martes 30/11/21
Una gran cantidad de mujeres se sienten cómodas con la calidad de la asistencia ofrecida en el hospital verinense

Paritorio de Verín: la lucha que no cesa de un equipo de "protocolos amables"

''Aún quedan bastantes mujeres por parir de aquí a final de año. Esto sin contar las que se derivaron a Ourense mientras estuvo el paritorio cerrado en el mes de enero. Posiblemente ya llevaríamos cerca de 120. Hay una media de entre 11 y 13 partos al mes'', dicen desde el paritorio verinense. Hemos hablado con algunas de las madres que han elegido Verín para dar a luz en un año tan convulso.

Paritorio de Verín
Las puertas del paritorio de Verín volvieron a abrirse, tras dos meses cerradas, en febrero de 2020. | FOTO: Archivo DdT.

Tras todo el revuelo montado por el cierre del paritorio de Verín, desde Diario do Támega se da voz a las propias madres, que cuentan sus experiencias desde una perspectiva diferente a la que se podría tener de los sanitarios. Todas ellas defienden la idea de que ''la calidad del servicio es óptima y el trato de los especialistas es inmejorable''. Así lo suscribe Alba Quevedo Rieiro, una de las madres, que tras dar a luz en Verín y Ourense nos aporta una comparativa de las sensaciones vividas: ''Quedei descontenta en Ourense porque non respectaron o meu plan de parto, polo que eu e a miña parella estabamos sempre á defensiva. Ademais, non me permitiron estar acompañada nin estar pel con pel co bebé, a pesar de que foi unha cesárea sen risco. En resumo, os protocolos son máis amables en Verín que en Ourense. A maiores, co tema da Covid son aínda máis estritos''.

Os protocolos son máis amables en Verín que en Ourense. A maiores, co tema da Covid son aínda máis estritos (Alba Quevedo Rieiro)

65ccf141-77d0-499e-a9b0-b346ae8024efAlba Quevedo Rieiro con sus hijos. | FOTO: Alba Quevedo Rieiro.

De hecho, este fue el motivo principal por el que esta ourensana ha decido reclamar por la defensa de sus derechos y conseguir una atención similar a Verín en el Hospital Provincial. Como ella, otras mujeres se sumaron en la preparación de un texto de reclamación conjunta.

 

Con esta declaración como base, es necesario recordar los comienzos de todo el escándalo que trajo consigo la decisión de poner fin a la continuidad del paritorio verinense, frustrada por la enérgica batalla emprendida por los profesionales del hospital comarcal y de toda la ciudadanía de la villa y su entorno. 

  • El inicio de la lucha

Ya pasó un año desde aquel 22 de noviembre en que el que Félix Rubial, gerente del área sanitaria, decidiera anunciar el cierre del paritorio y de las urgencias pediátricas de Verín. Esta decisión, fundamentada en la opinión de 44 profesionales del Centro Hospitalario de Ourense, se apoyaba en el reducido número de partos registrados en las instalaciones del hospital, lo que, según ellos, daba lugar a una falta de pericia en el desarrollo de las funciones sanitarias. Dicha circunstancia, según afirmaban dichos expertos, ''podía poner en riesgo la seguridad de la madre y del bebé'', por lo que muchas madres eran redirigidas al CHUO. Sin embargo, poco a poco los miembros del centro sanitario fueron demostrando que estas acusaciones estaban totalmente alejadas de la realidad.

''Realmente lo querían cerrar porque según sus cuentas no era un servicio eficiente desde el punto de vista económico. Lo que pasa es que nunca se atrevieron a decir que lo querían cerrar por un mero recorte. Entonces lo que hicieron fue cargar contra los profesionales diciendo que no teníamos pericia, que el servicio no reunía los criterios mínimos de seguridad y calidad…'', así hablaba María Belén Vázquez Gómez, una de las matronas con 7 años de experiencia en el centro. Como ella pensaban muchos trabajadores y vecinos de la localidad. Esto desembocó en una manifestación multitudinaria y demás actos de protesta delante del hospital y por las calles de la villa verinense, con el objetivo de defender los derechos no solamente de los profesionales sanitarios, sino también de las madres que quieren dar a luz cerca de sus casas, en un edificio donde se sienten cómodas. Así proseguía la matrona: ''Las mujeres entran en el paritorio como si fuera su casa; nos conocemos todas por nombre y apellido, conocemos a su familia, conocemos su historia. Es un trato totalmente personal que jamás puede darse en un hospital grande, ya que es inviable por el volumen de trabajo''.

