sábado. 13.07.2024
El jefe del Servicio de Ginecología del Hospital de Verín, Francisco Javier Castrillo.
El jefe del Servicio de Ginecología del Hospital de Verín, Francisco Javier Castrillo.

Julio García Comesaña, el ya exconselleiro de Sanidade, no quiso abandonar sus responsabilidades como máximo gestor de la sanidad pública gallega dejando cabos sueltos. Y uno de ellos era el discutido expediente que su subordinado en Ourense, Félix Rubial, había instado contra el médico palentino y ginecólogo en el Hospital de Verín, Francisco Javier Castrillo Gutiérrez.


Con fecha 10 de abril de 2024, la secretaria general técnica de la Consellería de Sanidade, Natalia Lobato, firmaba la resolución en la que le comunicaba al doctor Castrillo el archivo de las actuaciones del expediente disciplinario con el que pretendían sancionar al especialista verinense por intentó impedir el traslado de una de sus pacientes y su recién nacida desde Verín a Ourense, pocos días después de conocerse la decisión de Alberto Núñez Feijóo de cerrar el paritorio comarcal. 

Aunque la propuesta de sanción se había reducido a únicamente dos días de empleo y sueldo, al galeno Castrillo Gutiérrez le preocupaba que su dilatada carrera profesional se viese oscurecida por la inclusión en su expediente de una sanción tal, por muy de poco calibre que fuese. 

García Comesaña no llegó a contestar al recurso de alzada presentado por el médico, pero tampoco llegó a resolver contra él el expediente, dejando que prescribiesen las actuaciones por falta de resolución. Una elegante y discreta manera de enmendarle la plana a las intenciones del todavía gerente de Área de Ourense, Verín e O Barco, Félix Rubial, verdadero y único impulsor de ese ya cerrado expediente sancionador contra el doctor Castrillo.  

Comesaña se despidió archivando el expediente que Rubial instó contra Castrillo