martes 24/11/20
Dos horas y 33 minutos de, por momentos, desternillante sesión plenaria con el "Moncho" más "retranqueiro" conocido

¡Cómo molan los plenos en Laza!

Jesús Blanco Conde, a la derecha, en una de sus incontables interpelaciones en el pleno ordinario de este jueves en Laza. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.
Jesús Blanco Conde, a la derecha, en una de sus incontables interpelaciones en el pleno ordinario de este jueves en Laza. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.

Limitarse a informar, asépticamente, de lo acontecido en el mediodía de este jueves en el salón de plenos de Laza, sin más aderezo que el recuento de los votos de los ediles a las distintas cuestiones allí planteadas, sería, hoy más que nunca, no hacer justicia alguna a la realidad de los hechos. Quien suscribe tenía el pálpito de que se avecinaba una sesión para grabar en alta definición y mostrársela a los nietos como un capítulo más de alguna serie televisiva de comedia, porque ni el mejor de los guionistas hubiese sido capaz de idear diálogos, algunos de ellos tan imaginativos, como los presenciados bajo la atónita mirada del secretario accidental enviado desde la Deputación, Javier Llorente. 

Conocer el origen de las formaciones sindicales, un repasito a la Carta Europea de las Lenguas, el número total de expedientes abiertos por el anterior y matemático secretario titular o la rotura de la disciplina de voto de uno de los ediles socialistas que, mientras su jefe de filas y exalcalde le indicaba en alto la abstención como opción el segundo optaba por posicionarse con las tesis de los populares en minoría y los dos ediles de Xuntos por Laza, fueron, entre otros muchos, los mejores momentos de una sesión desternillante por momentos con el actual regidor, José Ramón Barreal, sujetando finalmente su cabeza con las dos manos tras las interminables peroratas del portavoz socialista en su turno de preguntas. 

Antes tiña montada no Concello a oficina de colocación do AVE e agora xa ando ca selección dos maquinistas (José Ramón Barreal Novo, alcalde, a su predecesor Blanco Conde)

Servidor, que acompañado del community manager de las redes populares locales y las de los independientes de Xuntos, se tragó enterito el pleno, fue incapaz, en algún instante, de contener la carcajada. El éxtasis de tal explosión de ingeniosas réplicas llegó cuando "Moncho" interpeló a su predecesor en el cargo tras acusarle éste de haber organizado una oficina de colocación del AVE en las propias dependencias municipales. Al ataque del socialista, el popular le respondió con un lacónico "agora xa estou co proceso de selección dos maquinistas", después de justificar Barreal Novo que lo único que hizo entonces fue "tentar que todos os meus veciños, se podían traballar nas obras do AVE, traballasen. Chámelle tráfico de infuencias, ou chámelle como queira, pero sempre que teña a oportunidade de conseguirlle traballo a algún veciño de Laza, farei todo o posible para que o consiga", justificó el primer edil lazano. 

Pero, aunque no lo parezca, el pleno tuvo su orden del día, y quedaron para el final interesantes cruces de acusaciones entre el ex y actual regidor, después de que en los primeros minutos de la sesión fuese el enfrentamiento entre los dos anteriores socios de Gobierno el dominante de los tiempos ante las cómplices e incrédulas miradas del grupo popular que asistía, atónito, a la refriega de socialistas y representantes de Xuntos por Laza. 

El "error existencial" de un secretario amante de la estadística

La primera de las cornadas severas entre los morlacos de la oposición llegó después de que el alcalde leyese la carta de despedida del que fue secretario del Concello de Laza en los últimos 29 años. Santiago Lorenzo Taboada, con la pulcritud que le caracteriza y no dejando nada al azar en su adiós, contabilizó hasta el número de AZ que abandonó perfectamente -seguro- ordenados en el archivo municipal, después de dar fe en 288 sesiones plenarias, 470 juntas de Gobierno local y haberle dado el visto bueno a 5.532 expedientes desde enero de 2000, fecha en la que se actualizaron los sistemas informáticos municipales. Reconoció en su misiva el "error existencial" de no haber protagonizado su adiós años antes y dejó por escrito sus deseos para los que colaboraron en su día a día y también para aquellos que colocaron demasiadas piedras en su camino: "A estos últimos, mi más sincera indiferencia. Lo mejor de todo, sin lugar a dudas, los vecinos de Laza", decía el ya exsecretario lazano. 


