Mércores. 05.10.2022
El fuego de Verín, declarado el 3 de agosto, puso en jaque a la villa. | FOTO: Noelia Caseiro.
El fuego de Verín, declarado el 3 de agosto, puso en jaque a la villa. | FOTO: Noelia Caseiro.

El verano llega hoy a su fin oficialmente, dando paso a un otoño que los expertos prevén seco y cálido, pero que deja atrás los peores meses para los montes. La oleada de incendios que vivió toda Galicia deja datos inéditos, con miles de hectáreas arrasadas por toda la comunidad. El distrito forestal de Verín y Viana no se libró de ella al registrar una superficie quemada de más de 14.000 hectáreas, según las estimaciones de Medio Rural.

Los distritos forestales son las unidades administrativas básicas de planificación de la defensa contra incendios forestales de Galicia creadas en el 2007, siendo el XIV el que abarca a las comarcas de Monterrei y Viana. Desde que se recogen sus datos, solo en 2011 se llegaron a superar las 10.000 hectáreas calcinadas en un año, según el Instituto Galego de Estatística (IGE). Anteriormente, en 2005 también se vivió uno de los peores años en cuanto incendios, al registrar ambas comarcas casi 13.000 hectáreas quemadas. En este 2022, se sobrepasaron todas esas cifras en solo dos meses.

 

Solo los incendios de Camba, en Laza -2.100-; y de Pradoalbar, en Vilariño de Conso -7.000-, dejaron unas 9.000 hectáreas calcinadas. Fueron los más complicados para los medios de extinción, pero no los que pusieron en mayor riesgo a la población. La Consellería de Medio Rural solicitó hasta en cinco ocasiones la activación del nivel 2 de emergencia por la proximidad de las llamas a las núcleos de población, siendo los concellos de Oímbra y Verín los más afectados.

Dividiendo ambas comarcas, en la de Monterrei se vieron afectadas casi 7.000 hectáreas. Los fuegos de Laza y el que afectó a Rabal (Oímbra) y Mandín (Verín) fueron los más grandes. Este último calcinó 1.931 hectáreas y sembró el pánico entre los vecinos, ya que las llamas llegaron a los núcleos de población. También hay que recordar el incendio de clarado en Verín el 3 de agosto, que se inició con una decena de focos simultáneos, y cercó a la villa arrasando 1.000 hectáreas. En este caso, los agentes de la Guardia Civil detuvieron la semana pasada a una vecina de Ábedes como principal sospechosa de su origen.

 

El resto de los incendios de Monterrei no llegaron a superar el millar de hectáreas, solo el de Videferre (Oímbra) se aproximó con poco más de 900. En total, la comarca registró 11 incendios entre julio y agosto, salvándose solo el concello de Monterrei de sufrirlos. Los montes de Oímbra fueron los más afectados, con hasta seis focos diferentes en las parroquias ya mencionadas, en la capitalidad del municipio, en San Cibrao, en As Chas y en Bousés.

 

Por otro lado, en la comarca de Viana no se libra ningún municipio de las consecuencias de esta trágica oleada. Tanto Viana, como Vilariño, A Mezquita y A Gudiña registraron incendios este verano. Al margen del registrado en Vilariño, que calcinó la mitad del Parque Natural de O Invernadeiro, el fuego de Pereiro, en A Mezquita, fue el más dañino al quemar 223 hectáreas. La colaboración vecinal fue crucial en este caso para evitar el avance de las llamas, que se aproximaron al núcleo de población. En total, en esta comarca ardieron cerca de 7.500 hectáreas.

El verano deja cifras históricas de superficie calcinada en el distrito forestal de...
comentarios