jueves. 18.04.2024
El equipo de Solleira. | FOTO: Anabel G. Simón.
El equipo de Solleira en la celebración del pasado año, el cuarto. | FOTO: Anabel G. Simón.

Este viernes, desde las 17:00 horas, usuarios, familiares y autoridades están llamados a la celebración del quinto aniversario de la apertura del centro de día municipal Solleira, que contarán, además de con una especial merienda para todos los asistentes, con acompañamiento musical de manos de la Banda de Música de Verín -con su Chiquiband- y del profesor y violoncelista David Rodríguez Rivada

Usuarias de Solleira, en una de las actividades que organizan sus profesionales. | FOTO: Noelia Caseiro.
Usuarias de Solleira, en una de las actividades que organizan sus profesionales. | FOTO: Noelia Caseiro.

El centro de día municipal de Verín abrió sus puertas al público el 8 de abril de 2019, menos de un año antes de la llegada de la pandemia que le obligó, como al resto de establecimientos, a cerrar sus puertas desde el 14 de marzo hasta finales del mes de junio de 2020.

La buena acogida que tuvo en los primeros meses de funcionamiento se vio truncada con la declaración del estado de alarma y sus posteriores réplicas. Su cierre dejó desamparadas a un buen número de familias que vieron como sus mayores se deterioraban a marchas forzadas al haber prescindido de los cuidados que su equipo profesional les brindaba todos los días. 

Las consecuencias del cierre de centros de día para los adultos mayores y sus familias fueron más que notables en ese período: "Problemas para conciliar la vida familiar y la vida laboral, pérdida de rutinas que resultaban esenciales para las personas mayores, limitación de las actividades orientadas a la población de edad avanzada, deterioro psicológico, físico y emocional de los ancianos y las personas dependientes, falta de atención terapéutica fundamental para mejorar o mantener la autonomía personal del mayor o conflictos en el hogar al no saber cómo gestionar esta situación" fueron algunas de ellas, como así nos describe su directora, Chelo Ferreiro. "Aún así, gran parte de aquellos usuarios que se repusieron a la pandemia siguieron confiando en nosotros y en un centro de día que no registró, en ese periodo, ningún contagio o brote en su interior".

Servicio esencial

Solleira abanderó también la lucha contra la decisión del por entonces presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, de no declararlos actividad esencial. Precisamente para evitar que se siguiesen incrementando los efectos perniciosos a un mayor privado de "su" centro de día: "Fue una lucha que consideramos muy necesaria. Lejos de cualquier inclinación política, nosotros teníamos a diario contacto con las familias de nuestros usuarios y conocíamos en todo momento como estaban evolucionando, lamentablemente para peor. Por eso insistimos tanto en que los centros de día debían reabrir antes que cualquier cafetería", recuerda Chelo Ferreiro

Chelo Ferreiro, directora do Centro de Día Raiola de Verín.
Chelo Ferreiro, directora del Centro de Día Solleira de Verín.

Y, así fue. Comenzaron a reincorporarse todos aquellos usuarios que forzosamente lo abandonaron y "llegaron nuevos, hasta afortunadamente contar con una ocupación que en estos momentos está cercana al 90 por ciento", dice su directora, que se siente, y así quiere recalcarlo, "muy orgullosa del magnífico equipo de profesionales con los que cuento y del cariño que todos y cada uno de nuestros usuarios y sus familias nos han transmitido durante estos cinco años. Estamos muy felices de haber contribuido, humildemente, a proporcionar un poquito de mejor vida a nuestros mayores en su epílogo", concluye la directora. 

NOTICIAS VERÍN | Solleira celebra este viernes su quinto aniversario batiendo récord de...