Domingo. 03.03.2024
PISCINAS VERIN-18
El suceso aconteció poco después de las 19:00 horas en las piscinas de Verín.

Momentos de verdadera tensión, angustia e incertidumbre se vivieron este tarde en las piscinas municipales de Verín, poco después de las siete de la tarde. 

Un joven portugués de unos veinte años sufría una indisposición en el agua y él mismo acababa acercándose al bordillo del vaso grande. Un socorrista se percataba inmediatamente de su indisposición y corrió a socorrerle. Había entrado en parada cardiorrespiratoria y una miembro de la Agrupación de Protección Civil de Verín -auxiliar de enfermería-, apoyada por los socorristas, empezó a realizarle la maniobra de reanimación manualmente al no disponer de desfibrilador las instalaciones municipales. 

Fueron avisados los servicios de emergencia del 112 Galicia, que derivó inmediatamente a una patrulla de la Guardia Civil. Y también a una ambulancia, aunque fue ésta la que tardó más de lo debido en llegar para indignación de todos los presentes

La angustia que estaban viviendo los allí concentrados crecía exponencialmente. El joven seguía siendo reanimado por socorristas y la auxiliar de enfermería que se encontraba disfrutando de la tarde del domingo. El hombre se disputaba entre la vida y la muerte a la espera de una ambulancia medicalizada que no llegaba. Fueron los usuarios los primeros que dieron el alto a una de ellas que transitaba por la avenida de Portugal con un traslado camino de Ourense. No era la que esperaban, evidentemente, pero sí sirvió para que el conductor cediese el desfibrilador que llevaba en la unidad a los socorristas que estaban prestando ayuda al malogrado usuario. 

Más tarde llegaría otra unidad de soporte vital básico -no medicalizada-, que fue la que acabó trasladando al hombre al hospital de Verín. Habían trascurrido 17 minutos según los testigos presenciales, para indignación de todos los presentes. La que tenía que haber prestado servicio por la gravedad de la urgencia llegó cuando ya la segunda de ellas estaba en camino. También se acabó requiriendo la presencia del helicóptero del 061. 

La pericia de los socorristas, con la ayuda de algunos de los usuarios con conocimientos médicos, logró salvarle la vida al joven, contra el que confabularon todas las circunstancias adversas: falta de equipamiento básico en las instalaciones municipales y demora en la llegada de la unidad de emergencias

NOTICIAS VERÍN | Salvan la vida de un joven portugués que entró en parada en las piscinas