mércores 26.02.2020
Este domingo se cumplen dos meses desde que la población verinense decidió encerrarse en el hospital, será el último de sus días

El parte del cierre: 15 partos, 10 en el CHUO, 4 en Verín y uno en Vigo

La primera de las pediatras que llega a Verín y que se incorporará este lunes a su nueva ocupación obligará, si acaban cumpliendo su palabra sus organizadores, a desmantelar el cierre que desde el pasado día 2 de diciembre se instaló en las inmediaciones de los despachos de la gerencia del centro hospitalario comarcal.

15 habrán sido los nacimientos registrados hasta el momento y en esos 63 días, muy por encima de la media que, según los responsables de la decisión de la clausura del paritorio, se venía registrando. 

Una de las matronas del servicio verinense abre de par en par las puertas de paritorio de Verín.
Una de las matronas del servicio verinense abre de par en par las puertas de paritorio de Verín.

La pediatra que ya reside en Verín desde el pasado viernes por la noche, después de que acompañada por el alcalde de la villa, Gerardo Seoane, recorriese alguna de las viviendas ofertadas por el consistorio municipal, se incorporará este lunes a su puesto de trabajo en el hospital comarcal. En ese momento, y después de despachar con la gerente Guillermina Agulla y enfundarse su bata, el cierre protagonizado por los verinenses llegará a su fin tal y como han prometido. 

Habrán transcurrido 63 días, algo más de dos meses, de un cierre decretado por el todavía actual responsable de la Xerencia del Área de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras, Félix Rubial Fernández, y que provocó la mayor contestación social de la historia de la comarca con una multitudinaria manifestación por las calles de Verín como principal acto reivindicativo.

Puerta principal de entrada al paritorio de Verín, todavía decorado con motivos reivindicativos. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.Puerta principal de entrada al paritorio de Verín, todavía decorado con motivos reivindicativos. | FOTO: Xosé Lois Colmenero. 

Sin embargo, han sido, por este orden, las madres, padres, matronas y equipo médico del hospital de Verín los que más han sufrido las consecuencias de ese cierre, viéndose obligados los primeros a, en dos de cada tres casos, desplazarse a la capital de Ourense y acabar allí aguardando a la llegada de sus respectivos hijos. Según los datos recogidos por esta redacción, 15 han sido el total de partos de mujeres que estaban siendo seguidas por los profesionales verinenses antes de que se hiciese oficial el cierre del paritorio. De ellos, 10 computaron en Ourense, porque bien fueron derivadas desde el hospital de Verín, bien porque decidieron desplazarse directamente allí o tenían ya programada alguna cesárea desde el Servicio de Ginecología de Ourense. De la decena de madres desplazadas, 6 de ellas fueron sometidas a intervención quirúrgica para extraer al bebé, 3 fueron partos eutócicos -esto es, un parto normal, en el que no se identifican alteraciones, y que se inicia y concluye de forma espontánea, sin necesidad de intervención médica- y uno instrumental.

En Verín, por contra, todos fueron naturales -los cuatro registrados-, al igual que el que se dio en la capital olívica el 12 de enero después de entrar la futura madre por el servicio de Urgencias del hospital de Verín pasadas las 6 de la mañana. 

Manuel llegó con polémica

A las 5:50 horas del 12 de diciembre del 2019 llegaba al mundo Manuel, el pequeño del puño en alto y que sirvió de marco para muchos perfiles de Facebook. Era el primero en nacer después de que se hubiese decretado -y hecho efectivo- el aparente cierre del paritorio. Esa noche, el juez de guardia era importunado en su descanso después de la disputa entre los profesionales médicos de Verín y los directivos de guardia del CHUO, que se negaban -estos últimos- a enviar un pediatra para atender al parto, después de que el jefe de Ginecología de Verín, Javier Castrillo, determinase que su madre no aguantaría un desplazamiento hasta la capital ourensana.

Adriana dio a luz a un varón, el único de los cuatro nacidos en Verín que tuvo la fortuna de contar en el momento de la llegada al mundo a una pediatra al lado de su progenitora. 

manManuel levantaba así su puño un día después de nacer en Verín desde su cuna en el CHUO, a donde fue trasladado. 