Terminada la carta, Jesús Blanco Conde, en un claro alarde de nula elegancia así reprochada tanto por el regidor como por el excompañero de Gobierno meses atrás, Jorge Lorenzo, aseguró que un "secretario ten que estar por enriba diso -en referencia a la cita de Lorenzo Taboada en la que resumía los 29 años de dedicación a Laza- e, se el di que era o último en marchar, tamén eu podo dicir que algunhas veces era o primeiro en chegar e o primeiro en saír, como cando tiña que ir á Mancomunidade, porque as cousas hai que dicilas como son", apuntaba Blanco Conde. Precisamente esa consideración le valió el primero de los ataques de Lorenzo Vila, el portavoz de Xuntos, quien le espetó, sin cortarse: "Paréceme asqueroso, lamentable, que vostede veña dicindo isto cando Santi foi un traballador modélico durante toda a súa carreira e nunca deixou nada sen facer". Afirmación a la que también se sumó el alcalde Barreal Novo, lamentando la marcha de Lorenzo Taboada. 

Tras esa primera refriega que sorprendió a los cuatro ediles populares por lo encarnizada de la disputa, llegó el momento de ponerse manos a la obra para votar los festivos del próximo año 2021. El alcalde reconoció que intentó pactar con el portavoz socialista los días señalados, "pero ben é certo que chameino unha vez e dábame o teléfono apagado, e logo olvideime de chamalo". Sí consiguió hablar con Lorenzo Vila, de Xuntos, y entre ambos llegaron al convencimiento de que Miércoles de Ceniza y San Juan eran los más indicados, toda vez que la festividad del Santo Cristo, el próximo año, coincidía en domingo. Pese a la crítica inicial del socialista, Blanco Conde acabó por asentir votando su grupo también por los dos días anteriomente señalados. 

La disciplina de voto saltó por los aires

Fue en la definición de las obras a incluir en los planes de cooperación con la Deputación de Ourense donde se dejó ver la verdadera importancia de no contar con mayorías absolutas y el arrojo de uno de los ediles socialistas que, pese a la advertencia del jefe de filas, acabó apoyando las tesis de populares e independientes, dejando a sus dos compañeros con el par de votos dirigidos a la abstención. Barreal Novo proponía la reforma del alcantarillado en Cimadevila y una nueva actuación en la Praza da Picota como obras preferentes para incluir en el convenio. En la primera de ellas, la unanimidad era evidente, pero en la segunda, el regidor llegó a decir aquello de "ustedes deciden". Al final, el empeño de mejorar un parque infantil -el de A Rúa- propuesto desde Xuntos por Laza acabó por convencer a propios, populares y hasta a uno de los tres concejales socialistas, Ricardo Sobrino, quien, pese a la advertencia pública de que su grupo se abstendría, tras la repetición de la votación, acabó por sumarse a los seis votos dejando el recuento en un sorprendente 7 síes frente a 2 abstenciones. 

Blanco Conde, en su versión más académica

Fueron las mociones de Xuntos por Laza referidas a una mejora en las condiciones para acceder a las ayudas europeas de la PAC (Política Agraria Común) o a la defensa de la puesta en marcha desde la CRTVG de un canal de dibujos animados íntegramente en gallego las que permitieron, a los asistentes, repasar algo de historia del movimiento sindical europeo -Blanco Conde en su versión más académica-, conocer las recomendaciones de la Carta Europea de las Lenguas -de nuevo, repasito de conocimientos a los asistentes por el anterior- e incluso poner en cuestión la inconveniente programación de la mayoría de los capítulos del irreverente, travieso e inteligente Shin-chan. Todo así, en poco más de diez minutos de debate, aunque ambas mociones se acabaron ventilando con la unanimidad de los grupos.

