mércores 08.04.2020
varios vecinos de Verín, ante la irresponsabilidad de sus congéneres, invitan a que se abucheen desde el balcón comportamientos incívicos

"Quédate na túa puta casa", la pancarta que invita a los de Medeiros a no coger el tractor

No, Diario do Támega no se equivocaba. En Verín, y también en el rural, se mantienen los comportamientos nada solidarios de buena parte de la población que todavía no es consciente de la gravedad del problema, sanitario y más tarde económico

Comienzan a ser los vecinos, de la villa y de otras localidades, los que denuncian actitudes irresponsables del resto. Los hay que ya proponen salir a los balcones para abuchear a aquéllos que salgan a la calle sin la debida justificación

Pancarta colgada en la localidad de Medeiros (Monterrei). | María Rodríguez.
Pancarta colgada en la localidad de Medeiros (Monterrei). | María Rodríguez.

Aunque los mensajes que recomiendan encarecidamente el confinamiento en los domicilios son imperantes en todos los medios de comunicación, un simple vistazo a las redes sociales de nuestros vecinos, sobre todo de aquellos que necesariamente deben salir a sus respectivos puestos de trabajo, confirma que la medida adoptada por el Gobierno del Estado español no está siendo lo suficientemente secundada, precisamente, por los colectivos más vulnerables a esta pandemia provocada por la enfermedad del Covid-19. 

Tanto es así que, además de inundar los perfiles de sus redes sociales con sus recurrentes mensajes, en aquellos lugares en los que no se respetan las indicaciones, no hay mejor fórmula que ponérselo por escrito en una sábana a la puerta de casa. Con un claro "Quédate na túa puta casa", María Rodríguez, en Medeiros (Concello de Monterrei) quiere concienciar a todos sus vecinos, sobre todo a aquellos de edad que abandonan sus domicilios para acercarse a la huerta o encima de un tractor, que "lo sensato en estos momentos, fundamentalmente por su bien, porque son los más vulnerables, es que se queden en su casa, y si este año se quedan sin patatas, pues que se queden, mejor vivir sin patatas que no hacerlo, ¿es tan difícil de entender?". Según la joven, "la gente se pasea por el pueblo como si tal cosa, no sabe respetar, y tampoco vemos mucha presencia policial, bastaría que dieran un toque de atención para que la gente se fuese a sus domicilios", apunta. 

Lo sensato en estos momentos, fundamentalmente por su bien, porque son los más vulnerables, es que se queden en su casa, y si este año se quedan sin patatas, pues que se queden, mejor vivir sin patatas que no hacerlo, ¿es tan difícil de entender? (María Rodríguez, Medeiros)

No es el único caso, son muchos más. En el hilo de la publicación de María Rodríguez en su Facebook contestan amigas reportando comportamientos idénticos en otras localidades, como Bousés, ya en el Concello de Oímbra: "En este pueblo ocurre lo mismo, la gente de paseo. Yo estoy metida en casa desde hace días, salgo al pan y hasta el día siguiente. No voy ni al barracón a ver a las perras y a las gallinas. Si la Guardia Civil multase, la gente se lo pensaría", dice una de las amigas de la anterior. 

O que si podo garantir é que hai xente dos negocios que se segue queixando dos comportamentos dos clientes, sobre todo aqueles de alimentación (Perfecta Losada, funcionaria)

Perfecta Losada, funcionaria de la Agencia Tributaria en Verín, tiene una privilegiada vista desde su domicilio. Controla un par de vías de Verín que conectan con el centro y con uno de los lugares de frecuentes paseos en la villa. Preguntada por el particular responde que "eu creo que hai xente que aínda non é consciente da situación, que aínda non acaban de crer que o tema é moi moi serio e que nos xogamos a nosa saúde e a dos que nos rodean, sen contar o tremendo impacto económico que imos sufrir todas, moitas cousas mudarán logo disto", asegura. A las 19:40 horas, desde su particular "atalaia" justificaba a los que veía por la calle mientras ella mantiene un escrupuloso confinamiento: "Quero pensar que a xente que sae faino por cuestións necesarias, pero bueno, agora mesmo, nun intervalo dun minuto, pasaron uns 10 coches, virán de traballar, espero", señalaba."O que si podo garantir é que hai xente dos negocios que se segue queixando dos comportamentos dos clientes, sobre todo aqueles de alimentación", en referencia a que en las pequeñas tiendas de barrio -aunque también en las superficies más considerables puede apreciarse- no se respetan las más mínimas medidas preventivas de contagio. Esta funcionaria, y edila en la Corporación municipal de Oímbra, "apela á responsabilidade da xente, somos unha sociedade comprometida, temos que estar á altura do que se nos pide, deámoslle un exemplo ao resto de Europa e do mundo!!!!!", concluye. 

Lejos de aplaudir a los sanitarios, transportistas, personal de supermercados, y muchos otros; que también, ¿por qué no abucheamos a los insolidarios e irresponsables desde los balcones?

Mucho más incisiva es una persona, que prefiere mantenerse en el anonimato, pero que su ocupación le obliga a ser extremadamente cautelosa por su contacto con el colectivo más vulnerable de todos: los ancianos. Regresa pasadas las cinco de la tarde, todos los días, a Verín, al centro. Y su indignación crea a medida que cuenta las jornadas de confinamiento de sus hijos: "En la avenida de Castilla vi como salieron del portal 5 chicos y se fueron todos juntos tan felices, y después otros muchos más. ¿Dónde está la Guardia Civil?", se pregunta. "Estoy triste, todos los días al llegar del trabajo me llevo un berrinche, las calles llenas de gente, dos, tres, hasta una pandilla, tranquilamente. Me cansé de ir a la gente como si fuese un guardia civil y mandarla para casa, explicarles que esto es algo de todos. Que no es porque nos contagien, que es porque podemos contagiar y matar a gente. Supongo que debería haber más guardia civil y más municipales por la calle, controles durante todo el día", asegura esta joven. 

El hilo de los comentarios en su perfil corrobora la falta de civismo, llegando incluso a proponer uno los intervinientes que "lejos de aplaudir a los sanitarios, transportistas, personal de supermercados, y muchos otros; que también, ¿por qué no abucheamos a los insolidarios e irresponsables desde los balcones?"

NOTA DE LA REDACCIÓN: Es evidente que son los mayores, quizás por falta de una correcta información, los que todavía no son lo suficientemente conscientes del grave riesgo al que se enfrentan llevando a cabo movimientos que para ellos no dejan de ser comportamientos aparentemente inofensivos. Diario do Támega no quisiera tener que informar del primer infectado en la comarca, ni muchísimo menos, del primer fallecido

"Quédate na túa puta casa", la pancarta que invita a los de Medeiros a no coger el...
comentarios