venres 22.11.2019
Luis Arbolí abandonó su carrera como topógrafo en estructuras viarias para abrir su tienda de productos naturales a granel

El estepeño que sí creyó en Verín

En La Alacena de Luis Arbolí uno llega a viajar décadas en el tiempo. Mantiene la esencia de las tiendas de antaño, donde el plástico todavía era una utopía y la calidad se olía nada más hacer sonar las campanillas de la puerta

Una verinense lo "atrapó" y él ha querido devolverle a la villa el gesto presentándoles lo mejor de la tierra que lo vio nacer, Estepa, en Sevilla

Luis Arbolí, estepeño afincado en Verín y que ha decidido abrir, en la plaza Mayor, una tienda de productos naturales.
Luis Arbolí, estepeño afincado en Verín y que ha decidido abrir, en la plaza Mayor, una tienda de productos naturales.

Hay determinadas personas, lamentablemente la mayoría, que aparecen en la vida de otras para complicársela sobre manera. Pero, también está el resto, aquellas que se cruzan en una determinada conjunción del espacio y el tiempo -parafraseando al más loco del dúo protagonista de Regreso al Futuro- y hacen que tu existencia dé varios vuelcos en uno para acabar regresando a aquellos lugares donde amó la vida, más de chiquitín. 
Quizás esta breve pero intensa introducción resume la paradoja vivida por el protagonista que, con sus productos naturales, intenta desintoxicar un fin de semana aciago de tóxicas ingestas. 

Luis Arbolí es sevillano de Estepa y topógrafo de profesión. El AVE, sin llegar todavía a estos lares, lo trajo hasta aquí como técnico. No tardó en cruzársele una gallega -de los Pato verinenses- en su camino, hasta el punto de acabar marcándole su futuro empresarial en tierras galaicas sin olvidar sus saladas y también dulces raíces estepeñas. 

arboli2En esta pequeña pero lograda tienda hallarán todo aquello que seguro no encontrarán en ningún supermercado.

Quiso, en todo caso, premiarla con una estancia de cuatro años en tierras cataríes, donde participó, ejerciendo su profesión, en la construcción de una importante infraestructura viaria. Sin embargo, quizás desde que llegó a Verín, tuvo el presentimiento de que no se iría, y sí la confirmación de que algo en su interior le pedía emprender, con los ahorros de su experiencia extranjera, en la villa, y más concretamente, en el casco viejo. 

Hubo, evidentemente -marca de la casa de la conciencia colectiva de esta comarca-, quien intentó por activa, pasiva y "perifrástica" convencerle de lo erróneo que resultaría abrir una tienda de productos naturales y a granel donde el plástico fuese el enemigo principal a batir. Pero él, con una terquedad más propia de los gallegos que de sus compatriotas sevillanos, decidió, con su tesón, convencerles a ellos de lo contrario. Y, así, desde el pasado día 31 de octubre, su principal empeño es ése, convertir a La Alacena en un espacio de referencia donde la calidad y el respeto por el medio ambiente priman sobre cualquier otra consideración.

arboli4La Abuela Asunción -y sus coetáneas- siguen elaborando los barquillos de chocolate al más puro estilo tradicional, esto es, a mano. 

Los mejores polvorones de Estepa llegan con el cariño de quien se los envía. Las principales firmas de la localidad que lo vio nacer están ahora en manos de compañeros de pupitre antaño y con los que se emociona al recordar, en una breve conversación, el ánimo, apoyo y facilidades que le han proporcionado en esta su nueva aventura, la primera empresarial. "Tenía claro que quería hacer algo que fuese útil para todo el mundo. En mi estancia en Oriente comprobé la gran importancia que las especias tenían en su alimentación, pero no como nosotros lo entendemos, de darle sabor a los alimentos. Ellos las utilizan incluso preventivamente, su uso está muy ligado a los beneficios que reportan. Yo, intentaba presumir con mis tortillas de patatas, y me decían que si era un postre, porque no estaban nada condimentadas", apunta. 

Creo que la gente de aquí se lo merece, se merece tener la posibilidad de encontrar productos que os aseguro que no van a encontrar en ningún supermercado. La gente va a estar contenta, he traído cosas que por mi experiencia en este pueblo he comprobado que no habían llegado

Los olores, sabores y espectacular colorido de los zocos le imbuyeron ya en el desierto de la posibilidad de emprender en Verín algo similar, "porque creo que la gente de aquí se lo merece, se merece tener la posibilidad de encontrar productos que os aseguro que no van a encontrar en ningún supermercado. La gente va a estar contenta, he traído cosas que por mi experiencia en este pueblo he comprobado que no han llegado", recalca Arbolí. 

Pero no solamente se encontrarán producto de lo más exótico, natural y vegano. El buen aceite tiene un especial protagonismo en una tienda donde tampoco cierran puertas a la producción autóctona gallega: si la visitan tendrán a su disposición delicatessen como choricillos con queso envasados o paté del preciado pulpo

arboli3Toda la representación de la conocida localidada sevillana de La Estepa está presente en La Alacena verinense

Por supuesto, los más adictos a la glucosa en vena, tienen, en La Alacena, el mayor surtido de mantecados que se puedan imaginar, directamente servidos de la cuna del polvorón, la misma de nuestro protagonista. 

El estepeño que sí creyó en Verín
comentarios