luns 27.01.2020

Más de medio millar de verinenses adelantan el fin de año con las campanadas de la discordia por el cierre del paritorio

Feijóo -caricaturizado por Fernando Fumaces "O do pilón"- acabó siendo expulsado del escenario al grito de "Fóra, fóra". | FOTO: EFE / Brais Lorenzo
Feijóo -caricaturizado por Fernando Fumaces "O do pilón"- acabó siendo expulsado del escenario al grito de "Fóra, fóra". | FOTO: EFE / Brais Lorenzo

Quizás el próximo 31 de diciembre, a la hora de la verdad, es decir, doce de la noche, los madrileños que se congreguen en la Puerta del Sol de la capital no soporten las bajas temperaturas que camino del punto de encuentro fijado combatieron el casi millar de verinenses que decidieron anticipar el 2020 con doce campanadas muy particulares, las de la cada vez más imaginativa protesta del colectivo en torno a su grito de guerra: #VerínNonSePecha

Poco antes de las once y media de esta mañana comenzaban a darse cita, en la cara sur del hospital de Verín y ante las puertas principales del estadio de fútbol José Arjiz, cientos de verinenses y de oriundos de los concellos limítrofes afectados por la reducción de servicios en el centro hospitalario comarcal. Llegaban con muchas ganas de fiesta, pero con muchísimas más de reivindicar, entre otros, la reapertura del paritorio comarcal, verdadera punta de lanza del movimiento que tantos quebraderos de cabeza está proporcionando al Ejecutivo gallego y que días atrás se cobraba la cabeza de Miguel Ángel Abad, el gerente del hospital, abandono que se hizo público ayer -como así adelantó Diario do Támega- con la convocatoria oficial de la provisión de la nueva plaza. 

En el escenario, un campanario de cartón piedra con las doce horas fijas en el reloj y una suerte de gong más parecido a una paellera familiar que a un instrumento musical, pero tremendamente eficaz a la hora de marcar las primeras campanadas adelantadas del año 2020. No faltaron ni los cuartos, ni tampoco los tambores, que más que coincidir con el martillazo de las uvas, sonaban a eco del anterior. 

Y, lo más representativo, singular y, por supuesto, ocurrente de lo vivido esta mañana fue el dúo -o trío- sobre el tablado. Un viejo conocido de la comarca, Fernando Chao -Fernando Fumaces "O do pilón", famoso por su extraordinaria interpretación en uno de los Entroidos verinenses del rocambolesco caso de Manolo Viéitez, o Manolo "de Xaniño", el varón de Ordes que un lunes 15 de febrero de 2016 caía a un lavadero después de abandonar "desorientado" un burdel de la zona y, al no poder salir por su propio pie, acabó reclamando a gritos la ayuda de los vecinos, que decidieron llamar a los servicios de emergencia para socorrerle-, su pareja artística Eva Ramos y Aurora Sola, en el papel más reivindicativo, fueron una a una anunciando las campanadas de la esperazanza, con Fernando y Eva en el papel de Alberto Núñez Feijóo y su esposa, la también Eva -Cárdenas-

A cada uno de los impactos del gong le seguía una petición y posterior respuesta del dúo artístico, con claras alusiones a la privatización paulatina de la sanidad pública o a las justificaciones esgrimidas por los diferentes responsables sanitarios para adoptar decisiones como la del cierre del paritorio el pasado 30 de noviembre. Así, hasta doce, con la posterior "foliada" añadida y sin faltar los oportunos puestos de pulpo -Conde, de O Carballiño-; empanada, bocadillos, "rixóns" e, incluso, caldo de Casa Nela, sin desmerecer el chocolate y los churros de los González de la villa

JULIOJulio Viéitez, edil socialista en Verín, provisto de caldo y "rixóns". | FOTO: Xosé Lois Colmenero.

Feijóo ya tiene, en Verín, su particular romería, 27 años después de que Cuíña y Manuel Fraga eligiesen Monte Faro para las tradicionales y posteriores del Partido Popular: la del "parto" de un movimiento que el cierre del paritorio verinense le ha generado. 

Más de medio millar de verinenses adelantan el fin de año con las campanadas de la...
comentarios