Ese mismo día, otra mujer, a media mañana, daba a luz por cesárea a otro varón en el CHUO, intervención que había sido programada con anterioridad. 

Los otros dos partos del mes de diciembre se registraron en Ourense, el 18 y el 26, concretamente, y de ambos surgieron otros tantos varones por cesárea. Solamente una de las madres pasó antes por las instalaciones del hospital verinense, desde donde fue derivada en ambulancia. 

"Baby" bum en enero

De los 15 partos registrados en este periodo, 11 de ellos lo fueron en el pasado mes y tres, en Verín. Precisamente, el mes se abrió con polémica y alumbramiento en el paritorio cerrado del comarcal verinense. Anddrea Larisa comenzó a llorar con fuerza a las 00:58 horas del día 3, 45 minutos antes de que una pediatra enviada desde Ourense, Clara Gil González, llegase a Verín con la firme y machacona pretensión de llevarse a la criatura en una incubadora lo antes posible. Pese a sus intentos, los padres de la pequeña decidieron no permitir el traslado y tanto Anddrea como su madre permanecieron en el hospital de Verín hasta que recibieron el alta. A las 02:31 horas y pese a los intentos, amedrentando a los padres con comentarios del orden "si le pasa algo a vuestra hija será bajo vuestra responsabilidad, porque aunque ahora está sana puede ponerse muy malita en pocas horas"; la dotación enviada desde Ourense regresa a la ciudad sin cumplir su objetivo. 

incubadoraLa incubadora que nunca llegó a trasladar a Anddrea Larisa a Ourense nada más nacer. | FOTO: Xosé Lois Colmenero. 

No sería la madre de Larisa la única en negarse. El segundo de los partos en Verín, el de la edila del Partido Popular en A Gudiña, diez días después (14 de enero) y quinto en su cuenta particular, también fue pasto de titulares no solo por la condición de munícipe de la formación que ejecutó la orden de cierre, sino también por la segunda de las negativas -y última del mes y del periodo de encierro- a ser trasladado el bebé y su madre. Hasta ese día se habían contabilizado otros tres alumbramientos más allá de As Estivadas después de haber requerido los servicios de los profesionales de Urgencias del hospital verinense: dos en el CHUO -5 y 12 de enero- y un tercero en Vigo -12 de enero-.

El esprint final: 6 nacimientos en doce días

Los últimos días del mes de enero, desde el 19, batieron todos los registros recientes. Seis fueron los nacimientos contabilizados, aunque únicamente uno de ellos tuvo lugar en el paritorio verinense -24 de enero-, para posteriormente ser trasladados tanto el recién nacido como su madre. El resto fueron todos en el CHUO, tres por cesárea y dos, eutócicos. 

El último en contabilizarse en los libros del complejo ourensano fue el pasado jueves, a las 6 de la mañana después de haber acudido a las urgencias verinenses a la 1:18 horas de ese 30 de enero. 

Los varones, amplia mayoría

De la completa estadística de los dos últimos meses, se desprende también otro dato relevante, como lo es el de la amplia mayoría de varones en los 15 nacimientos, dos de cada tres de los bebés nacidos entre el 1 de diciembre de 2019 y el 2 de febrero de 2020 representan al género masculino

En la Costa da Morte lamentan la marcha de la pediatra a Verín

Una de las titulares de un nuevo contrato de interinidad ofertado para Verín comenzará el lunes en el hospital pero dejando, tras de sí, a toda una comarca en pie de guerra, como ocurrió con la verinense. Su salida acabará provocando grandes protestas en la Costa da Morte, donde la facultativa cubría un área de alrededor de 10.000 habitantes y compartía pacientes de Corcubión y Cee. En Fisterra, por ejemplo, llevan sin pediatra desde el 19 de enero por vacaciones de su titular, que no fue sustituido, como informa en su edición del pasado jueves Galicia Confidencial.

El parte del cierre: 15 partos, 10 en el CHUO, 4 en Verín y uno en Vigo
comentarios