venres 30/10/20
En el centro hospitalario comarcal permanece hoy un único caso infectado por coronavirus

El balance COVID del hospital de Verín: 1.700 pruebas, 60 positivos, 35 ingresos, 6 muertes y 8 sanitarios contaminados

La directora del distrito sanitario de Verín, Guillermina Agulla, salió esta mañana a las puertas del hospital flanqueada por parte del equipo médico que combatió la pandemia por coronavirus en el comarcal verinense. Realizó un pequeño balance de cifras y dio la palabra a los responsables de Urgencias, Medicina Interna y a la supervisora de la zona "cero" del virus en el hospital, el área verde. 

Guillermina Agulla, con parte de su equipo médico, en el balance de resultados del hospital tras el pico de la pandemia. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.
Guillermina Agulla, con parte de su equipo médico, en el balance de resultados del hospital tras el pico de la pandemia. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.

Los principales "abanderados" de la lucha contra el COVID-19 en el hospital comarcal, liderados por la directora del distrito, Guillermina Agulla, comparecieron esta mañana en los exteriores del centro hospitalario para hacer un balance de lo que fue su combate con la pandemia en la instalación que tenían a sus espaldas. Allí estaban, además de su gerente, el jefe del servicio de Urgencias, Cesáreo Álvarez; el máximo responsable de la jefatura de Medicina Interna, José María Morán, o la supervisora de la unidad verde -a la que se derivaban los positivos por COVID-19-, Myriam Rodríguez.

Comparecían en un día de balance con buenos resultados fruto, como así se encargó de repetir el jefe de Medicina Interna, José María Morán, "del ejemplar comportamiento de la población pero también de, además de mis compañeros, de los servicios de atención primaria, donde se han llevado muy bien las cosas. Ha sido un logro de todos, pero los centros de salud lo han gestionado muy bien", aseguró. 

Dos meses, en datos

Las cifras registradas en el ámbito del hospital comarcal reflejan, como así confirmó la directora de distrito, Guillermina Agulla, un total de 1.700 pruebas PCR realizadas, de las que alrededor de 300 se realizaron en el denominado servicio AutoCov, que permitía a los posibles contaminados acercarse en su automóvil y, sin descender, retirársele un exudado nasofaríngeo para determinar su posible positivo. De todas ellas, acabaron confirmándose, según los datos facilitados por Agulla Budiño, 60 positivos, de los cuales 35 necesitaron ingreso hospitalario y tres de los anteriores fueron derivados al complejo hospitalario de referencia, el CHUO. 

La cifra más dolorosa de todas las anteriores la protagonizan los fallecidos, un total de 6, de los que solamente se dio un caso llamativo por su edad y por su relevancia, Josef Eisele, de 53 años, estrechamente vinculado con los servicios sanitarios del hospital y el más joven de todos los finados por la pandemia en la comarca. 

Pruebas a todos los sanitarios

Agulla Budiño también confirmó que fueron 8 los sanitarios "contaminados por coronavirus, creo que una de las tasas más bajas de todos los hospitales gallegos", aunque, evidentemente, de los casos sintomáticos porque en el hospital comarcal, como en el resto de los de la comunidad, no se realizaron pruebas masivas a sus sanitarios. Precisamente hoy, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, anunciaba que el Servizo Galego de Saúde (Sergas) hará test de coronavirus "al 100%" de los profesionales sanitarios y no sanitarios de los centros de salud y hospitales "en las próximas dos semanas", además de detallar que la Administración autonómica "ya ha completado el barrido" en las residencias gallegas.

Guillermina Agulla, "hiperorgullosa" de los suyos

Guillermina Agulla se encargó de presentar a parte de su equipo y les invitó a comparecer para que fuesen "ellos los que nos ofreciesen su particular punto de vista, porque fueron los que estuvieron en la primera línea de batalla y de los que me siento hiperorgullosa, de ellos y de todos sus colaboradores", señaló. Así, fueron pasando por delante de los micrófonos, además del ya mencionado jefe de Medicina Interna, el responsable de Urgencias, Cesáreo Álvarez, quien destacó las "importantes reformas que sufrió el servicio a nivel estructural y funcional. Se habilitaron dos circuitos perfectamente diferenciados para separar aquellos pacientes con sospecha de COVID-19 y los que accedían a Urgencias con otras patologías. Fueron momentos complejos, pero bien es cierto que ayudó mucho el hecho de que se redujesen el número de pacientes que accedían al hospital por otras dolencias", explicó. 

Quizás la declaración más emotiva fue la de la supervisora de la unidad verde del hospital, Myriam Rodríguez, encargada de la atención continuada de los pacientes ingresados en esa sección exclusiva del hospital, en la que acababan los contaminados por coronavirus. "Para nosotros fue todo un reto, tuvimos que reinventar la forma de trabajar e incluso asumir funciones como la de suplir a las familias de los pacientes, porque éramos nosotros el único vínculo que tenían con ellas. Llegamos a vivir momentos muy emotivos y estoy muy satisfecha y orgullosa de todas las compañeras y de su entrega en todo este tiempo", apuntó.

Mantuvimos un nivel aceptable de protección, aunque con el tiempo fuimos mejorando. Al principio no teníamos monos ni pantallas, pero la dirección acabó incorporándolos. Hubo momentos puntuales de falta de suministro pero yo, realmente, creo que estuvimos protegidos (Myriam Rodríguez, supervisora de la unidad verde del hospital de Verín)

Sí reconoció Rodríguez Lorenzo que "en los primeros momentos de batalla contra un enemigo desconocido, nosotros éramos soldados y los EPI's nuestras armas. Para mí, mantuvimos un nivel aceptable de protección, aunque con el tiempo fuimos mejorando. Al principio no teníamos monos ni pantallas, pero la dirección acabó incorporándolos. Hubo momentos puntuales de falta de suministro pero yo, realmente, creo que estuvimos protegidos", apuntó la responsable de la unidad, quien no quiso olvidar en su agradecimiento "a los profesionales de otros servicios indispensables para que nosotros pudiésemos realizar nuestro trabajo, como eran los que se encargaban de la limpieza, de la cocina, de suministros, ellos también trabajaban para nosotros", concluyó. 

La vuelta a la "nueva" normalidad en las consultas

La comparecencia finalizó con el anuncio de Guillermina Agulla, directora del hospital, del paulatino restablecimiento de las consultas de las diferentes especialidades. "Este lunes hemos comenzado a aumentar las consultas presenciales en horario de mañana y tarde, aunque reducidas a la mitad. La población está respondiendo muy bien, vienen todos con sus mascarillas y respetan las distancias y puedo garantizarles que, aunque sé que todavía tienen algo de miedo en acudir al hospital, que ya puedan hacerlo porque se están tomando todas las medidas para prevenir los contagios. Al igual que antes les decíamos que no viniesen, que había peligro; ahora le decimos todo lo contrario", finalizó. 

El balance COVID del hospital de Verín: 1.700 pruebas, 60 positivos, 35 ingresos, 6...
comentarios