mércores 26.02.2020
Los padres de los dos primeros bebés nacidos tras la reapertura del servicio no firmaron documento "informado reforzado" alguno

Kevin y María Lucía nacieron en el paritorio de Verín sin el "consentimiento" de Alberto Núñez Feijóo

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, había asegurado el pasado 20 de enero que para poder parir en Verín sería necesario contar con la firma, por parte de los futuros padres, de un "consentimiento informado reforzado". Ninguno de los progenitores de los primeros nacidos tras la reapertura del paritorio firmaron algún documento adicional. 

María José Martínez sostiene a su pequeño Kevin.
María José Martínez sostiene a su pequeño Kevin.

A pares, tres días después de que se reabriese el paritorio de Verín y con tres horas de diferencia entre ellos, llegaron al mundo Kevin y María Lucía, los dos primeros bebés que nacen con todas las garantías y sin ninguna complicación adicional en la sala de partos del hospital verinense. 

Aunque el orden de llegada de sus madres fue el inverso, la de María Lucía -Alexandra- llegó a primera hora de la mañana para que su parto fuese inducido al superar en una semana el tope de gestación permitido, fue Kevin, de 3,2 kilogramos, el que se llevó el título de ser el primero en nacer en un paritorio reabierto, después de que la pediatra Carla Gobato ocupase su plaza interina en Verín el pasado día 3 de febrero. Su madre, María José Martínez, entraba por la puerta del servicio de Urgencias pasadas las 11:00 horas de la mañana. Todavía no había roto aguas, pero ella misma aseguraba a Diario do Támega a esa hora que "sé que de hoy no paso. Estuve ayer aquí y me volví para casa, pero sé que hoy será". Estaba serena y confiada: "Para mí, y supongo que para la mayoría de todas mis compañeras embarazadas, es una tranquilidad poder tener a nuestros hijos al lado de casa". Bryan, su hijo varón anterior y primero, de 10 años, se encargó de elegir el nombre del que será su segundo y último, Kevin. 

A las 19:00 horas, el primero de los nacidos sin el consentimiento informado reforzado del que habló Alberto Núñez Feijóo el pasado 20 de enero en el CHUO, llegaba al mundo únicamente con la mínima exigencia de que a su madre le colocase epidural para sobrellevar el dolor del parto. 

Los cálculos de matronas y ginecólogos del hospital no fallaron. Entrado este 6 de febrero en su tiempo casi de descuento y cuando el pequeño Kevin y sus padres comenzaban a dejarse hacer fotografías para los medios -tras el recomendado y necesario periodo de dos horas del "piel con piel", llegaba al mundo la hija de Alexandra -de origen rumano-, María Lucía. Eran las 21:48 horas de este inolvidable día y al mundo llegaba una niña de 3,975 kilogramos y con la misma salud de hierro que su predecesor, casi tres horas antes. 

Kevin y María Lucía nacieron en el paritorio de Verín sin el "consentimiento" de...
comentarios