domingo 07.06.2020
las profesionales del paritorio verinense arrojan un poco más de luz sobre el día a día de su especialidad

Belén Vázquez: "Las matronas cuidamos de las mujeres a lo largo de toda su vida, no sólo en el embarazo"

Si hay un colectivo que ha tenido un especial protagonismo en los últimos meses y en Verín, ése ha sido el de las matronas del hospital comarcal. Hoy están de enhorabuena porque es el día mundial de ellas. 

Equipo de matronas del hospital de Verín.
Equipo de matronas del hospital de Verín.

Hoy se celebra el Día Internacional de la Matrona, una profesión enteramente dedicada al embarazo, parto y puerperio, pero también a la salud sexual y reproductiva de la mujer a lo largo de toda su vida. Se trata de una especialidad que, a pesar de que es generalmente asociada al proceso de gestación, tiene mucho más que aportar a la vida de sus pacientes desde su desarrollo sexual hasta la madurez, acompañándolas en todas las distintas fases.

El equipo de matronas del Hospital de Verín tuvo una especial significación en el abanderamiento de la lucha contra el cierre del paritorio. Ellas encabezaron una contienda social que acabó obligando a la Xunta de Galicia a reconsiderar su decisión. María Belén Vázquez, que lleva siete años desarrollando su labor en las tres áreas ourensanas, forma parte de ese equipo, y responden acompañada por Isabel, Lorena, Begoña y Sara.  

La gente suele pensar que su función se limita a asistir el embarazo, pero en realidad, hacéis mucho más a lo largo de la vida de una mujer. ¿En qué consiste el trabajo de matrona exactamente?

La gente limita nuestras funciones al paritorio porque, por desgracia, es lo único que conocen y por lo tanto no demandan nada más, pero la matrona es la profesional sanitaria especializada en el cuidado de la mujer a lo largo de toda su vida, no solo en el embarazo, parto y postparto, sino que asesoramos en temas como anticoncepción, sexualidad, menopausia... todo lo relativo a la condición femenina.

En todos estos procesos, ¿cuándo es más esencial el papel de la matrona?

Es esencial en todos los procesos, pues cada uno de ellos se corresponde con fases o momentos cruciales y de grandes cambios en la vida de las mujeres en las que deberían estar acompañadas por un profesional especializado en su salud, y ese profesional de referencia es la matrona. La pubertad, el inicio de las relaciones sexuales, el embarazo y maternidad, la menopausia...

¿Cómo de importante es que la matrona no esté solo en el servicio de partos sino también en los centros de salud?

La matrona que trabaja en el servicio de paritorio acompaña a la mujer en un momento crucial de su vida como es el parto, pero la matrona de Atención Primaria la acompaña en el resto de las etapas de su vida: asesorándola en anticoncepción y en la prevención de ETS (enfermedades de transmisión sexual), durante la gestación, el postparto, la lactancia materna, en los cuidados iniciales de su RN (recién nacido, los primeros 28 días), en la etapa de la menopausia, en la prevención y el tratamiento de los problemas del suelo pélvico y de cánceres ginecológicos, como el cáncer de cuello uterino, en la prevención y detección precoz de casos de violencia de género, etc.

El papel de la matrona de atención primaria es esencial y poco conocido incluso por la propia Administración.

¿Se consulta a las matronas lo suficiente por parte de las mujeres que quieren quedarse embarazadas?

Se consulta, aunque muy poco. La consulta preconcepcional apenas es conocida y como decía anteriormente, lo que no se conoce no se demanda, pero es fundamental asesorar a la mujer que busca una gestación para conseguir que el embarazo y el parto sucedan en unas condiciones óptimas de salud.

¿Cuál es el papel de la matrona ya durante el embarazo?

Las matronas de Atención Primaria son el personal más adecuado para llevar el control autónomo de la gestación de bajo riesgo y colaboran con los tocólogos en el control de las gestaciones de riesgo medio y alto.
Además, la labor de la matrona en cuanto al asesoramiento y acompañamiento individual durante toda la gestación, es fundamental y no sólo a nivel físico, sino también a nivel emocional.Tampoco podemos olvidarnos a nivel grupal de los talleres colectivos de educación maternal antenatal y postnatal.

La Administración debe darnos el lugar que llevamos años reclamando y debe dejarnos desarrollar todas nuestras competencias, que son muchas más de las asociadas a la maternidad

¿Se han tenido que reinventar un poco en la profesión a raíz de la bajada de la natalidad?

No es cuestión de reinventarse, es cuestión de que la Administración nos dé el lugar que llevamos años reclamando y nos deje desarrollar todas nuestras competencias, que son muchas más que las asociadas a la maternidad. Es más, la atención a la maternidad representa un porcentaje muy pequeño de toda nuestra labor asistencial y, por tanto, la bajada de la natalidad nunca debería influir en el desarrollo de nuestra profesión.
Es cierto que la Administración es el primer argumento que esgrime para no dotar de matronas los centros de salud, por ejemplo. Todo ello fruto del enorme desconocimiento hacia nuestra profesión y competencias propias.

¿Influye en su labor el hecho de que las futuras madres, en general, son de rangos de edad más altos que antes?

