domingo 20.10.2019
revisado el expediente de su adjudicación, se aprecia como en semanas de distintos años pasan por los mismos puntos idéntico número de vehículos infractores

El misterioso caso de los radares que ni Jiménez (Íker) sería capaz de resolver

José Alberto Bueno Regodón es uno de los propietarios de la empresa Bilbomática y uno de los principales encausados en la operación "Enredadera", la presunta trama corrupta que instalaba equipos de control del tráfico por medio país y que en julio del 2018 fue descubierta y procesada. Bueno Regodón es el representante de Bilbomática Veicar, UTE Verín, la entidad que contrató la colocación de los radares en la villa y que Gerardo Seoane, cuando llegó al poder, decidió anular
En la avenida de Portugal iba a instalarse uno de los cuatro radares programados por Jiménez Morán, a través de la empresa investigada Bilbomática. | FOTO: Carlos Montero.
En la avenida de Portugal iba a instalarse uno de los cuatro radares programados por Jiménez Morán, a través de la empresa investigada Bilbomática. | FOTO: Carlos Montero.

Hay misterios insondables, a los que el periodista especializado en fenómenos paranormales, Íker Jiménez, intenta arrojar cierta luz cada domingo noche en una cadena privada de televisión. Y, luego, están los demás, los pocos, en los que únicamente una reedición de la secuencia espacio-temporal podría explicar. ¡Y puede que ni con esas! 

La reciente condena al Concello de Verín a incoar el expediente de resolución contractual de la adjudicación de los radares a la unión temporal de empresas Bilbomática - Veicar Verín, después de que la adjudicataria solicitase hasta 900.000 euros de indemnización por no iniciar el consistorio, siguiendo instrucciones de su alcalde Gerardo Seoane nada más llegar al poder, la puesta en marcha del contrato de instalación; ha permitido a este Diario revisar la documentación existente hasta el punto de hallar en ella verdaderas paradojas que ni el propio doctor Emmett Lathrop Brown -el científico chiflado de Regreso al futuro- determinaría con su máquina del tiempo. 

La más sorprendente de todas ellas ha sido, sin lugar a ningún género de dudas, comprobar, ojeada la documentación existente en el expediente de adjudicación, como en dos semanas de dos años distintos, por los mismos cuatro puntos geográficos en los que se instalaron unos aforadores -medidores del caudal del tráfico y de su velocidad-, dos empresas certificaron que por esos cuatro lugares y en las jornadas de medición de uno y otro año, transitaron el mismo número de vehículos cometiendo -y aquí está el gran misterio- el mismo número de infracciones por superar en las mismas franjas la velocidad permitida. 

Dos empresas certificaron que por esos cuatro puntos y en los días de medición de uno y otro año, transitaron el mismo número de vehículos cometiendo -y aquí está el gran misterio- el mismo número de infracciones por superar en las mismas franjas la velocidad permitida

Bien, para que el lector pueda entender con meridiana claridad tan inexplicable casualidad, a continuación relataremos, de manera cronológica y lo más didáctica posible, cómo se llevó a cabo el procedimiento de adjudicación de los radares en el casco urbano de Verín. Para ello, comenzaremos por presentar a los intervinientes en el contrato.

Veicar, S. L. (Vehículos, Equipamientos y Carrocerías Prieto-Puga, S. L.) es una empresa gallega de servicios especializada en radiocomunicaciones, vehículos contra incendios, equipamientos municipales y gestión de parques de bomberos. 

Bilbomática, S. A. tiene tras de sí un notable pasado tecnológico especializado en la instalación de radares por todo el territorio nacional. Llegaron incluso a crear su propio software informático denominado Gespol, que comercializaba la compañía Aplicaciones Gespol, S. L., propiedad inicialmente, al igual que la primera, de los hermanos Bueno Regodón, los principales encausados en la operación "Enredadera" que los llevó a prisión, al igual que muchos otros alcaldes y responsables de policías locales del país, el pasado mes de julio de 2018. La trama "Enredadera", como así lo explica el propio fiscal en su escrito de acusación, falseó datos de seguridad vial para acceder a los contratos municipales y extender sus tentáculos en decenas de ayuntamientos de la geografía española.

