martes 27/10/20

OPINIÓN | La infecta comunicación del Sergas en Ourense

El coronavirus también afecta e infecta a los servicios de comunicación institucionales.
El coronavirus también afecta e infecta a los servicios de comunicación institucionales.

Que nadie dice la verdad, y menos las instituciones oficiales y medios palmeros a los que llaman para insertar campañas publicitarias concienciadoras sobre la pandemia, es un hecho. Conocer con exactitud el número de fallecidos por COVID-19 será trabajo arduo que exigirá recopilar, funeraria a funeraria, los permisos de defunción despachados, cuando la política de avance de la enfermedad, por salud, PÚBLICA, debería de ser absolutamente transparente, diáfana y clarificadora del punto en el que nos encontramos en cada momento, para una mayor concienciación colectiva de la gravedad del virus. 

Sin embargo, lejos de ser así, y tenga la bandera política el color que tenga, sobrevuela una instrucción (escrita o no) entre todos los intervinientes y responsables de la comunicación institucional en esta materia que impide poder ofrecer datos más fiables que los que se aportan desde los parapetos públicos de Moncloa o el edificio administrativo de San Caetano. 

Obligan al periodista a buscarse, en tiempo de esta cólera, muchos más la habas, huyendo de los comunicados enviados por wasap que a duras penas atinan con el número de hospitalizados que se registran en Verín. Sobre todo, si a lo anterior se le suma una evidente animadversión a este medio desde los responsables de prensa del Sergas en Ourense, críticos con la postura que Diario do Támega mantuvo en uno de los capítulos más vergonzosos que Félix Rubial, como cabeza del órgano gestor de la sanidad en la provincia, capitaneó con su "gloriosa" idea de cerrar a las madres de Verín y su comarca el paritorio más cercano, el de su hospital. 

De manera sistemática, y en un claro ejercicio de los valores de la tolerancia con las posiciones discrepantes aunque situadas del lado de la verdad, el ¿servicio? de comunicación del Sergas en Ourense no solamente niega información a este medio por todos los cauces a los que otros tienen acceso, sino también que, sibilina o directamente, reparte instrucciones para que ninguna de las voceras del distrito sanitario en la comarca accedan a proporcionar una mínima consideración de lo que ocurre y preocupa a las gentes de Monterrei en lo que a materia de coronavirus atañe. 

Sin embargo, pese a ello, en todo momento Diario do Támega ha estado informando de la evolución de la pandemia sin contar con los datos "oficiales", que sí reales, porque se extraían de los registros de los que ellos también disponen. Y lo seguirá haciendo, por el compromiso que tiene con el ya más de medio millón de usuarios únicos en el poco más de su primer año de existencia. Aunque para ello deba enterarse por redes del homenaje a la suegra de un exalcalde a la salida del hospital, cuando antes habían abandonado esa misma unidad verde otras ancianas seguramente igual de humildes y adorables pero menos apadrinadas.

OPINIÓN | La infecta comunicación del Sergas en Ourense
comentarios