Xoves. 30.06.2022
El alcalde -a la izquierda-, su joven y estupefacto secretario y don Jesús. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.
El alcalde -a la izquierda-, su joven y estupefacto secretario y don Jesús. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.

De los creadores de "Lo irremediable no tiene remedio" -Emilia Somoza, concejal del ramo encargado de entregar el Capuchón de Verín 2022, en el acto de reconocimiento a Fede Arias-, llega ahora, y en Laza, "uno debe ser consecuente con las consecuencias de sus actos", Moncho dixit, cuando el técnico empate a cuatro alzadas manos impidió salirse al regidor con uno de los puntos extraordinarios del pleno de este viernes. 

Sí, he dicho Laza y he dicho pleno, de esos que se mueven, dijo Lorenzo Vila -"por favor, señor alcalde, non nos mova os plenos". Porque en territorio lazano, todo puede pasar. 

Breve introducción, pildorita en lengua, para lo que a continuación podrán seguir leyendo, porque sí, amigas, hoy -por ayer-...  ¡Hubo pleno en Laza! 

A punto estuve de perdérmelo, mi menuda informante avisó con escasos 50 minutos previos. Pero, como ya sabrán, nada mejor para el ánimo de volver a escribir con ilusiones renovadas, que una sesión de risoterapia en el ala norte del edificio consistorial. Además, uno ya tiene sus fans, entre los que se acaba de incluir, a juzgar por su comentario final al cierre de la sesión, el joven secretario, penúltimo en abandonar el lugar antes que un servidor: "Hoxe volvemos a darche que contar". Apoyó así al ya imprescindible del guion, Ricardo Sobrino, quien nada más levantarse de la silla accesoria situada estratégicamente para mirar de tú a tú al regidor, aseguró a este comunicador lo siguiente: "Que ben che vai comigo, que che dou cuartelillo". 

Entenderán, pues, la tamaña responsabilidad que a uno le infieren, cuando ya los propios protagonistas buscan con desespero la posterior crónica a su siempre exitosa participación en una nueva edición del particular club de la comedia local lazana -Por cierto, elevo un ruego al señor regidor: coloque esos plenos que mueve, en domingo por la tarde a eso de las siete, y en la planta baja del "adefesio sin papeles por el momento". El éxito, se lo aseguro-.

Hablando de Moncho... Y de sus dietas 

Don Jesús, pese a su entrañable imagen, vino este viernes cargado de argumentos, números, retranca y acusaciones. Mereció incluso el reconocimiento expreso del secretario a su carrera en el ámbito del derecho laboral, del que el primero dijo saber más bien poco cuando se trató de discernir la idoneidad de pagarle a una trabajadora de baja un complemento de productividad por el trabajo bien hecho que su condición de incapacitada transitoria le impide desempeñar. Barreal Novo coincidió en las apreciaciones de Lorenzo Vila -"como é que unha traballadora que non traballa por estar de baixa cobra un complemento de produtividade?", preguntaba-, a lo que Blanco Conde, antes de atizarle a su exsocio por el supuesto contubernio de los populares y "Mareas Locais" para mandarlo a casa voluntariamente, respondió: "Ese tipo de complementos hai que entendelos nun periodo moito máis extenso, non se lle pode quitar se a traballadora vai a estar un mes ou menos de baixa". 

La cordialidad con la que expuso doctrina se avinagró al llegar su turno de preguntas -la anterior era de su excompañero de Gobierno, hoy, por ayer, más cerca físicamente de él que en otras sesiones-. Blanco Conde sacó sus colmillos, elevó su brazos y mostró al plenario su capa negra y roja, como los colores que le brotaron al regidor cuando se tocó el escabroso tema de las dietas, las del segundo. A Blanco Conde, que revisó a conciencia todos y cada uno de los gastos por locomoción del primer edil, no le cuadraban los kilómetros: "De Laza a Verín hai 18 kilómetros, que ida e volta son 36, non sei como vostede pon 52 -en el recibito de uno de los días que don Jesús masculló entre una discutible calidad vocal-. Ademais, o día no que se nomeou alcalde, vostede pasou os kilómetros de ida e volta dende Pazos, o seu lugar de traballo, en Verín, pero digo eu que os da ida aínda non lle correspondían", razonaba don Jesús, que acabó por poner contra las cuerdas a un Barreal al que no le quedó más remedio que responder afirmativamente a las dos cuestiones que el exalcalde repitió machaconamente como si los tres del público anduviésemos justos de entendederas: "Cobra vostede os kilómetros do seu desprazamento dende a súa casa, en Verín, ao Concello?"; "A vostede parécelle ético cobrar os kilómetros dende o seu domicilio por ter que vir a exercer as funcións de alcalde?

José Ramón Barreal Novo.
José Ramón Barreal, con el brazo en cabestrillo tras una reciente intervención por el accidente de hace dos años y por el que ha encadenado varias bajas médicas. | FOTO: Xosé Lois Colmenero. 

