el hospital: 9 ingresados, 3 muertes, 2 altas y un centenar...
comentarios