xoves 09.04.2020
preside la Asociación Española de Psicología Perinatal

"Había que dejar estar a ese bebé en el lugar en el que tenía que estar, que era sobre su madre", afirma Jésica Rodríguez

Jésica Rodríguez es psicóloga licenciada por la universidad de Santiago de Compostela y psicopedagoga licenciada por la UNED.
Jésica Rodríguez es psicóloga licenciada por la universidad de Santiago de Compostela y psicopedagoga licenciada por la UNED.

Jésica Rodríguez es psicóloga licenciada por la universidad de Santiago de Compostela y psicopedagoga licenciada por la UNED. Posee un máster en Psicología y Gestión Familiar, otro en Educación Sanitaria a Pacientes y un tercero en Neuropsicología Clínica. Es experta también en cuidados paliativos y duelo. Formada en el campo perinatal y en lactancia materna; actualmente desarrolla su trabajo de forma privada en Vilagarcía de Arousa (Pontevedra). Compatibiliza su actividad profesional con la presidencia de la Asociación Española de Psicología Perinatal, un colectivo nacido en Madrid en 2012 -pionero en España- con el objetivo de difundir y desarrollar el acercamiento a esta rama de la salud primal. Aglutina a profesionales de la psicología en un ámbito que se interesa, de manera casi exclusiva, por los aspectos psico-afectivos relacionados con la concepción, el embarazo, parto, postparto y crianza temprana.

Cuando leyó las declaraciones de un padre, a los veinte minutos de ver por primera vez a su primogénito, asegurando que "le arrancaron a mi hijo del pecho a su madre"... ¿Qué fue lo primero que pensó como experta en la materia?

Prefiero responderte a quién fue en quien pensé: En esa madre y en ese bebé, en lo brutal que ha sido esa circunstancia y en las secuelas importantísimas que un acto así puede generar en ambos. No olvidemos que es un momento en el que se está estableciendo ese primer vínculo con el bebé, se trata de un periodo sensitivo que tendría que ser de un mínimo de dos horas, vital e importantísimo para ambos, tanto para la madre como para el bebé; es un escenario neurohormonal de una trascendencia indescriptible. Lo que ha ocurrido nada más nacer Manuel no puede tener otro nombre que no sea el de violencia.

La madre ha tenido la sensación de que le han arrancado e su hijo, y ese hecho puede producir una sensación de trauma en un momento en el que la madre necesita estar con su bebé, y ese bebé necesita estar en contacto con su madre.

¿Puede ese trauma perdurar en el tiempo? 

Lo ha dicho su padre, pero literalmente es así como lo ha descrito. La madre ha tenido la sensación de que le han arrancado a su hijo, y ese hecho puede producir una sensación de trauma en un momento en el que la madre necesita estar con su bebé, y ese bebé necesita estar en contacto con su madre. No dudo de que la separación puede tener consecuencias emocionales para una mujer que debería recordar ese instante como el más feliz de su existencia y que acabó por convertirse en un capítulo de ella muy doloroso. 

¿Y el pequeño Manuel? ¿Cómo lo habrá sufrido él?

Manuel llevaba dentro de su madre 40 semanas y nada más salir de su cuerpo necesitaba mantener ese vínculo, necesitaba estar piel con piel con su madre. Ese escenario es importantísimo para él. Le hubiese ayudado a regularse. Arrancarlo de su madre le privó por unas horas del único escenario conocido y seguro para él. Esas separaciones tempranas pueden tener efectos en el ámbito de los apegos a largo plazo. También pueden producirse alteraciones de tipo epigenético, porque ese cerebrito está experimentando por primera vez la realidad del mundo exterior fuera de su madre. 

Intente explicarnos el porqué de esa decisión de separarles a los veinte minutos de nacer y llevar a ese bebé a 80 kilómetros de distancia a otro centro hospitalario.

No soy médico, pero, por las informaciones de las que dispongo y así lo han referido los familiares y los profesionales que atendieron al parto; no habiendo ninguna situación que requiriese atención médica urgente, le aseguro que no encuentro justificación. Si no había riesgo vital para ambos, no había razón para esa separación tan temprana. Había que dejar estar a ese bebé en el lugar en el que tenía que estar, que era sobre su madre, no hay otro lugar para ese bebé en ese momento. 

Si me preguntas por el tiempo recomendable que tiene que estar un bebé con su madre nada más nacer, yo te respondo que ¡todo el tiempo!

¿Cuál es el tiempo mínimo que se recomienda antes de provocar esa separación? 

Los estudios hablan de que ese periodo sensitivo debe extenderse al menos un par de horas. Pero si me preguntas por el tiempo recomendable que tiene que estar un bebé con su madre nada más nacer, yo te respondo que ¡todo el tiempo! Es una díada indisoluble, y máxime en el momento del nacimiento. La madre es la base segura para ese bebé. En la mayoría de los casos primamos la salud física sobre la emocional, y es tan importante una como la otra. En este caso, no se ha tenido en cuenta la salud emocional de ese bebé y de su madre. 

 


 

"Había que dejar estar a ese bebé en el lugar en el que tenía que estar, que era sobre...
comentarios