Influye, sobre todo, a la hora de considerar los riesgos. Los embarazos a edades cada vez más avanzadas, por norma general, llevan asociados mayores riesgos tanto desde mayores dificultades para conseguir el propio embarazo, como mayor riesgo de complicaciones durante el mismo tanto para la madre, como para el bebé en desarrollo. Igualmente durante el parto y postparto. Por ello, pese a la baja natalidad y el menor número de partos en las maternidades, el trabajo se ha multiplicado exponencialmente ya que estas mujeres suelen precisar más cuidados y un acompañamiento más exhaustivo para atender todas sus demandas y necesidades, no solo las físicas sino también emocionales.

¿Cuáles son las dudas o preocupaciones más comunes que ayudan a resolver?

Asesoramiento sobre hábitos saludables, alimentación, actividad física durante la gestación, información veraz sobre la realidad del parto, cuidados del recién nacido, asesoramiento sobre lactancia materna, cuidados en el postparto, rehabilitación del suelo pélvico...

Lo más importante es que la mujer se sienta acompañada por su matrona en todo momento durante su proceso.

¿Cuál es el momento más emocionante de acompañar a una mujer en el camino de ser madre?

Bueno, en este caso para mí lo es el nacimiento. Poder estar presente y ser partícipe de un momento tan único es un privilegio. No es comparable a ninguna otra situación.

¿Por qué escogiste ser matrona? ¿Qué es lo que más te gusta de la profesión?

Es que no siento que lo escogiera. Casi no sabía ni que existía hasta que empecé a estudiar Enfermería, y sin darme cuenta, sólo pensaba que quería ser matrona. Al principio, la vida laboral me llevó por otros caminos y realicé otros proyectos. Fue con el nacimiento de mi primera hija cuando se reactivó aquel deseo de ser matrona y empecé a estudiar para conseguir la plaza que da acceso a la especialidad.

¿Qué retos ha supuesto para vosotras ejercer vuestra profesión durante la crisis del coronavirus?

Pues como matrona del Hospital de Verín, el principal reto ha sido no perder nuestra identidad. Me refiero a que si algo caracteriza el trabajo que realizamos en Verín, es la cercanía con las mujeres y sus familias y el trato personalizado. Conocemos a las mujeres desde meses antes del parto y mantenemos el contacto años después.
El hecho de tener que anular todas las consultas presenciales salvo las imprescindibles, así como la educación maternal, suponía a nuestro parecer dejar a las mujeres abandonadas y se hacía raro no conocerlas cuando llegaba el momento del parto. Por ello pusimos en marcha la iniciativa de la educación maternal online. Aunque sigue siendo algo 'impersonal', al menos sirve para conocernos y para que sigan teniendo a un profesional de referencia con quien resolver dudas y, sobre todo, calmar miedos, que son muchos ahora mismo.

Somos un colectivo pequeño e inexistente a los ojos de la mayoría de las instituciones. El propio Colegio de Enfermería carece de una vocal de matrona que ejerza como tal y llevamos muchos años siendo invisibles para este organismo

¿Qué retos tiene la profesión por delante? ¿Hay algún aspecto esencial que se debería mejorar inmediatamente?

Ahora mismo la situación de la profesión es tan deficitaria, en concreto en nuestra provincia, que aspectos esenciales a mejorar inmediatamente o a corto plazo hay muchos.
Por nombrar algunos: dotar de matronas los centros de salud, pues su presencia en la provincia es anecdótica y no se les permite desarrollar sus competencias.
El postparto inmediato, así como todo el proceso de ingreso hospitalario (planta de maternidad) debe ser atendido por matronas y no por enfermeras. Si alguien tiene que operarse de una cadera por ejemplo, ¿quién le opera? El traumatólogo, ¿verdad? Un psicólogo o un cardiólogo no operan una cadera. Pues si la matrona es el especialista en los cuidados obstétricos-ginecológicos, está muy claro quién es el profesional más adecuado y preparado para llevar acabo estos cuidados.

Por otro lado, necesitamos dar mayor visibilidad a la profesión, dar a conocer nuestras funciones y para ello necesitamos tener mayor representación en las administraciones, en los puestos de dirección, en la universidad, en la investigación.
Somos un colectivo pequeño e inexistente a los ojos de la mayoría de las instituciones. El propio Colegio de Enfermería carece de una vocal de matrona que ejerza como tal y llevamos muchos años siendo invisibles para este organismo.

Este año 2020 es el Año de la Enfermera y la Matrona, ¿qué le diría a todas las personas que están pensando en dedicarse a esta profesión?

Bueno, es un momento complicado para pensar en qué decirles, y no sólo por la crisis sanitaria actual debido al COVID-19, sino por el rumbo que ha tomado la gestión sanitaria en las últimas décadas. Sin mencionar la humillación a la que en concreto los profesionales del servicio de obstetricia del Hospital de Verín hemos sido sometidos recientemente por parte de nuestros directivos.

Parece que tanto pacientes como profesionales somos meros números que hay que 'cuadrar'. En ocasiones, percibo una falta de respeto hacia profesionales y pacientes por parte de la Administración y pienso por ello que solo juntos (profesionales y pacientes), es como se pueden cambiar las cosas o perderemos el Sistema de Salud Público tal y como lo conocemos.

Por lo demás, yo me considero afortunada por dedicarme a lo que siempre he querido y porque mi profesión es muy dura cuando las cosas no salen bien, pero también es la que aporta la mayor de las satisfacciones, viendo nacer la vida cada día.

Belén Vázquez: "Las matronas cuidamos de las mujeres a lo largo de toda su vida, no...
comentarios