Es un trato totalmente personal que jamás puede darse en un hospital grande, ya que es inviable por el volumen de trabajo (María Belén Vázquez Gómez)

Posteriormente, un cambio en la dirección del hospital provocó la llegada de Guillermina Agulla, permitiendo la inclusión de nuevos especialistas en el centro, que respondieran a las demandas de la mayor parte de los verinenses. Así, tras las protestas, finalmente, el lunes 3 de febrero se reabrió el servicio del paritorio, contando por primera vez desde 2006 con asistencia pediátrica.

En lo referente a los nacimientos, actualmente se elevan a 104 los partos que ha acogido el centro y desde allí informan que ''Aún quedan bastantes mujeres por parir de aquí a final de año. Esto sin contar las que se derivaron a Ourense mientras estuvo el paritorio cerrado en el mes de enero. Posiblemente ya llevaríamos cerca de 120. Hay una media de entre 11 y 13 partos al mes''.

Aunque estas cifras no son muy altas en comparación con otros centros, encontramos una tendencia similar en otros hospitales comarcales como el de Monforte, Burela, Cee, Salnés y Valdeorras; que lleva a concluir en la existencia de un descenso en la natalidad que afecta no solo a Verín, sino a Galicia. De hecho, el año pasado la tasa de natalidad se situó en 5’78 puntos, una de las más bajas de toda España.

  • Calidad en los partos

A pesar de estos datos, una gran cantidad de mujeres se sienten cómodas con la calidad de la asistencia ofrecida. Así lo afirmaba Adriana Martínez Losada, una de las tantas mujeres que por voluntad propia ha decidido dar a luz en Verín: ''Catalogo el trabajo de las matronas como sobresaliente porque intentaron respetar todas mis decisiones, dentro de lo que se podía. También me informaron de todas las intervenciones que me iban a hacer, poniéndome de protagonista en todas las decisiones. En general, no tuve ninguna necesidad que el Hospital de Verín no pudiera cubrir''. 

Catalogo el trabajo de las matronas como sobresaliente  (Adriana Martínez Losada)

Al igual que ella, Noelia Quintas Rodríguez cuenta su punto de vista después de haber parido en el hospital de Ourense y, en una segunda ocasión, en el de Verín, donde reside. ''En Verín son mucho más dados, están más pendiente de ti, tanto en el embarazo como después de este. Yo aún sigo teniendo contacto con ellos y voy a revisiones. El trato es mucho más amable porque te sientes como en casa. En este sentido el hospital de Ourense es mucho más frío, al igual que las instalaciones, lo que se puede deber a que hay un mayor volumen de partos''. Sin embargo, también apunta que ''nivel material deberían tenerlo mucho más en cuenta y destinar más fondos a mejorar la calidad del servicio''.

El trato es mucho más amable porque te sientes como en casa (Noelia Quintas Rodríguez)

En esta misma línea, Josefina Ferreiro, que además de ser madre trabaja en el centro, cometa que, ''como é un hospital pequeño, fáltalle unha incubadora para non ter que separar a nai e fillo, levándoo a Ourense. Pero polo resto, somos profesionais como a copa dun pino''.

Somos profesionais como a copa dun pino (Josefina Ferreiro)

Otra de las madres, Aída Elisa Rodríguez, cambió de hospital tras no recibir una atención de calidad. ''Non estaba moi conforme co seguimento que me estaban facendo en Ourense, pois os especialistas tiñan un trato moi distante. Ademais, pasei todo o confinamento sen ningún tipo de  control por parte de eles e entereime que en Verín pois si o facían''. 

Non estaba moi conforme co seguimento que me estaban facendo en Ourense, por iso cambiei para Verín, porque aquí si facían controis no confinamento (Aída Elisa Rodríguez)

69658142-7665-4489-8172-4a0b5e12ba4bAída Elisa Rodríguez. 

  • Unas matronas pioneras

Además de brindar soporte, cuidado y asesoramiento a las mujeres durante el embarazo las matronas verinenses han llevado a cabo una labor totalmente innovadora y de reconocimiento en Galicia con la introducción de clases online para las madres, debido a la situación actual de pandemia. ''No esperábamos para nada el éxito que tuvimos. Nosotros empezamos cuando, por la situación de la Covid, se suspendieron las clases y decidimos hacerlas online para que las mujeres de Verín no se quedaran sin ellas. Desde que empezamos en el mes de marzo ya hay apuntadas unas 250''. En dichas clases se tratan temas diversos como la lactancia materna, cuidados del recién nacido, el parto, los cuidados en el puerperio…, es decir, todos aquellos asuntos que las mujeres se van a encontrar durante el embarazo, el parto y el postparto.

