Mércores. 05.10.2022
Rucho, del Arnoia, firmó una de las claras ocasiones de los visitantes en la primera mitad. | FOTOS: Iván Iglesias.
Rucho, del Arnoia, firmó una de las claras ocasiones de los visitantes en la primera mitad. | FOTOS: Iván Iglesias.

Si bien es cierto que la temporada -los 38 encuentros sumarían un total de 114 puntos en la Preferente Galicia 2022- se inauguraba hoy y resta todo un mundo para colocar al Verín en los puestos de ascenso, los pocos aficionados que se dieron cita en el soleado Arjiz, cuerpo directivo y hasta el propio entrenador abandonaron el césped cumplimentados los más de 90 minutos reglamentarios -fue un festival de tarjetas el dirigido por el colegiado olívico- con un amargo sabor de boca. Así lo reconocía el técnico local, Juanjo Vilachá, en rueda de prensa: "Me voy con una sensación de frustración, no podemos cometer los errores que hemos cometido y que les han servido en bandeja el tanto de la victoria".

Se refería, precisamente, al clamoroso desliz de Hugo, el capitán local, a los diez minutos de la segunda mitad. Interceptó a Brayan en falta, se ganó la amarilla y permitió que Frodo colocase el balón en las mallas de un indefenso e inseguro Adrián de un zurdazo a la escuadra del segundo palo. Domínguez duró tres minutos más en el campo, aparentemente el cambio por Sergio estaba ya decidido de antemano. 

Aún tuvo el once visitante otra clara ocasión de gol mediada la segunda mitad. Un balón largo -como casi todos los del partido- de Rubén Arce le caía franco a Kike, que solamente tuvo que girarse y rematar a placer. Esta vez sí metió lo justo la manopla el sustituto de Jorge -difícil se hace ver los palos del Verín sin su grandullón bajo ellos- para desviar el esférico fuera de la red. 

Los primeros cuarenta y cinco minutos -sin refresco- dejaron dos claras y contadas oportunidades del Arnoia -Rucho y Alfredo-, amén de alguna que otra tímida incursión por cada bando, que la convirtieron en soporífera por el juego y sofocante por las altas temperaturas. 
 

Juanjo Vilachá, dando instrucciones a los suyos mientras se hidrataban. | FOTO: Iván Iglesias.
Juanjo Vilachá, dando instrucciones a los suyos mientras se hidrataban. | FOTO: Iván Iglesias.

 

Ya, tras el descanso y el gol, tendría Hugo García un par de ocasiones más sin excesivo peligro para los verdes. Una, en el 30 de la segunda mitad, rematando forzado un balón. La segunda, de disparo franco en la frontal del área, al que se le fue el pie en la rosca y acabó tocado red, pero por afuera. 

Acabó el encuentro con el colegiado como protagonista dispensando cartulinas. No dejó títere con cabeza en el cuerpo técnico visitante. Despachó con roja directa al entrenador visitante, Adrián Padrón en el 91. Seis minutos más tarde, hizo lo propio con su segunda, Noelia Aparicio. 

Aún nos pondríamos en el 100 antes del pitido final. En parte, por las indicadas hidrataciones de los intervinientes. 

Juan Carlos Francisco, el presidente, abandonaba las instalaciones del Verín con similar cabreo al que tenía Juanjo nada más acceder a la sala de prensa: "Este es un equipo que se ha hecho para ganar y tiene que ganar". Reconocía "ser un poco pronto para pedir resultados que nos satisfagan, pero sí quiero ver una actitud en el once que no he visto hoy", reclamó. 

FÚTBOL | Primera decepción ante un sólido Arnoia
comentarios