Los hermanos José Alberto y Jesús Carlos Bueno Regodón, propietarios de Bilbomática y para los que se decretó prisión provisional tras su detención, manipularon cifras de accidentes de tráfico para justificar la instalación de un proyecto para la instalación de radares y foto-rojos, según el sumario consultado por Diario do Támega

En el municipio catalán de Montgat, un pueblo costero del norte de Barcelona y el pionero de la red, los presuntos cerebros de la operación, los hermanos José Alberto y Jesús Carlos Bueno Regodón, propietarios de Bilbomática y para los que se decretó prisión provisional tras su detención, manipularon cifras de accidentes de tráfico para justificar la instalación de un proyecto para la instalación de radares y foto-rojos, según el sumario consultado por Diario do Támega. Una de las condiciones del contrato en ese municipio catalán era que la empresa adjudicataria tendría que elaborar un estudio de siniestralidad en un corto periodo de tiempo. En el caso de Bilbomática, compañía con sede social en el edificio Miribilla de Bilbao, "jugaba con ventaja" en esa localidad catalana dado que ya había realizado este estudio con anterioridad y disponía de información privilegiada ya que sabía que sería uno de los requisitos exigidos.  

Bilbomática - Veicar, UTE (Unión temporal de empresas) Verín, es el consorcio que entre las dos anteriores forman para acudir al procedimiento de licitación de la contratación del suministro, instalación y mantenimiento de elementos para el control de la seguridad vial en el Concello de Verín. El 12 de noviembre del 2014, el alcalde en funciones, Enrique Díaz García, firma el decreto por el que se acuerda la adjudicación de la instalación de los radares a la unión temporal de empresas anterior, que tenía por representante a uno de los hermanos encausados en la operación "Enredadera", José Alberto Bueno Regodón

El 12 de noviembre del 2014, el alcalde en funciones, Enrique Díaz García, firma el decreto por el que se acuerda la adjudicación de la instalación de los radares a la unión temporal de empresas anterior, que tenía por representante a uno de los hermanos encausados en la operación "Enredadera", José Alberto Bueno Regodón

Seinga - Coruña, S.L., entidad mercantil con sede social en A Coruña, extinguida desde el 2016 y que, según los datos obrantes en el Registro Mercantil, tenía por objeto social la "Venta de productos informáticos"

Concello de Verín, institución municipal que rige los designios de los administrados censados en este municipio ourensano y que, durante todo el proceso de estudio, licitación y posterior contratación, estaba gobernado por el Partido Popular y con Juan Manuel Jiménez Morán como alcalde. 

EL EXPEDIENTE DE CONTRATACIÓN, PASO A PASO

Una vez conocidos todos los actores, la cronología de los hechos a continuación descritos permitirá desentrañar el misterio en el titular mencionado y documentado por los informes que obran en el expediente de adjudicación. 

Veicar, S. L., ya en febrero del 2013, instala los primeros aforadores en dos puntos de Verín, concretamente, en la avenida de Laza, número 96 (el aforador 1) y en la avenida de Portugal, 155 (aforador 2). Lo hace, según consta en la documentación, entre los días 20 de febrero del 2013 y el 27 de febrero de ese mismo año. Y, después de recopilados los datos, se desprende que aquellos vehículos que infringieron el máximo de velocidad fueron 1.831 en el primero de ellos, y 1.467, en el segundo. Además, recoge aquellos automóviles infractores por franjas de velocidad: 1.528 (más de 60 y menos de 70 kilómetros a la hora), 258 (hasta 80), 41 (hasta 90) y 4, entre los 91 y los 100 kilómetros la hora en el primero de los aforadores. En el segundo, las cifras fueron 1.109, 276, 60 y 17, respectivamente. Incluso cinco vehículo adicionales superaron los 101 kilómetros a la hora en ese segundo punto de medición. 

