Venres. 09.12.2022
El alcalde barquense rivaliza con Villarino este domingo por la secretaría provincial

Alfredo García: "Si el partido no está unido, no podemos plantearnos grandes retos"

El alcalde de O Barco, Alfredo García, cerró en la ciudad de Ourense su campaña provincial a la secretaría general de su partido en Ourense.
El alcalde de O Barco, Alfredo García, cerró en la ciudad de Ourense su campaña provincial a la secretaría general de su partido.

La familia socialista provincial vuelve este domingo a las urnas. Tras reestructurarse la organización a nivel autonómico, con la llegada por la mínima del alcalde de As Pontes y presidente de la Deputación de A Coruña, Valentín González Formoso a la secretaría general del PSdeG; es el turno de que cada uno de los cuatro territorios provinciales tiren del listado de afiliados para convocarlos a nuevos comicios internos

Rafael Rodríguez Villarino y Alfredo -Laudelino- García Rodríguez -este, alcalde de O Barco y rival político interno del primero- representan las dos únicas opciones a la secretaría provincial ourensana de su formación. 

Diario do Támega entrevistaba al escudero del primero, su secretario de Organización en la provincia, el verinense Juan Carlos Francisco Rivera. Turno, hoy, para el candidato barquense, quien días atrás se acercó a la villa para explicar a los militantes que hasta la Casa da Cultura quisieron acudir, su proyecto de renovación para los próximos cuatro años. Le presentó el alcalde Verín, Gerardo Seoane, curiosamente un independiente pero que le profesa público respeto por la gestión de García Rodríguez en los casi seis mandatos al frente del consistorio barquense. 

¿Qué hace un leonés optando a presidir el PSdeG ourensano?

Yo, realmente tengo que decir que ya no soy leonés, ya soy barquense. Soy un gallego más. 

Casi seis mandatos al frente de la alcaldía de O Barco. Menudo carné de presentación... 

Desde el año 36, empecé siendo la lista más votada, la del Partido Socialista en O Barco, cuando yo llegué. Fue un mandato, el de 1999, del que guardo un gratísimo recuerdo. Ahora que tanto se denostan los gobiernos de coalición, y los gobiernos en minoría, en esa primera me tocó pactar todo. Esa cierta fama de negociador que me precede, de alcanzar acuerdos, probablemente sea mi modesto carné de presentación, además de los resultados obtenidos municipales tras municipales en O Barco. Creo que con mi gestión están contentos incluso los que no me votan. Pero no quiero atribuirme ningún mérito. Y de hacerlo, el único, puede ser el de haberme reunido siempre de un buen equipo. Gente que llegaba para trabajar, que tenía ideas, que quería ponerlas en marcha y que quería cambiar el pueblo. 

Gerardo Seoane, Alfredo García  -centro- y Vicente Gómez, en el acto de campaña del alcalde barquense en Verín.Gerardo Seoane, alcalde de Verín; el candidato Alfredo García y el regidor de Castrelo do Val, Vicente Gómez. 

Un viejo refrán gallego dice aquello de "de vello, gaiteiro". ¿Por qué da ese paso al frente?

Hasta hoy no quise salir nunca del mundo municipal. Es la política que me gusta, y nunca tuve apetencias por lo orgánico, la verdad. ¿Y por qué ahora? Pues tampoco entraba en mis cálculos, mis propios amigos veteranos me llamaron sorprendidos. Y yo les respondí que me sorprendí a mí mismo. Considero, y lo he visto en los actos con los compañeros militantes en los últimos días, que la gente está muy desanimada, que el partido no está funcionando. Habló mucha gente conmigo y me hicieron ver que la situación no era buena. Para no seguir dividiendo más al partido, pensé que igual era bueno una candidatura potente con mucha gente detrás. Este partido necesita mucho diálogo, mucho sentarse, en las agrupaciones pequeñas pero también en las grandes. 

¿Echó en falta ese diálogo en los últimos cuatro años?

Sí, por supuesto. Desde junio de 2019, en el que tomamos posesión los alcaldes, no ha habido ninguna reunión de alcaldes de la provincia. Esto no pasó nunca antes con ningún secretario general. Hay que cambiar el modelo y el modelo es que la dirección provincial esté con los militantes, y vaya a las agrupaciones y hable con ellos. Y no solamente la dirección provincial, sino el resto de cargos institucionales. 

Su rival saca pecho de los últimos resultados electorales. 

Los resultados dependen de muchos factores. "Paco" Rodríguez obtuvo en el 2007 y en el 2011 mejores resultados que en las últimas elecciones, no solamente en votos sino que también en concejales. Yo no niego que se obtuvieron buenos resultados pero... ¿solamente fue por la dirección provincial? Hombre, algo tendríamos que ver los militantes que agrupación a agrupación trabajamos y creo que también algo tuvo que ver el empujón de Pedro Sánchez. No es bueno presumir tanto de algo colectivo y apropiárselo como algo personal. La realidad es que siendo la lista más votada en Ourense y perdiendo Baltar la mayoría absoluta en la Diputación, no tenemos nada. Es evidente que no rematamos la faena. 

