Venres. 09.12.2022
El Cultural se llevó los tres puntos por dos errores en la zaga

El Verín enseña los dientes a un rival directo (1 - 2)

Verín C. F.
Dani Chimpín, sacando un balón fuera del área de peligro. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.

El fútbol es así. Quizás sea ésta una de las máximas más recurridas por todos lo que se mueven en su entorno, pero no por muy manida deja de conservar intacto su intrínseco significado. Hay domingos en lo que todo va rodado, otros en los que no das ni una y luego están los de ayer, con un rival directo y descendido, al que se le planta cara de manera decidida y se acaba dejando ir los tres puntos en errores propios

El de ayer tarde en el José Arjiz era uno de los pocos encuentros de la competición que se disputaba porque gran parte del resto de los integrantes de la tabla o descansaban o mantenían las distancias por positivos en sus filas. 

Sonaba el nuevo himno del Verín a la hora de saltar los rojillos, quizás para subir un poco más el ánimo de uno de los once tradicionales y más efectivos, que se enfrentaba a un equipo, el Cultural, práctico, con oficio, tácticamente de nota y de gran potencia física. 

Unos y unos enseñaron dientes desde el primer momento. Las primeras ocasiones no tardaron en llegar para ambos, aunque fue Luisito el que pudo rematar a gol si el resbalón que protagonizó al chutar a meta no fuese así de oportuno. Era el minuto dos. Le devolvían la moneda los pontevedreses siete minutos más tarde provocando un córner tras su primera llegada. Y en el 18, Caramés y Gayoso se empachaban de balón en el área pequeña en otra ocasión visitante.

Unos y otros mostraban sus espadas, pero el primero en apuñalar directamente a las mallas fue Víctor, de un soberbio cabezazo al travesaño que acabó con el esférico botando dentro de la portería de Jorge. Era la tercera vez que llegaba con claridad el equipo rival, y sacaba la primera de las tajadas. Así respondían los pontevedreses a la osadía de Pablo Carnero, que en el minuto 20 no conseguía definir tras recibir un servicio de espaldas al meta visitante

Peru, en una cobertura a un rival. | FOTO: Xosé Lois Colmenero. 

Solamente tres minutos más tarde del primero de los tantos del partido, Gayoso volvió a poner en claros aprietos a Jorge. Una vez más -ya nos tiene acostumbrados- sacó una manopla prodigiosa evitando el segundo de los tantos rival

Y como entre pillos andaba el juego, la contraofensiva verinense dejaba a Pablo Carnero en el pico del área grande y por banda izquierda por los suelos después de una necesaria y descarada falta de un rival. La estrategia funcionó a la perfección y Hugo aprovechó el balón que le llegó a pocos metros del segundo palo para batir al meta del Cultural

Los pontevedreses, que comenzaban a recrearse y contemporizar tras el primero de sus tantos, volvían al punto de inicio apretando de nuevo el acelerador. 

Un equipo que ya gusta y se gusta

La segunda mitad del encuentro se resume en tres parámetros: 10 llegadas del Verín por la mitad de los pontevedreses, y un desgraciado error defensivo que dejó en bandeja el 1-2 de Adri en el 83. Carnero, Xoel por partida triple e incluso el joven Bustelo tuvieron en sus botas opciones dejar los tres puntos en el José Arjiz. Pero fue el visitante Adri el que, a siete para cumplirse el tiempo reglamentario, batía a Jorge en el segundo palo de balón cruzado, cuando lo oportuno y justo hubiese sido que el colegiado sancionase la falta cometida sobre Miguel Vilachá segundos antes. 

Los de Vilachá cedieron tres puntos ante un rival directo que, temporalmente, les supera en un puesto en la clasificación, a la espera de que los verinenses se enfrenten al Barbadás. La solidez y el oficio del Verín comienza a apreciarse en esta recién arrancada segunda vuelta de la competición regular