martes 24/11/20
Pretende retirar al jefe del Servicio de Ginecología de Verín dos años de su actividad profesional

Rubial se venga un año después: abre un expediente para inhabilitar al doctor Castrillo

Félix Rubial ha decidido celebrar su derrota en Verín vengándose: el doctor Castrillo, la cara más visible y televisiva del "Verín non se pecha", se enfrenta a un expediente de inhabilitación de dos años de su actividad como médico ginecólogo

José Luis Doval, Félix Rubial y Santiago Fernández Cebrián, el día en el que intentaban explicar las razones del cierre del paritorio, el pasado 25 de noviembre de 2019. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.
José Luis Doval, Félix Rubial y Santiago Fernández Cebrián, el día en el que intentaban explicar las razones del cierre del paritorio, el pasado 25 de noviembre de 2019. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.

Todo hace indicar que Félix Rubial Bernárdez, el azote de todos los verinenses hace casi un año con su decisión de intentar cerrarles el paritorio, ha sido confirmado en su cargo de gerente. Solamente así podría entenderse que, casi un año después de las protestas del "Verín non se pecha" y de la defensa a ultranza de los profesionales del hospital al derecho de las madres de la comarca a parir en ella, haya decidido incoar un expediente disciplinario por el que se solicita la inhabilitación del doctor Javier Castrillo, la cara más visible y televisiva del movimiento reivindicativo, durante dos años

Los hechos por el que el gerente de Área pretende inhabilitar al galeno se remontan al pasado 30 de noviembre del 2019, día de la multitudinaria manifestación por las calles de Verín y en el que nacía el, previsiblemente, último niño que venía al mundo en la villa y en su hospital. Nació sin ninguna complicación y la pediatra que prestaba la última de las guardias en el centro hospitalario comarcal antes de que se desmantelase el servicio de partos, se encontró con la oposición del jefe de Ginecología verinense, Francisco Javier Castrillo, quien intentó impedir que se derivase al niño y su madre por no existir razones médicas para ello. Finalmente, el bebé acabó siendo trasladado, como así informó en su día este medio. 

A punto de prescribir la falta "grave" -así la han tipificado- por cuestionar el criterio médico de otro profesional -pediatra que llegaba desde Ourense con una instrucción clara e indiscutible del traslado de un bebé a toda costa aunque médicamente no fuese necesario-, el responsable del Área Sanitaria que tuvo que recular en su intención de concentrar los partos en la capital porque así se lo impidió el movimiento social surgido hace un año, decide ahora abrir un expediente disciplinario a la cara más televisiva de la protesta.

Solidaridad de los compañeros

La decisión de Rubial ha sorprendido a gran parte de la plantilla del hospital verinense, que consideran, muchos de los consultados, "una clara venganza contra una de las personas que más se significó en la lucha contra su decisión de cerrar el paritorio, sobre todo contra un profesional como la copa de un pino y querido entre la población, que siempre tuvo un exquisito trato con el resto de sus compañeros", afirman. 

Castrillo y el Sergas callan

El doctor Castrillo declinó hacer ningún tipo de valoración al respecto una vez que esta redacción tuvo conocimiento de la apertura del expediente disciplinario. Tampoco el servicio de Comunicación del CHUO, dirigido por la ínclita Myriam Sierra Gómez y que sistemáticamente veta y no responde a las llamadas de este medio desde el pasado año cuando Diario do Támega dio voz a la protesta verinense, se pronunció al respecto. 


 

Rubial se venga un año después: abre un expediente para inhabilitar al doctor Castrillo
comentarios
Entrando na páxina solicitada Saltar publicidade