Los ourensanos están esperando a que en el Partido Socialista haya seriedad y rigor para darles la alcaldía. Y eso nos puede abrir todas las puertas, incluidas las de la Diputación

¿Cuál es entonces su propuesta de mejora, de cambio?

Pues muy sencilla, motivar a los militantes. Porque los militantes no están unidos si no están motivados. A partir de esa motivación, quiero que las agrupaciones crezcan. Si somos capaces de motivar a esa militancia, seremos capaces de hacer mejores listas, de encontrar a los mejores candidatos, capaces y competentes en cada uno de los concellos para obtener algo que para nosotros es fundamental: mejores resultados. Todo ello sin olvidarnos de apaciguar a la capital, porque los problemas de la ciudad nos terminan pasando factura a todos. Los ciudadanos de Ourense no se merecen estos últimos ochos años que van a perder. Los ourensanos están esperando a que en el Partido Socialista haya seriedad y rigor para darles la alcaldía. Y eso nos puede abrir todas las puertas, incluidas las de la Diputación. 

¿Cree que la fórmula de primarias es la más idónea para una formación política?

Creo que no hay fórmula perfecta, sin duda. Pero las primarias tienen una ventaja si se utilizan de manera adecuada. Si las utilizas para machacar a tu rival, acabará siendo negativa esa fórmula porque divides a la formación. Si se da, más tarde será mucho más difícil unir a la gente. Yo no quiero votos prisioneros. Si les gusta como está el partido y como funciona el partido, ya tienen el problema resuelto, que voten a los que están. Si por el contrario, no les convence, aquí estoy yo y mucha gente que está defendiendo mis propuestas. Yo quiero un voto libre, que el que me vote lo haga convencido de que con éste vamos a mejorar. 

¿Entre las motivaciones para optar a la secretaría está el de acercar también el Barco a Ourense?

Digamos que, de manera colateral, eso sí me ha motivado también. Es verdad, en Valdeorras, desgraciadamente, nos sentimos olvidados de las administraciones, especialmente de la ciudad. Está ya uno cansado de oír siempre la misma frase de que "es que estáis muy lejos". Necesitamos buenas comunicaciones pero lo que necesitamos es que se nos reconozca nuestra valía. Somos la comarca que más aporta al PIB de la provincia de Ourense. El hecho de que yo fuese secretario provincial nos daría otra visibilidad, y desde ese punto de vista sería bueno para Valdeorras, y lo que es bueno para Valdeorras lo será también para Ourense. 

No puede ser que los ciudadanos de la provincia de Ourense sean desiguales en función de a quien elijan como alcalde

Pongamos que este lunes es el nuevo secretario provincial. ¿Cuáles son sus objetivos a cuatro años vista?

El primero, sin duda, unir el partido. Si el partido no está unido, no podemos plantearnos grandes retos. El segundo gran objetivo sería conseguir el gobierno de la ciudad. Una vez perdida de nuevo la mayoría absoluta por Baltar, una negociación seria tendría que llevarnos a presidirla. Y urge alcanzarlos todos. Te doy un solo dato: la Diputación de Lugo a un concello como Verín, pongamos Sarria, le entregará este año medio millón de euros. Verín deberá conformarse con poco más de 53.000 de los planes provinciales. No puede ser que los ciudadanos de la provincia de Ourense sean desiguales en función de a quien elijan como alcalde. Y sí me gustaría dejar muy clara una cosa: si gano, voy a ser el secretario de la provincia de Ourense, y por lo tanto voy a defender a Ourense. Cuando haya un conflicto dentro de mi formación en el que estén en juego los intereses de la provincia, con Santiago o con Madrid, yo siempre defenderé Ourense. En el Barco, he presidido manifestaciones contra el gobierno de Feijóo, pero también me puse tras la pancarta contra el gobierno de Touriño. Y eso lo saben los vecinos. 

Alfredo García, alcalde de O Barco, en Verín

¿Cree que cuatro años son suficientes para consolidar un proyecto político? 

En mi caso, desde luego. Yo ya no me considero el futuro del Partido Socialista en esta provincia. Yo aspiro a crear un equipo potente, más que a mandar o dirigir, yo vengo a repartir juego a los compañeros. Este partido tiene mujeres y hombres jóvenes suficientemente preparados para empezar a tomar decisiones y para implicarse y trabajar. Solamente necesitan que se les deje, que se les dé cancha. Puede que mi discurso esté un poco alejado de la política actual de mucha confrontación. Pero sí estoy convencido de que es la política que quieren los ciudadanos. A mí me ha funcionado y espero que también me funcione a nivel provincial. Los ciudadanos quieren acuerdos. No entiendo la política actual, diga lo que diga uno el otro tiene que decir por sistema que no. Estoy plenamente convencido de que esa fórmula no es buena para la sociedad. 

Los ciudadanos quieren acuerdos. No entiendo la política actual, diga lo que diga uno el otro tiene que decir por sistema que no. Estoy plenamente convencido de que esa fórmula no es buena para la sociedad

Habla de acuerdos... ¿Habrá integración de la de verdad si gana?

En el partido que yo imagino, el que quiera venir a trabajar de verdad, pero a trabajar de verdad por el partido y para el partido, le vamos a dejar trabajar.