El artista ourensano Mon Devane se encargó de humanizar el paritorio de Verín.El artista ourensano Mon Devane se encargó de humanizar el paritorio de Verín. | FOTO: Xosé Lois Colmenero. 

La importancia y necesidad de este tipo de clases dio lugar a que mujeres de todas partes de la comunidad se apuntaran, puesto que no disponían de una función semejante en sus lugares de residencia.  Así lo aclaraba la viguesa Estefanía Rodríguez Pérez, una de las asistentes a las charlas, ''En Vigo no se iban a hacer cursos de preparación al parto y yo era primeriza, por lo que tenía mucho miedo. Además, con el confinamiento no podía ir a ningún lado. Así que me apunté y quedé muy contenta. Son muy amables y aprendía mucho; mucho mejores que la matrona que me toca en Vigo''.

Son muy amables y aprendía mucho (Estefanía Rodríguez Pérez)

''Síntome moi cómoda porque podemos participar en calquera momento e non é necesario vernos as caras''. Esta es una de las ventajas de las clases online que menciona Josefina Ferreiro. De esta manera, las mujeres se sienten mucho más cómodas y pueden recibir una atención más personalizada, puesto que la aplicación que permite las conferencias dispone de un chat donde pueden hablar abiertamente de aquello que les pueda preocupar, sin necesidad de interrumpir la clase. A mayores, también les facilitan un teléfono de asistencia 24 horas por si tienen alguna duda particular que no quisieron o no se acordaron de preguntar en el chat, lo que posibilita una atención más continuada.

  • La lucha continúa

Después de todo este recorrido, se puede afirmar que la labor que realiza el equipo de Ginecología y Obstetricia de Verín es esencial, no solo para la propia localidad, sino también para el resto de la provincia e incluso de la comunidad. Esto se debe, a que intentan desenvolver una actividad que beneficie a todas aquellas mujeres que tienen que dar a luz. ''Se nos cae el alma a los pies al ver que están desatendidas. Nosotras hemos puesto todo a su alcance para darle solución a sus problemas'', así lo afirmaban desde el paritorio.

A mayores, mujeres como Noelia Quintas recomiendan las instalaciones del centro para dar a duz. ''Lo recomiendo sobre todo por higiene y comodidad. Además, el paritorio se reformó hace poco por lo que tiene un aspecto más familiar y acogedor. Todo es más actual. Mientras que, el paritorio de Ourense, al tener muchos años, tiene aspecto de frío por las paredes de aluminio y azulejo''.

El paritorio de Ourense, al tener muchos años, tiene aspecto de frío por las paredes de aluminio y azulejo (Noelia Quintas)

A pesar de todo esto, el equipo seguirá luchando para mantener el paritorio abierto y por la mejora de sus servicios. Pero, como afirma Belén, matrona, todos sus actos pueden caer en saco roto, si no se cambia la gerencia: ''Al final dependemos de Ourense. Es complicado conseguir avances para el Hospital de Verín si la gerencia de Ourense no está por la labor de que así sea. Creo que estamos demostrando que somos un servicio esencial para esta comarca y que ofrecemos otra forma de entender un momento tan importante en la vida de una madre, que es el del parto. Y en esa lucha seguimos", concluye la matrona Vázquez Gómez. 

La matrona y psicóloga María Belén Vázquez, en el paritorio verinense.La matrona y psicóloga María Belén Vázquez, en el paritorio verinense. | FOTO: Xosé Lois Colmenero. 

  • La clara venganza en forma de expediente

Y es que cuando las aguas ya se rompían mucho más tranquilas, superando incluso las estadísticas de los dos últimos años en número de partos, desde Santiago han decidido activar, de nuevo, un expediente disciplinario que ya había sido puesto en marcha en enero de 2020 desde Ourense. La Plataforma en Defensa da Sanidade Pública da Comarca de Monterrei ha vuelto a llamar a la acción a sus huestes porque, aunque parecía todo lo contrario, la lucha del paritorio verinense todavía está activa. Félix Rubial consiguió, con la dirigida incoación de un expediente disciplinario al jefe del Servicio de Ginecología del hospital de Verín, Javier Castrillo, hacer brotar lava, todavía incandescente, de un volcán que se antojaba inactivo y que ha vuelvo a entrar en erupción: el de la defensa de los servicios indispensables en un hospital comarcal y, como no, de la profesionalidad e integridad de sus sanitarios.  

Paritorio de Verín: la lucha que no cesa de un equipo de "protocolos amables"
comentarios