El cinco de septiembre de ese mismo año, el concejal de Tráfico y Movilidad, Enrique Díaz, firma el informe sobre la necesidad del servicio de suministro, instalación y mantenimiento de elementos para el control de la seguridad vial en el Concello, justificando textualmente "la necesidad de la presente contratación, que deriva en el interés del Ayuntamiento de Verín en el control de la seguridad vial para prevenir accidentes de tráfico y mejorar la circulación por la red viaria municipal. Los sistemas de control de velocidad previenen los excesos de velocidad de infractores, reducen los accidentes con lesiones y el número de conflictos viales (...). Habiéndose constatado que esta Administración no cuenta con suficiencia de medios materiales para cubrir las necesidades objeto de contratación (...), se estima conveniente que por el Ayuntamiento se proceda a celebrar contrato de servicio cuyo objeto fue descrito anteriormente". El lector, perspicaz, habrá concluido ya a esta altura del relato que la compañía que acabó siendo adjudicataria del concurso había iniciado con anterioridad el estudio del tráfico en la villa. 

Juan M. Jiménez, portavoz PP VerínJiménez Morán no firmó la mayoría de los decretos relativos al procedimiento de licitación y contratación de la instalación de los radares, lo hizo su teniente de alcalde, Enrique Díaz.

La decisión del alcalde, Juan Manuel Jiménez Morán, no se hace esperar. Solamente un día después de que su concejal de Tráfico recomendase la contratación del servicio, el exregidor firma la providencia en la que se ordena el inicio del oportuno expediente para la adjudicación de la instalación de los radares y la elaboración del pliego de cláusulas administrativas particulares que rija la susodicha contratación, ordenando además a que se emitan los oportunos informes de los técnicos municipales de mayor cualificación, esto es, secretaria e interventor. 

PLIEGOS DE CLÁUSULAS TÉCNICAS Y ADMINISTRATIVAS LISTOS EN 15 DÍAS

La maquinaria administrativa comienza a funcionar y en un par de semanas exactas, el equipo jurídico del Concello, con el beneplácito de secretaria e interventor, tiene listo el pliego de cláusulas administrativas y de prescripciones técnicas, para que el 20 de septiembre del 2013, el alcalde en funciones, Enrique Díaz García, firme el decreto de apertura del procedimiento de licitación para la adjudicación del contrato

Mientras la burocracia funciona a toda máquina, Veicar, S. L. sigue estudiando el tráfico en la villa. Así, días después del anterior decreto, instala otros dos aforadores en otros dos puntos de la villa: avenida de Castilla, 79 y avenida de Ourense, 92, en Pazos. Entre los días 1 y 6 de octubre del 2013, ambos incluidos, los dos aparatos medidores captan a 1.277 infractores en el primero de ellos, y a 1.957, en el segundo. Entre los 61 y los 70 kilómetros la hora, pasaron por el primero 956 vehículos, y 1.449, en el segundo. Entre 71 y 80, 233 y 414 automóviles. A más de 81 y menos de 90, 63 y 78, respectivamente. Entre los 91 y los 100 kilómetros a la hora, 18 (aforador 3) y 10 (aforador 4). Y a más de 101, 7 y 6, respectivamente. 

ANULACIÓN DEL CONCURSO CUANDO YA SE CONOCÍA LOS DATOS

El Concello, a día 6 de octubre de 2013, ya tiene medido el tráfico en los cuatro principales puntos de la villa en la que se recomendaba instalar los radares. Sin embargo, dos días después, el alcalde en funciones, Enrique Díaz, también vía decreto, decide renunciar, inicialmente, a la celebración del contrato de suministro de los aparatos de medición del tráfico porque, entre otras justificaciones, "tampouco consta no expediente un Estudio de Movilidade Vial que aporte unha estimación do número de infraccións obxecto de sancións, sendo posible que o Concello de Verín non conte con persoal e medios adecuados para a realización dos trámites administrativos. Considerando necesaria a contratación dun Estudio de Movilidade Vial para que posteriormente, con datos reais, os pregos de cláusulas administrativas e de prescripcións técnicas teñan en conta este Estudio a efectos do cálculo do orzamento do contrato (...)". En ese mismo decreto, de 8 de octubre de 2013 -dos días después de que Veicar, S. L. obtuviese los datos de los dos últimos aforadores, el alcalde en funciones ordena "iniciar os trámites para a contratación dun Estudio de Movilidade Vial e realizar os trámites precisos para a modificación dos pregos de cláusulas administrativas e de prescripcións técnicas". 

