xoves 05.12.2019

Se nos fue Tarrío, un grande del Entroido

Antonio Valeriano González Tarrío, más conocido simplemente como Tarrío, falleció este jueves 21 de noviembre a los 83 años de edad. El Entroido de Verín no será lo mismo sin él, concluye nuestro colaborador Daniel Fernández-Novoa.

González Tarrío, a la derecha, con su inseparable casco del Entroido, en compañía de otro fijo de la fiesta verinense, Ernesto. FOTO: Rosa Álvarez.
González Tarrío, a la derecha, con su inseparable casco del Entroido, en compañía de otro fijo de la fiesta verinense, Ernesto. FOTO: Rosa Álvarez.

Un día describí a los cigarrones como un "ejército de samurais". Nunca vistió el traje de cigarrón, pero "Toni" Tarrío era un verdadero samurai del Entroido de Verín. Inefable con su casco del ejército imperial del "país de nunca jamás" y su pluma de animal fabuloso de Tolkien, disfrutaba del Entroido como un niño grande. 

Petardeaba como un "Xaraiva" en las fallas valencianas y lanzaba la harina como el mejor panadero de MasterChef. Lo recuerdo cuando yo era un niño en la librería de su padre en la Plaza Mayor. Allí me vendió mis colecciones de "Jabato" y "El Capitán Trueno". Acabó montando su propia tienda de objetos imposibles en el bajo de la Casa Parroquial de la Calle Mayor. Era la más surrealista y singular de las tiendas, envidia de la de la Plaza de Cascorro madrileña. Allí podías comprar de todo; en el Entroido, su tienda era nuestro particular "El Corte Inglés", surtido de los más extraños artefactos y disfraces.

Acabó montando su propia tienda de objetos imposibles en el bajo de la Casa Parroquial de la Calle Mayor. Era la más surrealista y singular de todas ellas.

Correcto y educadísimo, hacía su recorrido diario por su ruta de bares, para después cabalgar hacia su domicilio en su bicicleta con motor. 

Era un hombre de honor. Un día me dijo, refiriéndose a un miembro de su familia al que facilité un trabajo: "Si no trabaja, que no cobre. Es lo justo". 

Descanse en paz un verinense singular e irrepetible. Mis condolencias a su esposa e hijos. El Entroido no será ya nunca lo mismo sin él, sin Tarrío. 

 

(Los restos de este grande del Entroido verinense están siendo velados

 en el Nuevo Tanatorio La Paz, de Pazos. 

Su funeral tendrá lugar en la capilla del tanatorio, este viernes a las 17:30 horas.

Una hora antes saldrá un autobús desde a la Aduana de la villa y Barrio de San Lázaro).

 

Se nos fue Tarrío, un grande del Entroido
comentarios