Donde las cosas sí se pusieron serias, y mucho, fue en la moción que daba cuenta de la cantidad que el Concello de Laza ingresaría a las dos familias afectadas por el fuego en sus viviendas en la tarde noche del viernes 30 de octubre y madrugada del domingo día 1 de noviembre, respectivamente. El edil socialista, Jesús Blanco Conde, aprovechó para intentar responsabilizar al alcalde Barreal Novo, en su calidad de director técnico del Consorcio Provincial de Bomberos y máximo responsable también del Grupo Supramunicipal de Emergencias lazano, del incendio en la segunda de las casas: "É evidente que a vixiancia non foi a adecuada e por iso o lume acabou por queimar a segunda delas", afirmación que molestó de manera visible al regidor, quien replicó diciendo que "vostede volve a amosar unha elegancia a proba de bomba tentando facer leña das desgracias". Fue Blanco Conde quien propuso ampliar hasta los 5.000 euros la dotación económica a las dos familias, mientras Lorenzo Vila invitaba a donar los emolumentos del pleno. Ninguna de las dos iniciativas acabó prosperando, sí la de ordenar el traspaso de 800 euros a cada una de las familias afectadas por las llamas, que acabó obteniendo la unanimidad de los presentes

Del misterioso caso de la leña, las obras del AVE y los contratos digitales

Cuando ya parecía que la sesión estaba a punto de finalizar llegaron, sin duda alguna, los mejores momentos de la cita. El enfrentamiento dialéctico y descarnado tenía, esta vez, a dos púgiles cercanos, solamente separados por el secretario accidental enviado desde el Pazo da Deputación. Había sido inicialmente el portavoz de Xuntos por Laza quien había interpelado al regidor con una batería de preguntas, la mayoría centradas en los cobros de los servicios que presta la ambulancia municipal al consorcio del 061 regional y en el inventario existente y de la que es titular la asociación de protección civil local que preside el ahora de nuevo alcalde. 

José Ramón Barreal Novo, el alcalde de Laza, aguantando estoicamente las peroratas de su contrincante dialéctico. | FOTO: Xosé Lois Colmenero.José Ramón Barreal Novo llegó a reconocer que en algunas de las intervenciones de Blanco Conde "se perdía". | FOTO: Xosé Lois Colmenero. 

Más tarde llegó el turno del exalcalde Blanco Conde. En un endiablado ataque contra las "políticas clientelistas deste Concello", interpeló a Barreal Novo por una supuesta oficina de colocación del AVE en el Concello de Laza, intentando conocer el socialista qué funcionarios y cuánto tiempo de éstos se dedicaban a estas gestiones. La insistencia del portavoz del PSdeG fue tal que el regidor acabó reconociendo que sí, que lo había hecho aunque no en las condiciones señaladas por el anterior y que ahora "ando ca selección dos maquinistas". 

No quedaron ahí los golpes del peso pluma Blanco contra el mediopesado Barreal. Empeño tuvo el primero en conocer si los efectivos municipales estaban dedicando horas de su tiempo y esfuerzo en cortar "e trocear" leña para fines particulares, circunstancia que sirvió para que al socialista, una de las edilas populares, le preguntase que qué "había sido de la madera que proporcionó el llorón del colegio que se cortó siendo usted alcalde". La insistencia de Blanco Conde en la cuestión logró arrancar alguna que otra sonora carcajada tras la respuesta del Barreal, no directa, a su contrincante: "A próxima vez que teña pleno non se olvide de tomar a pastilla". 

Más golpes bajos y cruces de acusaciones de vetos y contrataciones digitales solaparon alguna cuestión más entre afirmaciones de dilapidaciones económicas en una y otra anterior gestión hasta que, pasadas las 15:30 horas, en el salón de plenos se oyó el aliviante "Se levanta la sesión". 

¡Cómo molan los plenos en Laza!
comentarios
Entrando na páxina solicitada Saltar publicidade