Luns 17.06.2019
Jorge Godás, autor de la villa asegura que es "un sueño"

El talento verinense viaja a Rusia con "The Timesounds"

Después de dos años de trabajo a 14.000 km de distancia, el autor verinense Jorge Godás presentará el 28 de abril su obra titulada "The Timesounds" en Mirny (Rusia).

Para esto ha contado con la colaboración de los alumnos de la Escuela de Artes de Mirny y el coro de la ciudad, dando como resultado un concierto multimedia que contará con danza, vídeos, cuadros, música... 

Parte del equipo del proyecto.
Parte del equipo del proyecto.

Aurora boreal en Mirny

Imagen de auroras boreales en Mirny

 

Hijo de una peluquera y de un fotógrafo, Jorge Godás recalca la importancia de los orígenes, su cariño y “morriña” por Verín, en donde su humilde familia, aún siendo dura en ocasiones, le ha enseñado las lecciones más importantes de la vida. Es en ese cálido seno donde entiende la importancia del trabajo duro, fijándose en su abuelo y su padre. Este último padecería alzheimer y a través del golpe, podría ver según sus palabras “el ejemplo de amor más puro y brutal”: el de su madre al cuidarlo durante el proceso.

A través de los años, Godás ha cultivado su pasión por la música y esto ha desembocado en la creación, durante dos años de riguroso trabajo a 14.000 km entre el verinense y las escuelas de arte o danza de Mirny (Rusia), en un producto multicultural titulado "The Timesounds", que se materializará en la ciudad rusa el 28 de abril en un concierto multimedia.

En el proceso de producción destacan figuras como la del periodista y productor audiovisual Carlos Montero y el también productor audiovisual y realizador Manuel San Martino, a los que el autor asegura considerar un "muy buen equipo de trabajo y amigos".

 

¿Cómo creas tu música?

Soy una persona muy experimental y en ocasiones me salgo de lo clásico. A veces empiezo a jugar con un sonido y construyo a su alrededor una armonía, juego con un ritmo; otras, voy por la calle y me va sonando en la cabeza. Lo comparo siempre con cocinar: para cocinar tienes que notar el sabor en la cabeza, para esto es lo mismo.

 

¿Tienes estudios musicales?

Fui a clases cuando era pequeño, pero nunca fui un gran estudiante. Mi abuelo era gaiteiro e hizo cosas musicales en Verín, además, mi tío Alfonso era director de orquesta y mis padres cantaban. Empecé a tocar de oído la gaita, ya que tuve suerte de cultivarme en bandas y en la música popular gallega.

Desde pequeño quería estudiar piano, pero me metieron en bandurria y acabé odiándola. No fue hasta los 15 años que me compraron el órgano, que era enorme, y después el sintetizador, que vino desde Japón. El día que llegó teníamos una boda en foto Godás y acabamos a las siete de la tarde. Estuve con mi "juguetito nuevo" desde esa hora hasta las nueve de la mañana.

Después de eso me fui a Madrid y ya hubo un salto tecnológico. Cuando volví, me discipliné, me metí en una escuela de jazz bastante potente y me abrió la cabeza para componer.

Realmente nunca tuve demasiada suerte, me robaron ideas entre otras cosas... Quizás es que no soy cabrón.
 

¿Cómo surgió la idea de hacer este espectáculo?

Todo surgió de la forma más casual del mundo, una "casualidad cósmica" como digo yo. Me encontré con Carlos Folgoso, que es otro currante como yo y me comentó que iba a Mirny (Rusia) a hacer un reportaje sobre los diamantes de la zona. Una vez allí, me llegó un mensaje suyo diciendo que había alguien enamorado de mi música, Vladislav Soldatenko, y que podría triunfar si me moviera por allí.

Empecé a investigar y a componer y al cabo del tiempo Carlos me comentó que se cumplía el 60 aniversario de la creación de la ciudad, que podríamos hacer algo. De este modo comienza "The Timesounds", en el que la línea argumental es una niña que se escapa de los sueños de Julio Verne, una viajera en el tiempo, que se va haciendo mayor. Le fuimos dando forma con respecto a Rusia y a Mirny, puesto que si indagas y ves cómo se forma de la nada esta ciudad en Siberia, con unas condiciones climatológicas durísimas, es impresionante.

 

¿La coordinación ha sido difícil (danza, baile…)?

Hay que tener en cuenta que este proyecto lleva dos años en marcha y tiene sonido, imagen, danza... Pero eso lo veremos allí en el momento, aunque me parece gente muy seria, así que dudo que haya problema. Cuando vi el trabajo que habían hecho los niños con los cuadros que pintaron en base a qué le transmitía mi música aluciné, fue una maravilla.

De hecho, hice un libreto de muelles, con un texto en ruso, gallego, inglés y castellano con todas sus pinturas y al llegar les voy a dar un ejemplar a cada uno.

Uno de los dibujos de los niños

Cuadro pintado por los niños de Mirny

 

¿Qué significado tienen estas piezas?

La primera idea que surgió es que tendría que estar encaminado a la construcción de la ciudad. Ahí no había nada, era la estepa siberiana, se montó una colonia con una mezcla de razas brutal y la gente tuvo que hacer un esfuerzo increíble. El significado gira entorno a la ciudad, el planteamiento de la niña, Mira, vino a posteriori.

 

¿Destacarías alguno de tus temas?

A "The inusual landscapes" le tengo un cariño especial. Empieza lento pero luego coge fuerza, algo techno. Está también el tema dedicado a los mineros, que es muy sentimental.

Poco tiempo después de que empezase este proyecto hubo un accidente en las minas de Mirny, donde 150 personas resultaron heridas y 8 murieron. Cuando lo supe, busqué un texto que hablaba de la vida y la naturaleza y le dije a Vlad: "cógeme dos voces femeninas, dos masculinas, que lo lean y me lo mandas". El resultado final está acompañado de 8 fotos que había de los mineros en un vídeo muy bonito. Fue algo que salió totalmente del corazón.

 

¿Qué reacción por parte del público esperas obtener?

Creo que va a ser sorpresa, porque no mucha gente de esa zona conoce la música electrónica. Son melodías agradables, pero es un modo distinto de hacerla. Espero que sean sentimientos buenos, porque al final esto es un regalo que les hago, que les construí, basado en su ciudad.
 

¿Te planteas otros escenarios?

Primero hay que hacerlo allí, y posteriormente hacer un esquema de producción, quitar y poner cosas, pero me gustaría traerlo a Verín.

 

¿Crees que este tipo de música tendrá buena acogida en Verín?

Creo que es música para todos los públicos, bastante abierta, así que espero que sí tenga una buena acogida.

 



 

El talento verinense viaja a Rusia con "The Timesounds"
comentarios