venres 14/05/21
Desde la AETC exigen soluciones específicas habida cuenta de la excepcionalidad de las eurociudades

La frontera administrativa (que no real) entre España y Portugal perjudica gravemente a la Eurocidade

undefined

La Eurocidade Chaves-Verín -Agrupación Europea de Cooperación Territorial (AECT)-, ha emitido hoy un comunicado mediante el cual  informa que se ha requerido a las entidades responsables de España y Portugal una solución urgente al problema de movilidad existente entre ambas poblaciones. El control fronterizo en el paso Feces de Abaixo (Verín) – Vila Verde da Raia (Chaves), que se mantiene operativo desde su entrada en vigor el pasado 31 de enero, se estableció como medida de contención a la pandemia de Covid-19.

Reconociendo en su justa medida la gravedad de la pandemia y la necesidad de medidas excepcionales, y solidarizándose con todos los raianos, la AECT pone de relieve la singularidad de las eurociudades en general y de la Verín-Chaves en particular, y solicita soluciones alternativas al cierre, que perjudica notablemente el funcionamiento social y económico del ente territorial transfronterizo.

La AECT Eurocidade Chaves-Verín, cuyo territorio comprende el que el Municipio de Chaves y el Municipio de Verín ocupan en el Valle del Alto Támega, en el Norte de Portugal y Sureste de Galicia, respectivamente, forma una unidad económica y de convivencia, al margen de las fronteras administrativas. 

Así, según señalan hoy desde la AECT, "La Eurociudad Chaves-Verín es un continuo poblacional transfronterizo, que constituye un área funcional urbana que agrupa a cerca de 60 mil habitantes donde siempre ha existido una enorme permeabilidad en las relaciones familiares, los proyectos sociales, las iniciativas comerciales y las dinámicas económicas a escala transfronteriza. Factores todos ellos que no conocen de fronteras y que dibujan el día a día de una Eurociudad."

Es por ello que desde la agrupación incicen en la necesidad de aplicar medidas específicas para casos singulares como el de Chaves-Verín, en lugar de aplicar unas medidas estándar que perjudican en mucha mayor medida la economía y sociedad de la eurociudad y van totalmente en contra del objetivo del proyecto transfronterizo. En palabras de la propia AECT, "El cierre de fronteras, cuya decisión es responsabilidad exclusiva de los gobiernos nacionales, tiene efectos sumamente preocupantes a nivel económico y social."

Inciden, en su comunicado, en las numerosas ocasiones en que han expuesto la problemática específica de la eurociudad a los gobiernos de España y Portugal y a la propia Comisión Europea, y aportan una posible soución: "creemos que las Eurociudades merecen la implantación de soluciones acordes a sus características específicas de dependencia social y económica y que no penalicen a los residentes transfronterizos. Una medida similar al modelo hispano-francés de fronteras abiertas, pero con control sanitario fronterizo, podría ser una de las soluciones."

 

La frontera administrativa (que no real) entre España y Portugal perjudica gravemente a...
comentarios