UNA NUEVA EMPRESA QUE VENDE PRODUCTOS INFORMÁTICOS FIRMA UN NUEVO INFORME DE MOVILIDAD Y PACIFICACIÓN DEL TRÁFICO

Todo hace indicar que el mandato anterior fue ejecutado por la institución municipal porque el 3 de febrero de 2014, Benito Ponte Martínez, en representación de la entidad mercantil Seinga - Coruña, S. L. -con objeto social así recogido en sus Estatudos la "Venta de productos informáticos", actividad que difiere bastante en la elaboración de un estudio de tráfico pero que, pese a ello, la secretaria municipal no se opone a contratar con la empresa ese informe-, acredita que "según la solicitud del Excmo. Concello de Verín, realizamos un estudio de movilidad vial, con la colocación por un periodo de 7/6 días de cuatro aforadores con la intención de medir el flujo de tráfico y las velocidades alcanzadas, arrojando el estudio los siguiente datos...", y aquí llega lo paradójico y verdaderamente coincidente: Seinga instala los cuatro aparatos los mismos días, entre el 27 de enero del 2014 y el 2 de febrero del 2014 los aforadores 1 y 2, y en los mismos puntos que en febrero del 2013 los había instalado Veicar, S. L. Y, entre el 27 de enero de ese año y el 1 de febrero del 2014, los aforadores 3 y 4, también en el mismo lugar en el que los había colocado Veicar, S. L. en el mes de octubre del 2013. Pues bien, querido lector, los datos de vehículos infractores por franjas de velocidad en el 2014 coinciden exactamente y en su totalidad con aquellos automóviles que infringieron el límite de los 50 kilómetros a la hora en los 7 y 6 días controlados en el 2013 por Veicar, S. L. No repetiremos las cifras, porque bastará con releer los dos párrafos anteriores a éste para conocer cuántos fueron los automovilistas infractores y cuántos los que superaron la velocidad en los diferentes tramos, esto es, ¡los mismos!

veicaraforadores3La imagen superior corresponde al estudio realizado por Veicar, S. L. La inferior, al de Seinga - Coruña, S. L. En ésta ha desaparecido el logotipo de la primera.

veicaraforadoresdatosDos hojas de los dos informes, con meses de diferencia pero registrando los mismos vehículos infractores. 

El 14 de agosto del 2014, el Concello de Verín licita definitivamente el contrato. En el pliego de las cláusulas administrativas figura, como integrante del comité de Expertos, Benito Ponte Martínez, el mismo técnico que en representación de Seinga - Coruña, S. L. certificaba en el informe contratado por el ayuntamiento los mismos vehículos que los controlados un año antes por la que acabaría siendo la adjudicataria. 

BILBOMÁTICA PONE COMO EJEMPLO DE SU BUEN HACER AYUNTAMIENTOS INVESTIGADOS

El 12 de noviembre de 2014 se adopta el acuerdo de adjudicar el contrato a Bilbomática Veicar Verín, Unión Temporal de Empresas. En la memoria técnica de implantación de sistemas de detección de infracciones de tráfico que la compañía seleccionada aporta, figuran, en su página 133, "Ejemplos de instalaciones de control semafórico realizadas por la UTE": "En la actualidad gestiona sistemas iguales a los ofertados dentro de diversos Proyectos de Pacificación de Tráfico como el que se oferta, en Ayuntamientos como Montgat, Mollet del Vallès, Arroyomolinos, Palencia, Parla y O Grove". Todos los anteriores consistorios aparecen investigados en la causa de la operación "Enredadera"

veicarejemploLa memoria técnica de Bilbomática Veicar, Verín UTE presenta como ejemplos a seis ayuntamientos, todos, SIN EXCEPCIÓN, investigados en la operación "Enredadera".

La empresa esperaba gestionar en cuatro años multas por 18 millones de euros, de los que se quedaría el 35%, lo que supondría una media de 12.000 euros de sanciones al día en un municipio de 14.000 habitantes. O al menos así lo hizo constar en la demanda que inició contra el Concello de Verín gobernado por Gerardo Seoane para reclamar la millonaria indemnización que el juez, por el momento, desestimó. 

El misterioso caso de los radares que ni Jiménez (Íker) sería capaz de resolver
comentarios