martes 17.09.2019
Los alcaldes integrantes del ente ya disuelto temen que las aparentes ilegalidades cometidas conlleven la devolución de las cantidades recibidas de la Unión Europea

Cuatro años después, el parque "multiaventura" de Laza sigue sin abrir porque lo construido no se ajustó al proyecto que subvencionó Europa

Cuatro años después de disolverse la entidad que promovió el "Bosque Máxico" de Laza, su estructura central, la cúpula, hace aguas, y la consultora que en su día participó en la redacción de los proyectos constructivos declina certificar la finalización de la obra porque lo allí levantando no se ajusta a lo proyectado.

Los alcaldes que integraron el consorcio "Portas de Galicia" tiemblan al pensar que la Unión Europea pueda exigir la devolución de las cantidades subvencionadas y "enterradas" en la aldea de Souteliño. 

El deterioro de lo allí levantando, como la zona de las lianas y los pasadizos, es evidente.
El deterioro de lo allí levantando, como la zona de las lianas y los pasadizos, es evidente.

Lo que iba a ser la referencia turística del Concello de Laza y de gran parte de la comarca de Monterrei, un parque de aventuras en el que el contacto con la naturaleza y las emociones fuertes sería su verdadero leitmotiv, hace aguas. La estructura central de lo allí edificado tiene su cúpula dañada y permite la entrada de agua, que ya ha provocado el deterioro del piso de madera de su interior. No existe el más mínimo viso de que el parque eche a andar y hasta ni el propio Concello de Laza, con su nuevo equipo de gobierno, tiene muy claro cuál será el camino a seguir, después de que la consultora técnica que desde el primer momento ha estado diseñando el proyecto, haya declinado certificar lo allí construido porque, según asegura en un escrito remitido a las partes intervinientes en el proceso el pasado 5 de junio de 2019, "tras la visita efectuada no se puede emitir un dictamen favorable al diferir sustancialmente la obra ejecutada con la proyectada". Además, recalcan que "no se dan las condiciones necesarias para poder asumir la responsabilidad de la firma y visado de un Proyecto Constructivo Modificado vinculado al proyecto original del Bosque Máxico, ejecutado sin informar a los técnicos responsables de su dirección, sin atender las especificaciones del proyecto constructivo y del cual, cuatro años después de su finalización, sigue sin adjuntarse la documentación técnica mínima imprescindible para su redacción".

lazacúpulaLa cúpula filtra agua y está deteriorando la madera del suelo de su interior. 

Para más abundamiento de lo anterior, la consultora es tan explícita en su renuncia que duda de que hayan existido los mínimos cálculos recomendados para llevar a cabo las cimentaciones de las construcciones, y así lo apunta de manera expresa en su escrito de renuncia: "Entendemos también que, en realidad, no existen dichos cálculos, ni planos constructivos ni documentación gráfica que acredite aspectos como las cimentaciones ejecutadas. Esto, junto con la premura y las prisas que se nos está tratando de imponer en los últimos días, ha generado una desconfianza que no permite asumir de buena fe tal responsabilidad".

IRREGULARIDADES DESDE EL MOMENTO INICIAL

Las primeras irregularidades comenzaron ya nada más adjudicarse el proyecto al portugués Artur Domingos Fernandes Cardoso, el único que se presentó a la licitación propuesta en noviembre de 2014. Seis meses después, con fecha 2 de junio de 2015, la gerencia de "Portas de Galicia", el ente constituido para crear una marca turística sólida capaz de cohesionar y coordinar la oferta turística de la zona, en el que participaban la Consellería de Cultura y Turismo y los doce ayuntamientos pertenecientes a las comarcas ourensanas de Monterrei y Conso-Frieitas -presidido por el exalcalde de Verín, Juan Manuel Jiménez Morán-, solicita la primera de las certificaciones a la consultora encargada de supervisar los trabajos.

El estudio técnico contesta al requerimiento relatando las primeras y flagrantes irregularidades por parte de "Portas de Galicia": "Durante la reunión y posterior visita a los terrenos en los que se ubica el proyecto, se constata que los trabajos se encuentran en un avanzado estado de ejecución, observándose las siguientes deficiencias: La empresa responsable de los trabajos de la Dirección de Obra -esto es, la propia consultora a la que le requieren la certificación- no ha sido informada del comienzo de los mismos. No se tiene constancia de la adjudicación definitiva de los trabajos a la empresa constructora (la limiana Explotaciones Medioambientales). El proyecto en ejecución difiere del proyecto original no aportándose el proyecto Modificado correspondiente. No se tiene constancia de la firma del acta de replanteo, ni de la apertura del centro de trabajo, ni de la existencia del Plan de Seguridad y Salud -condiciones mínimas exigidas para cualquier otra empresa de construcción que realice ejecuciones en el ámbito privado-. No existe nombramiento del Director de Obra ni del Coordinador de Seguridad y Salud", circunstancias que la consultora comunica al presidente de "Portas de Galicia". 

Dos meses después, el 31 de agosto de 2015 se emite, la, hasta por el momento, última certificación de obra por parte de la consultora, que declina seguir asumiendo la responsabilidad del control técnico porque "las obras se han iniciado siguiendo un proyecto constructivo diferente al aceptado en la adjudicación de las mismas, estando los trabajos sin finalizar y pendientes de la redacción de un proyecto modificado que recogiese los cambios finales".

MÁS DE 700.000 EUROS "ENTERRADOS" HASTA EL MOMENTO

Y, cuatro años después, así sigue el proyecto, después de consumirse más de 700.000 euros de las administraciones públicas enroladas por el exalcalde de Laza, José Ramón Barreal Novo. La Deputación de Ourense aportó 60.000 euros para abastecimiento, otros tantos para el saneamiento, y alrededor de 50.000 euros para la futura red de electrificación que está todavía sin completar, no se llegó incluso a cablear. Las obras ejecutadas con fondos del plan Marco supusieron otros 80.000 euros de las arcas públicas más otra cantidad similar sufragada por la Consellería de Medio Rural para el acondicionamiento de las pistas de concentración que daban acceso al lugar. A las anteriores, haberá que sumarle las dos únicas certificaciones que la consultora técnica logró emitir, por importe de casi 400.000 euros. 

LazacartelLa vegetación solapa el cartel que anunciaba las obras y el proyecto.

En el cómputo de la aportación económica de las diferentes administraciones públicas no se ha incorporado el coste que durante cuatro años consumieron las brigadas antiincendios desbrozando el lugar sin descanso. 

La mayoría de los alcaldes que integraron ese consorcio temen, aunque públicamente no llegan a afirmarlo, que deban reintegrar las cantidades recibidas para poner en marcha el proyecto, al no haberse cumplido el plazo de ejecución ni tan siquiera ajustarse lo allí ejecutado -aún sin finalizar- a lo proyectado y para lo que se recibió la subvención. 

Cuatro años después, el parque "multiaventura" de Laza sigue sin abrir porque lo...
comentarios