 

"Eu teño uns gastos por exercer a miña responsabilidade de alcalde. Que quere? Que lle quite diñeiro dos ingresos que ten a miña familia, que llo quite á miña muller e ao meu fillo -hoy volvía a tener a la mujer de su lado, recuerden que algún día en la misma sede se declaró libre como el viento- para pagar os gastos do meu desprazamento? Teño que vir a Laza gratis? Eu considéroo normal", intentaba justificar Barreal Novo, residente en Verín, al tiempo que le mandaba un recadito a su killer más directo: "Ollo, que os meus kilómetros son porque sempre vou facer algo, non coma os que cobraba o señor Sobrino, que ía aos sitios a nada, se é que iba". 

Y, así, a calzón quitado, como siempre llegan los intervinientes que no se duermen en el salón de plenos -estoy referiéndome al de la derecha del padre-, siguieron los púgiles sacando bilis marca "y tú más" en lo que don Jesús calificó como retribución "encuberta agora descuberta". "Eu, cando tiven que compatibilizar a miña función profesional en Ourense co cargo de alcalde, non pasaba ningún gasto por kilometraxe. Nin cando ía a esas conversas polos pobos cos meus veciños, que tanto sulfuraban aos outros socios... E a vostede parécelle normal cobralas por vir dende o seu domicilio en Verín. Se nos meses nos que estivo de alcalde en 2020 pasou uns catro mil euros dende o 24 de xullo, as que pase do 2021 rondarán os 10.000 euros... É iso ou non unha retribución encuberta agora descuberta? Comprobamos con asombro como vostede está cobrando dietas polo seu desprazamento dende a súa casa a Concello, non facendo nada por fixar poboación no municipio, como é o seu propio caso vivindo fóra del", le espetó don Jesús, apuntando que si no faltase uno de sus ediles plantearía una moción de reprobación del acuerdo de la junta de Gobierno, "porque casi todos están inflados -los kilómetros". 

También se restregaron facturas de alguna que otra comilona coincidiendo con el hipotético festejo de otra supuesta victoria, "eses 324,50 euros do 31 de maio de 2019 era unha celebración programada dun triunfo que non se deu? Porque eu paguei os 87,90 do Bar da Picota cando fun elexido alcalde e teño a acreditación do ingreso, aínda que se acostumaba a celebrar o nomeamento da nova Corporación e sufragar os gastos dende o Concello", le pregunta don Jesús, sumándose a su exsocio cuando intervino para conocer cuántos comensales estaban incluidos en una factura de 1.200 euros de un restaurante del municipio, "porque dá a impresión de que se o menú foi de 20 euros debeuse celebrar nel unha boda...", apostilló don Jesús, quien recomendó austeridad en los gastos de protocolo, no sin después recibir la reprobación del regidor: "Paréceme vergonzoso, vostede pode invitar o día do Pilar á Garda Civil e pagarlle os gastos en contra dos seus socios e eu non podo invitar a un delegado ou a un conselleiro a xantar se con esa comida podo arrincar o compromiso dunha obra para o concelllo...", intentaba explicarse Barreal Novo cuando se vio interrumpido por el exteniente de alcalde Lorenzo Vila: "A diferencia duns e doutros é que nós non papamos e vos papades todos", mirando a los dos de su derecha, a lo que el alcalde, en un claro gesto de recorte en el gasto apuntó: "Non vos preocupedes que as próximas comidas pedímosllas ao padre Ángel". 

"Desfaga o adefesio e devólvalle ao entorno a beleza que tiña"

Aún nos esperaba lo mejor, aunque ya algún que otro debate se originó por culpa de un proyecto en Souteliño que obligaba a desafectar, del servicio de Educación, a la vieja escuela para convertirla en una casa del mayor. Propuesta que, por cierto, no salió adelante porque los exsocios apartaron diferencias por un instante y no pudo con ellos ni el voto de calidad del primer edil.

Seguimos sin saber qué pretende el alcalde con el "adefesio que mellor sería derrubalo e devolverlle a beleza ao entorno da igrexa", y sí sacamos en claro -the killer de nuevo en acción-, que no habrá presupuestos en el 2022: "En principio non, e non creo señor Sobrino que faga falta un recorte nas contas se ingresamos máis do que pagamos, as contas deste Concello son positivas, se non fose así, este Concello tería que ir a un plan de axuste ao que non tuvo que ir -¿recadito a Riós y Monterrei? Coloquen, por favor y a continuación, el emoticono de la duda, gracias-, le apostiballa Barreal, segundos antes de devolverle el derechazo Sobrino: "As súas palabras non son creíbles. Siga andando á súa maneira porque non vai a andar á maneira dos outros. Vostede é o señor alcalde e ten que estar aquí ao servizo do cidadán, e non andar á súa maneira. Dígollo eu".

Pues, dicho queda... o quedaba, porque Barreal no perdió ripio para ponerle la puntilla al matrimonio roto: "Pero, por que non suxeitaron a alcaldía. Collen aquel día e votan a Jorge e Jorge era alcalde hoxe e non tiñan que aguantar ao Moncho". "Pois ten razón", dijo una femenina voz. "Gracias a súa asociación con eles está vostede aquí", replicó Sobrino al alcalde en referencia a aquella pinza, ¿recuerdan?

La herida supura. En Laza, cuando suene el silbido de la carrera electoral, los plenos solo podrán mejorar.

CRÓNICA | "Moncho" y sus dietas, las de un Concello en el que "uns papan e outros non"
comentarios