mércores 13.11.2019
Riós y Verín fueron este miércoles puntos de llegada de su particular vuelta solidaria al país

Un catalán recauda, a la carrera y por media España, fondos para investigar enfermedades raras como la que padece

Marcos Bajo padece una retinosis pigmentaria que lo dejará ciego en unos años y que únicamente le permite ver la realidad por el agujero de un bolígrafo Bic sin carga, como él mismo explica. Campo de visión suficiente para echarse al monte, a correr por media España recaudando fondos que posteriormente donará a la investigación de este tipo de patologías. 

Marcos Bajo fue recibido en el pabellón de A Granxa por Eugenio Quintas (izquierda) y Emilia Somoza, en representación del Concello.
Marcos Bajo fue recibido en el pabellón de A Granxa por Eugenio Quintas (izquierda) y Emilia Somoza, en representación del Concello.

Visibilizar la realidad con la que conviven las personas con enfermedades raras es la única razón que mueve a este catalán, Marcos Bajo Lea, de 39 años y aquejado de una retinosis pigmentaria, una de las más de 7.000 patologías incluidas dentro de ese particular cajón desastre de los diferentes sistemas sanitarios nacionales para las cuales los fondos destinados a su investigación son, o bien escasos, o, en el peor de los casos, inexistentes. Por eso, Marcos Bajo, con su pareja, víctima también de una ceguera total por otra de las enfermedades con mucho por saber, decidieron constituir la Asociación Muévete por los que no pueden, que llegaba este mediodía con su mensaje a tierras gallegas. La primera de las paradas fue en el Concello de Riós, pasadas las 10,30 horas -"allí nos recibió todo el personal del ayuntamiento"-, y la segunda del día de hoy en el pabellón polideportivo de A Granxa, en Verín, donde le aguardaba una escasa representación municipal, encabezada por la edila de Cultura, Emilia Somoza, y el concejal responsable de la cartera de Servizos Sociais, Eugenio Quintas

Quintas quiso agradecer al deportista "el titánico esfuerzo" realizado por la asociación que él mismo fundó a la hora de visibilizar "la problemática de las Enfermedades Raras" y destacar "la importancia que este tipo de acciones tienen para concienciar a la población sobre los problemas a los que a diario se enfrentan personas que conviven con este tipo de patologías tan poco frecuentes".

Marcos, después de las protocolarias fotografías y de la entrega al consistorio verinense de la acreditación de su paso por estas tierras, aprovechó la presencia de los medios de comunicación para lamentar que haya sido el Concello de Verín, pese a su colaboración, uno de los que no ha respetado la principal condición por la que lleva desde el pasado 7 de octubre corriendo -y pedaleando-: "Lo que pedimos hoy aquí no se ha cumplido, pedimos visibilidad, poder llegar a la población, y nos hubiese gustado que nos recibieran en el centro y no donde lo han hecho. Aunque, afortunadamente, por lo menos en Verín o en Riós han atendido nuestra llamada, otros ni nos contestan o nos contestan de forma negativa a nuestra petición de colaboración. Se contactan con muchos ayuntamientos, unos 350 por todo el país, y nos reciben 140. Y, en Galicia hay que picar mucha piedra. Por eso se hace esta vuelta, por eso estamos en esta tercera edición, porque hace falta mucho conocimiento todavía", señaló el atleta. 

emily2Emilia Somoza, Eugenio Quintas y el deportista Marcos Bajo. 

Marcos corre por los que, víctimas de otras patologías mucho más inmovilizantes, no pueden hacerlo. Todos los fondos que colecta en las diferentes paradas por todo el territorio nacional -en Ourense visitará Xinzo de Limia y Celanova, para continuar por Ponteareas, ya en Pontevedra, hasta la capital olívica- irán destinados, de manera íntegra, a cinco instituciones que sí investigan algunas de las enfermedades raras conocidas, a saber, la Universidad del País Vasco, la Asociación Galega de Fibrose Quística, el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa y el Hospital Niño Jesús -ambos en la capital de España-, y el Hospital Maternoinfantil Sant Joan de Déu, de Barcelona. 

Me quedaré a oscuras porque mi dolencia es degenerativa pero, ¿de qué nos vamos a quejar cuando conoces a niños enfermos que sabes y saben que no pasarán de los diez o doce años?

Marcos recogía bártulos este mediodía camino de Xinzo de Limia, empezó a correr pasadas las ocho y cuarto de la mañana -su enfermedad le provoca ceguera nocturna- y recorrió algo más de 40 kilómetros, de los que 9 fueron en bicicleta desde A Gudiña -municipio por donde entró a Galicia y del que aún espera respuesta a su petición- hasta Riós y, posteriormente, Verín. Sabe que "me quedaré a oscuras porque mi dolencia es degenerativa pero, ¿de qué nos vamos a quejar cuando conoces a niños enfermos que sabes y saben que no pasarán de los diez o doce años?", se pregunta. 

Seguirá corriendo hasta el 10 de noviembre, día en el que pondrá fin a su periplo en Barcelona, porque "todavía muchos hacen los más fácil con los que estamos aquejados de una enfermedad rara, que no es otra cosa que mirar hacia otro lado". 

Un catalán recauda, a la carrera y por media España, fondos para investigar...
comentarios