martes 24/11/20
A la manifestación acudieron también empresarios de otros sectores y hasta algún supermercado se sumó a la protesta

Medio millar de propietarios y empleados piden en Verín la pronta reapertura de sus bares y cafeterías

El sector de la hostelería de Verín está muy vivo, pese a su obligado cierre. Este martes al mediodía pararon la actividad de la villa durante más de media hora, el tiempo que necesitaron gran parte de los comerciantes en solidarizarse con su causa, la de una clausura obligada cuando, precisamente, los números de casos activos van, descaradamente, a la baja. 

Más de medio millar de personas se concentraron a las puertas del consistorio verinense para reclamar una pronta reapertura de sus establecimientos. | FOTO: Carlos Gómez.
Más de medio millar de personas se concentraron a las puertas del consistorio verinense para reclamar una pronta reapertura de sus establecimientos. | FOTO: Carlos Gómez.

Un convocatoria espontánea, y sin tener detrás a ningún colectivo que la organizase, consiguió este martes parar gran parte de la actividad económica de la villa durante más de media hora para solidarizarse con las principales víctimas de las restricciones en esta segunda oleada de la pandemia: propietarios y empleados de bares y cafeterías. 

A las 11:30 horas se concentraban más de medio millar de personas en las inmediaciones de la casa consistorial portando pancartas reivindicativas de la importancia de su sector y del descalabro económico que para su patrimonio y ahorros está suponiendo un nuevo cierre, esta vez decretado desde la Xunta de Galicia. Encabezando la pancarta con un visible SosHostelería, un representante del ocio nocturno, otro de la actividad de servicio a domicilio y un tercero que reparte sus ingresos entre su cafetería de la plaza Mayor de Verín y la organización de eventos, fiestas y verbenas con su discoteca móvil. Detrás de todos ellos, recién llegados al sector, y viejas y reconocidas glorias de la restauración verinense, que seguro no recuerdan una decisión tan dañina para los intereses de todo un gremio que acaba por extender su metástasis al resto de implicados en la economía local. 

Al grito de "Queremos traballar" -el más oído-, aunque también coreaban otros como "Queremos un café", los manifestantes -acompañados por un buen puñado de representantes de otros establecimientos que decidieron colgar el cartel de cerrado para "irse a tomar un café" en el sentido más figurado esta vez que nunca- recorrieron las cuatro principales vías de la villa -avenida de Portugal, Luis Espada, Deputación e Irmáns Moreno- para concluir con una nueva concentración delante de las puertas del edificio consistorial. 

Antes ya habían reclamado los asistentes la presencia del regidor verinense, Gerardo Seoane, sin mucho éxito. Sí compareció más tarde, poco antes de disolverse la concentración, para -entre algún que otro sonoro grito que interrumpía su intervención- reconocer el esfuerzo que "como colectivo se fixo con aquel peche voluntario que logrou que cando uns aínda están agora subindo en número de contaxios, nós xa estamos con moi bos números de casos activos" y brindar el apoyo del ente local, "aínda que agora é a Xunta quen ten que facerse cargo de pór en marcha e axilizar os procedementos das axudas para que canto antes se poidan cobrar", afirmó. Su presencia, portando un café de un establecimiento cercano al consistorio y que ha suscitado no poco recelo entre el resto de compañeros del sector por su permisividad con las concentraciones próximas a su cadena de locales, no fue del todo bien recibida por los participantes en la manifestación.  

Basta con pasarse por unha panadería ou pastelería e ver como a xente se carga de empanadas e pasteis, que alguén me diga que non son para algunha celebración! (Ricardo y Elena, propietarios del Bar "O Muíño")

Sí pudo percibir el regidor verinense el notable enfado del colectivo, que en parte le responsabilizan de ser víctimas "de un segundo cierre que nos lo pudimos haber ahorrado, porque al fin y al cabo hemos entrado en el mismo saco del resto de los 60 municipios gallegos con restricciones", dice uno de los participantes en la manifestación. Otros, como el caso de los titulares del bar "O Muíño" -de los últimos en llegar al sector-, Ricardo Losada y Elena Dos Santos, pidieron públicamente que "se axilicen os trámites para cobrar as axudas que se prometeron, porque é evidente que estamos sen ingresos e porémonos en case dous meses, no mellor dos casos, sen facer un céntimo de caixa". También reclamaron mayor presencia policial y control de las reuniones familiares, "que é onde realmente se produciron a maioría dos contaxios que padecemos, non nos bares como parece que queren facer ver. Basta con pasarse por unha panadería ou pastelería e ver como a xente se carga de empanadas e pasteis, que alguén me diga que non son para algunha celebración!", exclama. 

Muy crítico también se mostró uno de los "cabecillas" de la concentración, "aínda que aquí non había nada organizado, pero si dalgún xeito, como agora teño moito contacto con todos eles pola miña actividade de servizo a domicilio, quixen colaborar e apoiar ao sector do que vivo eu e vivimos moitos en Verín", José Antonio Quintas. Este empresario recalcó que "o problema nunca estivo no sector da hostalería, e máxime coas medidas hixiénicas que se aplicaban con escrupuloso respecto á norma. Todos os hostaleiros pasaron unhas inspeccións de sanidade antes da chegada do virus, e limaban a mesa cando marchaba un cliente. Non foi nada novo para eles esas medidas, cousa que en outros sectores nin agora as están a aplicar", señala Quintas. Este empresario también echó en falta "un maior seguimento de toda a xente que estaba en corentena, para garantir que o contaxiado ou posible contaxiado quedara na casa, algo que non sempre aconteceu aquí na vila", concluyó. 

José Antonio Quintas, empresario y colaborador del sector de la hostelería verinense. | FOTO: Carlos Gómez.José Antonio Quintas, muy activo durante la concentración de esta mañana en Verín. | FOTO: Carlos Gómez. 

Creo que o esforzo que fixo toda esta xente -en referencia a los concentrados delante del Concello de Verín- está dando os seus resultados, por iso imos por diante de outras localidades e por iso espero que sexamos tamén dos primeiros en saír das restricións, incluso se pode ser, antes do vindeiro 4 de decembro

Los casos activos siguen a la baja

Antes de que comenzase la concentración y posterior manifestación, se conocía el número de casos todavía activos en el municipio verinense: 43. Habría que remontarse al pasado 19 de septiembre para hallar, en la serie hecha pública por el Concello de Verín en su gráfica semanal, un guarismo similar. Precisamente esa cifra es la que invita al optimismo, tanto por parte de los más directamente afectados, como por la del propio regidor verinense: "Creo que o esforzo que fixo toda esta xente -en referencia a los concentrados delante del Concello de Verín- está dando os seus resultados, por iso imos por diante de outras localidades e por iso espero que sexamos tamén dos primeiros en saír das restricións, incluso se pode ser, antes do vindeiro 4 de decembro", concluyó el alcalde de Verín, Gerardo Seoane

Medio millar de propietarios y empleados piden en Verín la pronta reapertura de sus...
comentarios
Entrando na páxina solicitada Saltar publicidade