sábado 28.03.2020

Salvajada en Verín (parte final)

El doctor Castrillo, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital de Verín, ya es conocido en la villa como "Castrilloman". | FOTOMONTAJE que circula por las redes verinenses.
El doctor Castrillo, jefe del Servicio de Ginecología del Hospital de Verín, ya es conocido en la villa como "Castrilloman". | FOTOMONTAJE que circula por las redes verinenses.

Y lo que tenía que pasar, pasó. Lo sabíamos.

Era cuestión de tiempo, —no de mucho—, eso también lo sabíamos. 

Tiene razón, señor conselleiro. Un parto no es un infarto

Un parto es uno de los acontecimientos más felices y especiales en la vida de las personas, que las madres recordamos para siempre. Y gracias a su terquedad, necedad y negligencia a la hora de gestionar esta crisis —por cierto, provocada por su gobierno— esta familia, esta madre, esta mujer, van a recordarlo con amargura. Y no es justo. Ni para ella, ni para su bebé. Era un parto normal, sin complicaciones y ustedes lo han convertido en una pesadilla. 

Un parto es uno de los acontecimientos más felices y especiales en la vida de las personas, que las madres recordamos para siempre. Y gracias a su terquedad, necedad y negligencia a la hora de gestionar esta crisis —por cierto, provocada por su gobierno— esta familia, esta madre, esta mujer, van a recordarlo con amargura

Arrancar, literalmente, a un recién nacido de las manos de su madre y trasladarlo a más de setenta kilómetros de distancia sin una justificación médica que lo avale, exponiendo a ese bebé a sufrir un percance en el trayecto y dejando a esa mujer con la angustia y el vacío de no tener a su hijo con ella, es algo más que violencia.  

Es traspasar los límites de la indecencia

Vamos a hablar de manuales, recomendaciones e informes, en los que tanto le gusta a su gobierno y comité de "sabios" apoyarse.

Hay uno estupendo, creado por la Organización Mundial de la Salud, OMS UNICEF, —que algo de esto entienden— para establecer hospitales amigos de los niños que traten con respeto a la mujer y a sus bebés y que dice así:

"La Iniciativa del Hospital Amigo del Niño, IHAN, nació gracias a la Organización Mundial de la SaludOMS y UNICEF. Entre sus objetivos se encuentra que las madres obtengan información y puedan escoger cómo alimentar a su bebé recién nacido, el apoyo del inicio precoz de la lactancia materna, la promoción de la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses del bebé…

En resumen, las directrices y criterios globales mínimos que un servicio de maternidad debe seguir para considerarse un Hospital Amigo de los Niños son:  

* Informar a las embarazadas de los beneficios de la LM y como realizarla. 

* Ayudar a las madres a iniciar la lactancia en la media hora siguiente al parto.  

* Facilitar la cohabitación de la madre y el hijo 24 horas al día. 

* Fomentar la lactancia a demanda. 

* No dar a los recién nacidos más que la leche materna."

Entre otros muchos consejos.

Lo ha leído. ¿Seguro?

Se lo repito, un poquito más alto esta vez; 

* AYUDAR A LAS MADRES A INICIAR LA LACTANCIA EN LA MEDIA HORA SIGUIENTE AL PARTO.

* FACILITAR LA COHABITACIÓN DE LA MADRE Y EL HIJO 24 HORAS AL DÍA.

* FOMENTAR LA LACTANCIA A DEMANDA.

Algo bastante difícil de conseguir cuando te separan setenta kilómetros de distancia. ¡Setenta kilómetros! 

¿Es esta la asistencia sanitaria de calidad que tenemos en Galicia?

¿Una mujer que acaba de dar a luz no puede tener a su recién nacido todo el tiempo con ella? ¿Sobre su pecho? ¿Piel con piel? Que es dónde tiene que estar. Estableciendo ese vínculo especial entre ellos. Un bebé necesita a su madre. Una madre que acaba de parir necesita a su bebé. No hay más.

¿Un recién nacido es un paquete? ¿Mercancía?

¿Y si en el traslado al hospital de Ourense esa ambulancia hubiese sufrido un accidente?

¿Y si lo hubiese sufrido la madre en su viaje?

¿De verdad las mujeres de Verín y sus hijas e hijos se merecen ese trato?

¿De verdad tenemos la necesidad de pasar por esa angustia?, ¿por ese trago?

¿De verdad, señor Vázquez Almuíña? 

Y no me diga que sí, porque no es cierto. 

Dé marcha atrás. Todavía está a tiempo. Le dije hace una semana que rectificar es de sabios. Háganlo. Estén a la altura. 

El día que pase algo más grave, y pasará, seguro. Usted lo sabe. Yo lo sé. Los dos lo sabemos. Ese día, ¿que hará? ¿Dar pésames? ¿Ir a funerales?

Señor Almuíña, ¿ya se ha confesado? Porque yo estoy en la fila, y le guardo el sitio. 

Salvajada en Verín (parte final)
comentarios