martes 17.09.2019
a mediodía tuvo lugar la eucaristía central con una solemne y sentida procesión

Cientos de fieles acompañaron a la Virgen de Os Remedios en su día grande

La Virgen de Os Remedios tiene su fervoroso público y año tras año así lo demuestra. Autoridades locales y cientos de fieles acompañaron a su santa devota en la siempre sentida y vistosa procesión por el atrio y las inmediaciones del templo. Dentro, una iglesia a rebosar y, por la tarde, a las ocho, despedida de las celebraciones en su honor con una misa presidida por el obispo de Ourense, Monseñor Lemos Montanet
Es uno de los momentos más delicados de todo el trayecto de la procesión: la salida y posterior entrada al atrio del templo.
Es uno de los momentos más delicados de todo el trayecto de la procesión: la salida y posterior entrada al atrio del templo.

Un año más, la Virgen de Os Remedios confirmó que todavía son muchos los verinenses, y aquellos de Concellos próximos, los que sienten una especial y fervorosa devoción por ella. Fiel a su cita, y más en este 2019 coincidiendo en domingo, cientos de fieles se congregaron dentro y en las inmediaciones del templo para acompañar, puntualmente al mediodía, a la virgen en su esperada y tradicional procesión. 

Allí estaba gran parte del grupo de Gobierno del Concello de Verín, con su alcalde Gerardo Seoane a la cabeza. En el tránsito entre la basílica y el "cruceiro" en lo alto de la explanada, le acompañó su homólogo de Castrelo do Val, y compañero de partido, Vicente Gómez.

La imagen, como ya viene siendo habitual, fue tirada por varios fieles, que arrastraban el carro sobre el que se sostenía, y que siempre ofrece destacadas instantáneas de la pericia con la que los porteadores salvan los escalones del atrio de la iglesia. 

virgen3Entre los asistentes, en el centro de la procesión, el alcalde de Verín, Gerardo Seoane, y su homólogo de Castrelo do Val, Vicente Gómez. 

virgen2La imagen recorrió, en procesión, el trayecto entre el templo y el "cruceiro" de lo alto de la explanada de Os Remedios. 

Dentro esperaba un templo a rebosar, con todos los bancos ocupados, a que se iniciasen los oficios religiosos, que contaron con la colaboración de los integrantes de la Coral de Verín. 

La jornada se completó con la misa de las ocho de la tarde, que tuvo a un oficiante de excepción, el obispo de Ourense, monseñor Leonardo Lemos

Cientos de fieles acompañaron a la Virgen de Os Remedios en su día grande
comentarios