mércores 20.11.2019
Opinión

1.000: la barbarie que no cesa

Empleados de la funeraria transportan el cadáver de Ika Hoffmann, una mujer de 59 años de nacionalidad alemana, asesinada el pasado domingo a manos de su pareja, que le ha clavado un cuchillo en el tórax y el abdomen en la Colònia de Sant Jordi, en el municipio mallorquín de Ses Salines. | FOTO: EFE/Atienza.
Lo más